visita

MUJER SIN CADENAS es un blog de "Crisálida Perenne", que es una marca registrada de acuerdo a las leyes mexicanas.

México

México

MUJER SIN CADENAS: 2o. lugar Categoría Gráficos del Premio Mujer y Publicidad 2011

AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE

Página Web Crisálida Perenne

martes, 7 de junio de 2011

¡APRENDE A SER TÚ MISMA!: Practica la asertividad



¿QUÉ ES ASERTIVIDAD?
La asertividad se define como la habilidad de expresar nuestros deseos de una manera amable, franca, abierta, directa y adecuada, logrando decir lo que queremos sin atentar contra los demás. Negociando con ellos su cumplimiento. Está en el tercer vértice de un triángulo en el que los otros dos son la pasividad y la agresividad.



Situados en el vértice de la pasividad evitamos decir o pedir lo que queremos o nos gusta; significa no hacer valer los propios derechos y, en consecuencia, permitir que otros violen los nuestros. En la agresividad lo hacemos de forma tan violenta que nos descalificamos nosotros mismos; supone hacer valer los propios derechos de manera que se violen los derechos de otras personas, mediante actitudes de dominar, humillar o despreciar a la otra persona.

Emplear la asertividad es saber pedir, saber negarse, negociar y ser flexible para poder conseguir lo que se quiere, respetando los derechos del otro y expresando nuestros sentimientos de forma clara. La asertividad consiste también en hacer y recibir cumplidos, y en hacer y aceptar quejas y críticas.

Aserción: Expresión directa, sincera y adecuada de los propios sentimientos.

Las mujeres suelen tener más dificultades que los hombres para ser asertivas, debido, en parte, a que los roles sociales que se adjudican al sexo femenino. Defender los derechos se confunde erróneamente con agresividad, la cual, social y culturalmente, no forma parte del papel femenino (según los estereotipos establecidos).

Las mujeres se socializan en la pasividad y en otros muchos rasgos similares por ser contrarios a la asertividad. A menudo, las mujeres se preocupan por mantener relaciones armoniosas con otros y temen que mostrarse asertivas provoque fricciones. El problema consiste en que mantener siempre a raya los propios sentimientos tiene un costo: la sensación de frustración, ineficacia o daño.

Cuando la ansiedad y el miedo son demasiado grandes hasta el punto de que nos dificultan o impiden expresar nuestros deseos, hemos de plantearnos una estrategia para superarla. Algunos terapeutas creen que la depresión puede derivarse de la falta de aserción. El entrenamiento asertivo permite reducir ese estrés, enseñando a defender los legítimos derechos de cada uno sin agredir ni ser agredido.

Una de las razones por la cual las mujeres suelen ser poco asertivas, es debido a que piensan que no tienen derecho a defender sus creencias, derechos básicos, de existencia o legales ni sus opiniones. Debes saber lo que quieres y defenderlo, con respeto a los demás pero con decisión. Tú tienes derecho a:

- Alcanzar  metas
- Decidir el rumbo de tu vida
- Externar tus propias opiniones
- Mejorarte a ti misma
- Tener privacidad
- Cometer errores

 El miedo, los estereotipos o ignorar nuestros derechos, se generan por ideas falsas, tales como:

No hay que interrumpir nunca a la gente. Interrumpir es de mala educación.
Tú tienes derecho a interrumpir a tu interlocutor para pedir una explicación.

Los problemas de uno no le interesan a nadie más y no hay que hacerles perder el tiempo escuchándolos.
Tú tienes derecho a pedir ayuda o apoyo emocional.

Hay que adaptarse a los demás, si no es posible arriesgarnos a perder una amistad.
Tú tienes derecho a decir “NO”.

Cuando alguien tiene un problema hay que ayudarle.
Tú tienes el derecho de decidir cuándo prestar ayuda a los demás y cuando no.

El elemento básico de la asertividad consiste en atreverse a mostrar nuestros deseos de forma amable, franca y respetuosa, pero el punto fundamental consiste en lanzarse y atreverse. Debemos hacerlo de forma adecuada; nadie puede ofendernos ni nosotras a los demás.


 Se tiene una conducta asertiva cuando:

·         se defienden los derechos propios de modo que no queden violados los ajenos.
·         se pueden expresar los gustos e intereses de forma espontánea,
·         se puede hablar de una misma sin sentirse cohibida,
·         se pueden aceptar los cumplidos sin sentirse incómoda,
·         se puede discrepar con la gente abiertamente,
·         se puede pedir aclaraciones de las cosas
·         se puede decir “NO”

En definitiva, cuando se es una persona asertiva hay una mayor relajación en las relaciones interpersonales.

