MUJER SIN CADENAS: 2o. lugar Categoría Gráficos del Premio Mujer y Publicidad 2011

AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE

AMOR NO ES VIOLENCIA

AMOR NO ES VIOLENCIA
Comunidad en facebook

Noticias y Actualizaciones en Facebook

Página Web Crisálida Perenne

Dale LIKE y ÚNETE

Pregunta y Asesórate

Translate

sábado, 1 de octubre de 2011

¡NI ROGAR NI HUMILLARSE "POR AMOR"!... Ningún hombre lo vale




MUJER, Tú vales mucho más que cualquier hombre sobre la Tierra…



No hay esclavitud más vergonzosa que la voluntaria”
...Séneca

En el transcurso de tu vida tendrás decepciones de amor, muchas veces sentirás que tu corazón se rompe en mil pedazos y que nadie, excepto esa persona que te “dejó” o “engañó”, podrá devolverte la alegría nuevamente. Es por eso que dentro de ti existirá esa "falsa" necesidad de rogarle y suplicarle para que regrese a tu vida con tal de retenerlo. Pero recuérdalo siempre: ¡NO vale la pena que te humilles ni supliques "amor" por nadie!


Desde que abrí este blog, he recibido innumerables y constantes correos de mujeres (la mayoría jóvenes) que me han escrito para contarme situaciones que podrían considerarse inaguantables acerca de sus relaciones de pareja.


Muchas de ellas coinciden en la renuencia a abandonar una relación destructiva. Han tenido la amabilidad de confiarme sucesos donde son ellas quienes se niegan a sentirse abandonadas, soportando situaciones indignas y hasta violentas con tal de no “perder” al ser amado.


Jamás dejaré de agradecer la confianza de esas mujeres, quienes en muchas ocasiones anexan correos o mensajes que ellas mismas han escrito a sus parejas, y donde muestran su desesperación y su sentido de "impotencia", llegando a extremos de súplicas, promesas o amenazas de cualquier tipo  con tal de no verse abandonadas o solas.

También he tenido la oportunidad de que me compartan las respuestas de esos hombres, quienes en sendos mensajes, cartas o correos les expresan claramente su deseo de terminar con la relación, de ya NO querer continuar con ellas. Sin embargo, las féminas están dispuestas a rogar, humillarse, hincarse y denigrarse en nombre de un "amor", por demás, perdido e idealizado por ellas mismas. Su insistencia  por seguir "atadas" a una relación sin futuro, solo las guiará por el  camino a la autodestrucción.
  
Créanme, es una triste realidad, pero en la que desafortunadamente,  muchas mujeres hemos caído. Sí, reconozco que yo también fui partícipe de los ruegos y humillaciones en nombre de un falso y dependiente “amor”.  Un "amor" que al ver desmoronarse, optamos por recurrir a cualquier cantidad de humillaciones antes de sentirnos despreciadas, pues creemos firmemente que moriremos sin la presencia del "dulce" e idealizado sujeto.


Vergonzosamente confieso que en múltiples ocasiones lloré, supliqué, prometí  y hasta me arrodillé para que el tipo en cuestión "perdonara" mis errores y no se le ocurriera la idea de "abandonarme". Fueron muchos años de humillarme voluntariamente en varias formas...¡Hasta que decidí quitarme la venda de los ojos!,  y descubrí que mi dignidad estaba siendo vulnerada. Solo dependía de mí misma recuperarla y defenderla.... actitud que hoy en día rige mi vida.

"De todos los hombres que haya en mi vida...
¡NINGUNO será más que yo!!

Existen mujeres que a pesar de tener una relación que ya no da para más, no son concientes de la agonía que van padeciendo día tras día, aferrándose a la idea de que todo se solucionará y que el amor que un día existió en la relación renacerá. Antes de rogar y humillarte...¡quítate la venda de los ojos!!.

El problema que hace imposible quitarte la venda de los ojos eres tú misma, pues dentro de ti nace la idea de luchar por una falsa ilusión, sin importar la humillación, dolor, sacrificio y desesperación que esto te cause.

