visita

MUJER SIN CADENAS es un blog de "Crisálida Perenne", que es una marca registrada de acuerdo a las leyes mexicanas.

México

México

AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE

Página Web Crisálida Perenne

sábado, 4 de febrero de 2012

CASO: Kathya



Kathya 


“…pido justicia porque me arrebataron a mi hija de forma brutal y violenta”


Kathya Monserrat Lopez Banda, víctima de violencia intrafamliar solicitó la intervención de las autoridades competentes para recuperar a su menor hija, Giovanna Lineth Diestel Lopez, quien fue arrebatada de sus brazos por Eric Diestel Reyes, padre de la menor, quien ejerció todo tipo de violencia en complicidad con su familia.

NOMBRE DE LAS VÍCTIMAS: 
Kathya Monserrat Lopez Banda y su hija Giovanna Lineth Diestel Lopez 

VICTIMARIO: 
Eric Diestel Reyes, sus hermanos, su actual pareja y su padre

LUGAR DE LOS HECHOS: 
Chiapas, México 

HECHOS: 
Una mujer denunció que una familia ligada a políticos panistas de San Cristóbal de Las Casas, la golpeó, la encarceló, le quitó a su hija y fue amenazada de muerte.


Kathya Monserrat López Banda, quien contrajo matrimonio con Erich Diestel Reyes en enero de 2007 en esa ciudad, acudió a los medios de comunicación para denunciar el caso y solicitar le devuelvan a su hija Giovana Lineth Diestel López.

La pesadilla de Kathya inició a los dos meses de su embarazo cuando Erich, después de mostrarse amoroso, empezó a insultarla y a agredirla con frases como “nadie puede amarte, mírate en un espejo, eres una vil huérfana”.

En su narración, Kathya comenta que al poco tiempo de estar embarazada llegaron los golpes. "Empezó a agredirme físicamente, golpearme con sus puños, darme de patadas aun embarazada, a difamarme, insultarme diciendo cosas horribles, humillarme ante su familia". 


"Mi nena está secuestrada por quien la pateó cuando todavía no salía del vientre", sostuvo en conferencia para la prensa la joven originaria del Estado de México.

En octubre del 2009, sin mayor explicación, Erich corrió a Kathya y a su hija, que hoy dice querer mucho.  Sin embargo, posteriormente las busca y después de una negociación "amigable" en Monterrey, Kathya decide darle a la niña por un período de 10 días. Pasado este tiempo, Erich no regresó a la niña, por lo que Kathya tuvo que viajar, pidiendo dinero prestado, para ir por ella y juntas volver a su hogar.

Después de una serie de disputas por la menor, Kathya regresa al Estado de México con su hija. Pero en noviembre pasado la operaron del apéndice en dicha entidad, lugar donde vivía con su familia, lo que fue del conocimiento de su cónyuge, quien "sabiendo mi estado de convalecencia, viajó con su novia y me pidió ver a mi menor hija". 

Erich se presenta oportunamente en Amecameca para “suplicar” a Kathya que le diera a la niña un par de horas, porque la quería llevar a un torneo deportivo.


Como yo desconfiaba de él, porque ya una vez me había intentado quitar a la niña, le dije está bien, pero llévate a mi primo; ni bien transcurrieron unas horas, cuando regresó mi primo llorando y me dijo: Erich se llevó otra vez a la niña, y tuve que aguantarme mientras me recuperaba de la operación para venir a buscar a mi hijita”, señala Kathya.


De esa forma, con engaños y de la manera más cobarde, el 18 de noviembre de 2011 el padre sustrajo a la niña de tres años, y hasta la fecha no la ha recuperado.

Kathya mencionó: "esperé casi un mes para levantarme y viajar a Chiapas, donde llegué el 5 de enero. He acudido a varias autoridades, incluyendo a la directora del Centro de Justicia para las Mujeres, Ana Elisa López Coello. En un principio me recibieron muy bien, conocí hasta la casa de la señora, me prometieron ayuda, pero en cuanto supieron quién era el agresor, el cambio fue notorio y para mí inexplicable".


Luego se enteró que la funcionaria "es amiga de la familia Diestel y no me apoyaron como en un inicio se planteó, incluso con la recuperación rápida de mi hija y mi protección. Me enviaron al DIF Municipal para que atendieran mi caso, como si no fuera grave y un delito lo que me habían hecho; ahí la 'ayuda' consistió en darme un citatorio para llamar a mi agresor, que la misma licenciada me pidió llevara personalmente a Erich Diestel".

El 11 de enero de este año, después de una serie de súplicas, la familia Distel permite a Kathya ver a la niña un par de horas, bajo una estricta vigilancia, ahí le exponen a la joven que sería mejor que dejara a la niña en sus manos, la chantajean para que firme un papel donde prácticamente cede a su hija.


Es como si yo no quisiera a mi hija, si no la quisiera no la vendría a buscar; es mi vida, la razón de mi existencia y me duele no poder verla, abrazarla, no pude entregarle sus regalitos de navidad, de reyes, nada”, sostiene Kathya.

Golpes, amenazas y cárcel para la víctima
A partir de entonces, los enfrentamiento se agudizan hasta llegar al día viernes 13 del mismo mes, día en que toda la familia la golpea; “ese día eran como las seis de la tarde, toqué la puerta y salió Erich y le dije vine a dejarte este citatorio, es para el lunes, por lo de la niña; y me retiré de prisa, entonces él me gritó y me dijo ‘hey Kathya, ¿quieres ver a la niña?’ y yo le dije sí, entonces él aprovechó para aventarme a la casa y cerró por fuera”.