Cuando te rehusas y no crees lo que está sucediendo en tu relación, no existe poder alguno que te haga pensar lo contrario, así que en vano serán los consejos de tus amistades, familiares e incluso de algún psicólogo, pues tu mente estará sumergida en esa droga erróneamente llamada “amor”.




No nos importa ver pisoteada nuestra dignidad (y lo peor es que nosotras mismas somos quienes la aniquilamos con nuestras acciones), permitimos actos de humillación, desprecio, maltrato y violencia en contra de nuestra integridad emocional, psicológica y hasta física.


Hace poco recibí un correo, donde una inteligente mujer decía: "Para encontrar un hombre abusador, manipulador, maltratador o violento, solo se necesita una mujer que lo permita"...y tiene toda la razón.

Entonces...¿Por qué lo permitimos?:
La respuesta, según varios estudios realizados por especialistas, es la baja autoestima que muchas mujeres poseen, lo cual nos hace caer fácilmente en la deplorable dependencia emocional y afectiva. Creemos que sin la persona "amada", a la que hemos idealizado a lo largo de la relación y a quien convertimos en el centro de nuestro universo,  nuestra vida no valdrá la pena.
 

…¡¡Y NO ES ASÍ!!

Cuando ruegas a un hombre  por amor,  te humillas completamente, pierdes tu identidad como mujer, te conviertes en dependiente emocional, destruyes tu autoestima, pierdes toda dignidad y, en los peores de los casos, piensas que es preferible morir si no estás al lado de tu pareja. Muchas mujeres creen que “rogar” es una manera de expresar su amor y lo adoptan como un estilo de vida, desconociendo que lo único que están consiguiendo es recibir MIGAJAS de su pareja y nada de respeto ni amor.

Ninguna mujer merece llegar a un estado tan lamentable en el que (supuestamente), por amor pierde su propia identidad, su dignidad, sus valores, su entereza, su fuerza, su alegría, su esperanza, anulando toda voluntad y muriendo lentamente  por tanto llanto y degarrándose por dentro de dolor, al grado del cansancio , causándose daños emocionales y en su salud física.

 Existen diversos factores que conllevan a una mujer a rogar por amor. Los más comunes son:

* Baja autoestima
* Ser dependiente emocional
* Necesidad de aceptación
* Necesidad de ser amada
* Miedo al fracaso
* Miedo al abandono
* Obsesión por amor
* Egocentrismo al pensar “A mi nadie me deja

No importa quien sea el hombre. Puede ser un sujeto extraordinario, inteligente, exitoso o muy guapo (solo recuerda que los Príncipes Azules NO existen), o bien, uno que sólo sabe mentir, engañar, traicionar y que toma de tí todo lo que puede obtener gratuitamente, para luego marcharse de nuevo sin darte una buena explicación, como si tú no valieras nada.



Someterse por amor es una pésima opción, pues además de ser indignante,  se ha comprobado que  la persona que se rebaja  produce fastidio. Es muy difícil amar a un ser que se doblega para obtener afecto. Un amor indigno es una forma de esclavitud. Y los dueños nunca aman a sus esclavos; los explotan o se compadecen de ellos, pero no los aman.




No existe un hombre que  valga la pena para que las mujeres optemos por humillarnos de ninguna forma, tampoco para exponer nuestra dignidad como mujeres, ni para  arriesgar nuestra  integridad e identidad; por el contrario, las mujeres debemos mantener nuestra autoestima muy  por encima de cualquier persona o relación. TODAS valemos mucho más que eso. No obstante, la realidad indica lo contrario.

A continuación se exponen algunas maneras que utilizan, generalmente las mujeres, como tácticas de sometimiento y humillación con el fin de permanecer con la pareja (a costa de su integridad), para no "provocar" el abandono y, por consiguiente, el sufrimiento.


Formas más comunes de humillarse por "AMOR":
Es común observar que cuando una relación de pareja comienza a "fallar", la humillación es la estrategia más utilizada por los adictos afectivos. Las tácticas varían de acuerdo con el grado de deterioro personal, pero por lo general cuanto mayor sea el apego, más intenso será el despliegue de comportamientos humillantes:

1) Los reclamos indecorosos o las preguntas indebidas.
Lo que básicamente se hace aquí es reclamar afecto y atención sin pudor alguno: “Quiéreme”, “Recuerda mi cumpleaños”, “No te olvides que tienes que hacer el amor conmigo”, “Tienes que acariciarme de vez en cuando”, entre otras.

 En la vida de la relación, hay cosas que no se piden y que deben surgir natural y espontáneamente. Si no ocurren, estamos en alerta roja. Por más música y buenas intenciones que le pongamos, exigir afecto siempre deja una sensación de malestar en la boca del estómago, que después se convierte en indignación y muchas veces en depresión. No es lo mismo ejercer el derecho a la reciprocidad que implorar amor. Uno nos enriquece, el otro nos avergüenza.

2) Comportamientos degradantes y manipulativos.
Los más comunes son suplicar, arrodillarse, llorar, gritar, la automutilación y los intentos de suicidio. Obviamente, estos comportamientos suelen ser muy impactantes a los ojos de cualquier observador.

Ejemplo 1: Una señora no había podido separarse de su marido porque cada vez que intentaba hablarle del tema el señor entraba en crisis. El estallido histérico tomaba dos rumbos: o hacía un gran escándalo  en el edificio, o al otro día se aparecía en el trabajo de ella, y delante de clientes y compañeros suplicaba de rodillas que no lo fuera a dejar. El impacto era tal que incluso algunas de las mejores amigas de la mujer se compadecían y apoyaban al desajustado señor.

Ejemplo 2: Una joven de veintidos años, extremadamente celosa, amenazaba en forma constante a su novio con quitarse la vida si éste intentaba abandonarla. Cierta vez intentó tirarse de un automóvil en marcha, y en varias situaciones había buscado arrojarse por la ventana. Por desgracia un día, cegada por los celos calculó mal y se fue al vacío.

Cuando este tipo de conductas ocurre, la mujer  ya está fuera de control y no es capaz de medir las consecuencias.

3) Dejarse explotar.
Si la mujer acepta que se aprovechen de ella sin chistar, como una forma de asegurar su fuente de apego, ha entrado a los fangosos terrenos de la prostitución. En este tipo de relaciones, el usufructo no siempre debe estar relacionado con lo económico.
  
Ejemplo: Una señora viuda  había adoptado el papel de "fiel servidora" con su flamante novio, los hijos de él y su futura suegra. El papel de "yo me encargo de todo" ya casi no le dejaba tiempo para sus obligaciones, pero no era capaz de negarse. Con el tiempo, la familia también le fue endosando mayores y responsabilidades que no le correspondían, las cuales terminó asumiendo con resignada vocación de mártir. Para colmo, si llegaba tarde o fallaba en alguna diligencia, la reprimenda no se hacía esperar. “No soporto la soledad…Ya no estoy tan joven… Yo sé que a veces se aprovechan de mí, pero no me importa… Unas cosas por otras… No sé qué haría si él me deja”.

La trampa era fatal y altamente masoquista: cuanto más la utilizaban, más dependiente se volvía.

4) Soportar el maltrato con resignación.
Una forma muy común de humillación y especialmente lastimosa es aceptar el maltrato y la violencia con resignación.

Los pensamientos serviles que se esconden detrás de esta forma de sumisión suelen ser dos: “Si me castigan es porque lo merezco” o “Si no me quejo y aguanto estoicamente, él nunca me abandonará”. Por lo general, estas mujeres han sido víctimas de un lavado cerebral sistemático por parte de su pareja. Si el adicto afectivo tiene la mala suerte de caer en manos de una persona mal intencionada, literalmente puede acabar con todo rastro de voluntad.  Se entrega como cordero al matadero.