"Mi nena estaba ahí, ella al verme me abrazó y no quería soltarme, ni yo tampoco."

Adentro, la novia de Erich, Liseth Solís, empezó a insultarme, estaba enojada porque yo en mi desesperación por saber del paradero de mi hija, hablé a su celular y me contestó su hermano. Le expliqué al hermano que sólo hablaba para saber de mi hija, y el hermano de Liseth me dijo muy sorprendido: ¿pero cómo Erich tiene una hija y es casado?, y eso le trajo problemas a Liseth, y fue por eso que ese día la primera en golpearme fue ella”.

Enseguida se incorporaron a la golpiza los hermanos Distel, por la parte trasera de la casa, sin entrar por la puerta principal, el ex suegro de Kathya y Erich, ambos le empezaron a dar de puñetazos en la cara y en todo el cuerpo, a tan sólo dos meses de su operación y delante de su pequeña hija de tres años, la cual vive bajo llave. 


Erich, sus hermanos Karen, Iván y Ángel de apellidos Diestel Reyes, y su padre, Ángel Prisiliano Diestel Alfaro, "me encerraron, me golpearon brutalmente". Eran más de cuatro personas, aparte de la novia, Liseth Solís.

Dentro de la casa, Kathya pidió auxilio, y un joven que pasaba llamó a la Policía, con su celular tomó video de la agresión pero "me arrebataron a mi nena y todos me golpearon, incluyendo en la herida quirúrgica que aún no está completamente cicatrizada".


"Llegó la Policía, oyendo mis gritos de auxilio abrieron la puerta. Pero en lugar de ayudarme, me esposaron". Kathya fue a parar tres días a la cárcel (uno de ellos en la Cárcel Preventiva). "El padre de Erich dijo a los policías que yo era una delincuente, que él era familiar de una Regidora del PAN, y que me detuvieran.

Una organización cristiana ayudó a Kathya a pagar una fianza (siete mil pesos) para quedar en libertad, "hoy enfrento una denuncia de allanamiento de morada y lesiones, cuando la agredida fui yo".


Dijo que "siempre me amenazó y me decía que es muy poderoso en San Cristóbal, porque tiene dinero, familia en la política y amistades influyentes, lo que he comprobado de la manera más dolorosa. Ha logrado que el Juez le dé (la custodia) a mi hija y no a mí". 

Él me ha dicho que estoy en su territorio y que aquí tiene muchas influencias y que él tiene un ejército apoyándolo”, sostuvo Kathya.

"Solicito su ayuda desde mi ser de madre que ama a su hija más que a nada en el mundo y que está aquí, pese al miedo y terribles experiencias que he padecido a manos de mi agresor, mi esposo, el padre de mi hija y de su familia. Se los pido rogándoles que consideren que mi hija está sufriendo más que nadie y su dolor se suma al mío. De la manera más atenta y urgente, pido justicia porque me arrebataron a mi hija de forma brutal y violenta", imploró. 

Erich ya demandó a su aún esposa para pedirle el divorcio necesario con la patria potestad de la menor, “tengo miedo, de que esa familia se quede con mi hija, son unos perversos violentos, Erich es absolutamente violento, tengo miedo que pueda golpear y chantajear a mi nena por eso pido que se me haga justicia”, señaló la joven. 



Marta Figueroa, coordinadora de COLEM (Grupo de Mujeres de San Cristóbal de las Casas), y quien acompañó a Kathya en la conferencia de prensa donde realizó la denuncia pública de su caso, denunció la violencia contra las mujeres de manera más general, enfatizando que existen múltiples testimonios similares al de Kathya. En el boletín de prensa afirmó: 


Nos permitimos expresar nuestra preocupación por los derechos de las mujeres ante la falta políticas y/o acciones concertadas, certeras y contundentes ante la multitud de casos con y sin denuncia de violencia a las mujeres. Por ello observamos que mientras se gastan millones en publicidad en Chiapas la violencia a las mujeres incluido el feminicidio, la impunidad, la falta de debida diligencia, las omisiones evidentes y la falta de atención a los problemas derivados de la violencia a las mujeres persiste“. 


ACCIÓN URGENTE:

Si deseas solidarizarte con el caso de Kathya, envia tu nombre a la cuenta de correo electrónico


colem_chiapas@hotmail.com


Para más información: 




¡¡DIFUNDE!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

¡No te pierdas esta historia!

¡No te pierdas esta historia!
Paga por PayPal y en efectivo por OXXO

¿DIVORCIO A LA VISTA? ¡PREPÁRATE!

Nuestro perfil en Facebook

Nuestro perfil en Facebook
Noticias y Actualizaciones diariamente

Dale LIKE y ÚNETE

Dale LIKE y ÚNETE
Fan Page

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...
Con más artículos informativos

GUATEMALA: ¡DENUNCIA!

ARGENTINA

CHILE

URUGUAY

ESPAÑA

No lo maquilles!

Cristina Siekavizza (Reportaje sobre su desaparición)

Mindy Rodas: ejemplo brutal de violencia contra la mujer

TWITTER

Artículo en Mujeres Publimetro

Mi colaboración en Mujer Af

Google+ Badge