Y por increíble que parezca, existen mujeres dependientes que se sienten honradas de soportar el maltrato. Reverenciar al verdugo es la máxima expresión de obediencia rastrera. Para este tipo de víctimas, el autoengaño es, probablemente, la mejor manera de sobrevivir a un conflicto afectivo sin escape. Hay subyugadas que se sienten orgullosas de serlo. Liberarlas es imposible.

5) Doblegarse y desvirtuar la propia esencia para darle gusto al otro.
Complacer a la persona que se ama es uno de los placeres más agradables y excitantes. Satisfacer, consentir y colaborar con el bienestar del otro forma parte de la convivencia próspera. Sin embargo, este “dar” a borbotones debe tener un límite autoimpuesto: No debo atentar contra mí misma para que mi pareja sea feliz.

Ejemplo: Una mujer casada hacía poco tiempo, muy apegada a su pareja, rápidamente se había adaptado a las “preferencias” sexuales del marido. Drogas estimulantes de todo tipo, tríos, y un repertorio que haría parecer ingenuo al propio Marqués de Sade en persona. La joven había recibido una educación formal tradicional y a sus veintidos años no había tenido la oportunidad de experimentar demasiado.

 No obstante, el miedo a no dar la talla y a decepcionar al esposo hacía que se entregara a prácticas que no disfrutaba ni compartía moralmente. Ella no estaba hecha para esa vida. Cuando se le sugirió que fuera asertiva y manifestara su inconformidad, no fue capaz. Asistió a dos o tres citas para tomar terapia y nunca más volvió con el especialista. El apego puede afectar la tendencia sexual, la posición política, la sensibilidad social y hasta la más arraigada creencia moral o religiosa.

6) Sumisión sutil.
Es la forma más utilizada de humillación y consiste simplemente en no expresar los gustos o necesidades. Un silencio sutil y disimulado, que agrada y halaga a la otra parte y, de paso, la retiene. La humillación no se nota y la manipulación es encubierta: “Si me dejo llevar, nunca me dejará”. A los ojos de cualquier observador desprevenido, la pareja es modelo de perfección. Las coincidencias sorprenden y la congruencia es increíble. Pero en realidad el adicto se somete a los gustos del otro: “Lo que tú quieras, mi amor” o “Lo que te parezca a ti está bien”.

Ee el amor camuflado de violencia sutil. Un sometimiento sagaz, que garantiza la permanencia del dador afectivo y sus respectivos beneficios.

7)  Infidelidades consentidas.
Por último, existe una forma truculenta de mantener indignamente a la pareja: compartir la persona amada con otra.

La canción de Pablo Milanés, “El breve espacio", muestra esta faceta del apego en plena efervescencia: “La prefiero compartida, antes que vaciar mi vida”. Desastroso y lamentable. La mayoría de los adictos afectivos cuya pareja es infiel, terminan por aceptar resignadamente el hecho. Hay muchas mujeres que soportan múltiples infidelidades por la única razón de ser dependientes emocionales. Se pasan la vida esperando que el marido  deje a la amante. Muchas veces, ellas están   al tanto de los detalles de las relaciones extramaritales del marido, y  hasta agradecen  la honestidad.



Cuando él vuelve, ella "perdonará" y "olvidará" los engaños y los momentos de desesperación que pasó martirizándose por él. Sin embargo, la "reconciliación" solo durará un tiempo, pues el comportamiento del infiel volverá a repetirse, sabiendo que la mujer volverá a "hacerse de la vista gorda". 


El AMOR verdadero NO se mendiga: 
Nunca supliques  a un hombre para que no te abandone o para que vuelva junto a ti. Esa actitud débil sólo te pondrá en una mala posición ante tí misma y ante el sujeto. Parecerás necesitada, obsesiva y, en ocasiones, agresiva. Y no es así. Tú no necesitas forzar una relación amorosa, por el contrario, un vínculo se forja en base a la espontaneidad, libertad y respeto mutuos, no por medio de la fuerza, presión o acoso. Estos atributos no son dignos de ninguna mujer.

Cuando veas que tu relación se "tambalea" lo mejor es intentar hablar con tu pareja. Si no puedes hacerlo y las cosas parecen definitivas, lo ideal es alejarse de forma digna y respetuosa. Guarda la calma, acomoda bien tu bello traje de dignidad (ése que NUNCA debes quitarte) y ármate de fortaleza. Proyecta tu vida hacia el futuro, y no mires atrás...Cambia la página, el libro de tu vida continúa con lo que tú quieras escribir, digna y orgullosamente, en él.

NO lo llames, NO lo busques, NO le escribas correos, mensajes ni te aparezcas sorpresivamente en los lugares que sabes que él acostumbra frecuentar. Simplemente...NO VUELVAS A BUSCARLO ni te prestes a sus juegos.



Es preferible que te alejes del hombre por quien hoy lloras,  posiblemente, con el tiempo se dará cuenta de la gran mujer que eres y que perdió. Tal vez no supo aquilatarte como te mereces, y se arrepentirá, pero ya será demasiado tarde. Tú estarás enfocada en tu propia vida, en tus proyectos, superándote y disfrutando de tí misma.

Nunca pierdas de vista que  la dignidad, la autosuficiencia, el coraje, la seguridad y una autoestima positiva son tus principales aributos para triunfar en la vida, sin importar si tienes pareja o no. Tú vales por tí misma.

¿Cómo se logra?
A continuación se exponen unos pasos a seguir para que te quites la venda de los ojos, te valores a tí misma, dejes de idealizar al sujeto y, sobre todo,   dejes de humillarte:


Se conciente de la realidad
Baja de esa falsa nube de amor y aterriza, se consciente del daño que te causa esa relación. Anímate por querer mejorar tu calidad de vida, recuerda que eres tú la arquitecta de tu propio destino así que tú eliges si vivir con angustia o felicidad.


Toma decisiones definitivas
Una vez que eres conciente del daño físico o psicológico que te causa esa relación, estarás apta para quitarte esa venda de los ojos. Ten presente esta frase “No hay mal que dure mil años ni cuerpo que lo resista” ¿Piensas resistir mil años? ¡Claro que NO! así que quítate ya esa venda de los ojos y pon fin definitivo a esa relación que tanto daño te produce para que puedas observar las maravillas que están a tu alrededor y que, por temor a enfrentar la realidad, las mantenías escondidas.


Mejora tu Autoestima
No desperdicies tu tiempo preguntándote “¿Por qué se terminó la relación?”, pues ahora lo único que importa eres TÚ. Aprovecha los momentos para consentirte y AMARTE. No me cansaré de repetir que no hay mejor herramienta para sanar el alma que el amor propio (dignidad).


­Aprende a perdonar
Para que puedas superar una ruptura, es necesario tener una actitud madura y perdonar a esa persona que un día te hirió. Toda situación desagradable concerniente a temas de amor es temporal, nunca permanente, así que no puedes vivir con el rencor hasta el último día de tu vida...perdona (por bien tuyo) y empieza de nuevo.


Libérate
El llevar a cabo cada uno de los pasos previos asegurará que te liberes de rencores, resentimientos y todo sentimiento negativo permitiendo así llenar tu interior de alegría, paz y tranquilidad.


Sé autónoma:
Respeta tus actividades, tu agenda, tus amistades, tu tiempo y tu propio espacio, es decir, durante una relación, nunca cambies ni deshagas tus compromisos sólo por estar con la persona que amas (ya sea por tu voluntad o porque ella te lo pida). Demuéstrate a ti misma que eres una mujer segura y autónoma.


Aprende a amarte a tí misma:
Una mujer que se ame a sí misma es una mujer que tiene control, tiene poder; ella está en capacidad de cuidarse a sí misma a pesar de las circunstancias. Es capaz de elegir a un hombre porque quiere estar con él, no porque lo necesite. Existe una gran diferencia entre querer y necesitar. La mujer que elige estar con un hombre porque quiere, es una mujer que también sabe que puede estar bien sin él.

Eso no significa que no le duela si esta persona se aleja, de hecho puede estar muy triste por un tiempo a causa de la ruptura. Sin embargo, después de superarla con dignidad y fortaleza, estará en capacidad de levantarse y continuar su vida. Ella entiende que si un hombre no puede apreciar lo que ella puede ofrecer, otro lo valorará. Ella ve sus relaciones como un proceso de aprendizaje y experiencias del cual puede crecer como mujer.

Valora tu esencia femenina:
Hay que tener  un firme sentido de tus capacidades y de tu valor. Aprende a sentir y respetar la esencia de tu ser. Estos fuertes sentimientos te ayudarán a tener el  control de tí misma y de tu vida.

No tengas miedo de demostrarte segura de tí misma:
Ten seguridad en tí misma y de lo que tienes que ofrecer. No tienes que esforzarte demasiado por demostrarlo, si te valoras, te saldrá de una manera natural.

¿Cómo?

- Respétate a ti misma y no permitas ser irrespetada por otros.
- Aprende a satisfacer tus propias necesidades y no dependas de otros para llenarlas.
- Nunca cedas tu poder personal o control a otras personas o situaciones.
- Cuida a ti misma antes de cuidar de otros.

Es importante que tomes en cuenta estas pautas para que no llegues a ese extremo tan denigrante como las humillaciones, y que no tienen nada que ver con el verdadero amor. Recuerda que un amor no se EXIGE ni se MANIPULA. Tienes derecho a tener una vida digna y el DEBER de elegir correctamente al compañero que quieres a lado.


Debes pensar que toda situación, por más dolorosa que sea, se puede SUPERAR pues todo en la vida es transitorio.

Debes entender que cada persona tiene derecho a tomar sus propias decisiones, y si no desea permanecer a tu lado no lo tomes como una OFENSA sino como parte de su libertad pues no puedes POSEER a quien amas.

Debes pensar en TI y amarte lo suficiente para no sentir esa necesidad adictiva de SER AMADA. Cuando te amas y aceptas no sentirás esa necesidad de “dependencia” hacia tu pareja, gozarás de un amor sincero y saludable, pero si no sabes respetarte ni mucho menos AMARTE, estarás destinada a que tus emociones, actos y pensamientos dependan de otra persona.

Debes entender que eres un ser humano íntegro y no mereces recibir un amor FALSO, lleno de manipulaciones, insatisfacción, indignación o maltrato. Cuando un hombre te ama verdaderamente NO te hará pasar por situaciones incómodas, humillantes o que te degraden como mujer.

Debes aprender que en la vida existen tropiezos, dolores y cada uno de ellos nos da una lección, debes ser lo suficiente madura para asimilarlos y aprender de ellos.

Debes comprender que una relación no es para rogar amor ni mucho menos para vivir angustiada todo el tiempo.

Debes convencerte que TÚ VALES DEMASIADO. Sufrir y rogar o ser feliz y con dignidad son opcionales, tú decides el camino.




MUJER: 

La única manera de superar una ruptura es que TÚ MISMA te quites la vendas de los ojos y pongas los pies en la tierra. 

Piensa: ¿Viviré en este estado de angustia incontrolable todos los días de mi vida? Entiende que ninguna mujer debe soportar la convivencia con una persona que constantemente la está maltratando, ofendiendo, despreciando, manipulando o humillando. 

No malgastes tu PRESENTE tratando de “salvar” una relación, no te rebajes ni supliques a esa persona por amor, y si te dejó… VALÓRATE y levántate, aún te quedan muchas oportunidades, solamente quítate esa venda de los ojos para que puedas apreciarlas.

¿Tiene sentido todo este dolor y esta angustia que hoy sientes?

Desde ahora te digo que no, solo es una experiencia más en tu vida que te hará ser más fuerte y aprenderás a valorarte sin idealizar a otros.

Nunca renuncies a tus principios, a tu honra ni a tu dignidad. 

Mientras no pierdas el miedo a la soledad, no podrás encontrar el verdadero significado de conocerte a ti misma.No valorarás tu esencia ni tampoco sabrás qué es lo que realmente quieres de la vida y, mucho menos, de una relación…

No ruegues, no supliques, no te humilles... Déjalo, aléjate 

Vence tu adicción y serás una mujer en toda la extensión de la palabra…

Como siempre te digo: 

TU DIGNIDAD Y TU INTEGRIDAD DEBEN ESTAR POR ENCIMA ¡¡DE TODO!!






1 comentario:

  1. ! Excelente ! ! Soberbio ! Es como la cereza de un gran pastel que tiene una riquísima mezcla de autoestima, valor, amor a nosotras mismas, respeto a nosotras mismas, confianza en nosotras mismas, dos cucaradotas sopéras libertad, una pizcota de dignidad. Se hornea; lo último es adornarlo con mucho amor, con miras de un gran futuro que os espera. ¡ Provecho para todas nosotras, ya que todas hemos cometido esos errores de alguna manera.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

¿DIVORCIO A LA VISTA? ¡PREPÁRATE!

¡CONSÚLTALA!: BREVE GUÍA SOBRE PENSIÓN ALIMENTICIA EN MÉXICO

LIBRO INCAUTA

VIOLENCIA ECONÓMICA: Delito machista encubierto

¡LIBÉRATE!: Si no te respeta, no vale la pena

ULTRAJANTES Y ABORRECIBLES: 31 tipos de violencia más comunes contra las mujeres y las niñas

Mutilación Genital Femenina

CLAMOR E INDIFERENCIA: México se desangra por sus mujeres

Amor No es Violencia

ALERTA DE VIOLENCIA DE GÉNERO: Mecanismo negado a las mexicanas

ALTO a la Violencia Sexual

ALTO a la Violencia Sexual
Las mujeres NO somos objetos

SORORIDAD: Un llamado urgente a la unión entre mujeres

¿Qué se conmemora el 25 de Noviembre?

16 BONDADES DEL POLE FITNESS

16 BONDADES DEL POLE FITNESS
Atrévete a romper con el estigma y fortalece tu cuerpo y tu autoestima

EN EL DÍA DEL PADRE: Los buenos, los ausentes, los tóxicos y las frases

EN EL DÍA DEL PADRE: Los buenos, los ausentes, los tóxicos y  las frases
Además, las madres que también son padres

¿Me quiere, no me quiere?: 28 señales que indican cuando ya NO te quieren

La pesadilla de la Princesita

La pesadilla de la Princesita
Una historia más de violencia

25 de Noviembre: 34 afiches para reafirmar nuestro derecho a vivir sin violencias

¡DESENGÁÑATE! Los príncipes azules son absurdos, nocivos y ficticios

LOS LÍMITES DEL AMOR: Guía reflexiva para aprender a amar sin renunciar a lo que somos

Alas de amor, vida, esperanza, fortaleza y libertad: 30 frases de Paulo Coelho

Como una flor en la adversidad

Como una flor en la adversidad
Algunas reflexiones y enseñanzas de mi madre

Ciudad Juárez: Imperio de injusticia para las mujeres

Sin Ellas No Estamos Todos: Javier Juárez

TATUAJES FEMENINOS EN LA HISTORIA

TATUAJES FEMENINOS EN LA HISTORIA
50 mujeres destacadas

¡LEE Y TOMA ACCIÓN!: 16 libros de violencia contra las mujeres

BARBARIE SOLAPADA: Crímenes de "honor"

¡MONSTRUOS REALES!: 12 hombres famosos y maltratadores

GUATEMALA: ¡DENUNCIA!

ARGENTINA

CHILE

URUGUAY

ESPAÑA

TWITTER