Algunos piensan que el entrenamiento asertivo vuelve a personas agradables en irascibles, egoístas y calculadoras. Esto no es cierto. Es derecho de cada uno protegerse ante situaciones que nos parezcan injustas o desmedidas; debemos conocer mejor que nadie lo que nos molesta y lo que necesitamos.

El entrenamiento asertivo consiste en aprender que tenemos derecho a defender nuestras ideas, así como nuestra integridad mental, emocional, física, sexual y legal ante situaciones que a todas luces son injustas.

 EJEMPLO:
 Entras a un restaurante y te sientas a cenar. Cuando el camarero trae lo que has pedido, te das cuenta de que la copa está sucia, con marcas de pintura de labios de otra persona. Tú podrías reaccionar de las siguientes maneras:



a)      No decir nada y usar la copa sucia aunque quedes inconforme.
b)     Armar un gran escándalo en el local y decir al camarero que nunca volverás a ir a ese establecimiento.
c)      Llamar al camarero y pedirle que por favor cambie la copa.

Este ejemplo ilustra los tres puntos principales de la  asertividad. Ni a) ni b) son conductas apropiadas en esa situación. Analicemos las posibles reacciones...

ENTRENAMIENTO Y COMUNICACIÓN ASERTIVA:
El entrenamiento asertivo ha demostrado ser efectivo en el tratamiento de la depresión, el resentimiento y la ansiedad derivada de las relaciones interpersonales, especialmente cuando tales síntomas han sido provocados por situaciones injustas. A medida que vayas volviéndote más asertiva, empezarás  (entre otros beneficios) a reclamar el derecho a sentirte relajada y a ser capaz de dedicar tiempo sólo para ti misma.

Como se mencionó en un principio, existen tres estilos básicos de conducta interpersonal: agresividad, pasividad y aserción. El primer paso en el entrenamiento de técnicas asertivas es identificarlas.



Estilo agresivo.

En la conducta agresiva, la persona antepone y defiende sus derechos de una manera ofensiva, deshonesta, manipulativa y/o inapropiada, pasando por encima de los derechos de los demás.

Son ejemplos típicos de este tipo de conducta la pelea, la acusación y la amenaza, y en general todas aquellas actitudes que signifiquen agredir a los demás sin tener para nada en cuenta sus sentimientos.

Ventaja:
La gente no “abusará” de una persona agresiva.

Desventaja:
Nadie quiere tener cerca a una persona agresiva.

El mensaje que  comunica es:
·         Mis opiniones, sentimientos, pensamientos cuentan más que los tuyos”,
·         Es más importante lo mío que lo tuyo”,
·         Soy superior a ti”.

La persona trata de alcanzar la victoria a través de la dominación, utilizando técnicas de degradación, humillación, manipulación, etc.

Lenguaje corporal agresivo:
·         mirada agresiva, fija
·         aumento del volumen de la voz
·         gestos o posturas de amenaza

Consecuencias:
·         Negativas: la persona consigue sus propósitos, violando los derechos de los demás.
·         La persona puede experimentar sentimientos de culpabilidad.
·         Se acumula tensión en las relaciones con los demás, o rencor por parte de éstos.


Estilo pasivo.

Se dice que una persona tiene una conducta pasiva cuando permite que los demás “pasen por encima de ella”, cuando no defiende sus intereses y cuando hace todo lo que le dicen sin importar lo que piense o sienta al respecto.

Ventaja:
Raramente se recibe un rechazo directo por parte de los demás.

Desventaja:
Los demás se aprovechan de ella y se acaba por acumular una pesada carga de resentimiento y de irritación.

En la conducta pasiva, la persona deja de lado sus propios derechos y antepone los de los demás. De esta forma, intenta por todos los medios que no se produzca un conflicto o/y evita pasar un mal momento. Este tipo de comportamiento impide expresar honestamente sentimientos, pensamientos u opiniones o bien se hace pero de una manera autoderrotista, con disculpas, sin convicción.

El mensaje que se comunica es:
·         Tus opiniones, sentimientos o pensamientos son más importantes que los míos, valen más”;
·         Lo que tú quieras lo obedezco”,
·         Importa más lo tuyo que lo mío”.

Lenguaje corporal pasivo:
·         Bajar la mirada
·         Voz vacilante
·         Movimientos corporales nerviosos o inapropiados

Consecuencias:
La persona pasiva se siente incomprendida, manipulada, con sentimientos de culpa, depresión, baja autoestima, etc.

Estas dos formas de comportamiento (agresiva o pasiva) nos hacen a veces ineficaces para la vida social, generándonos malestar, y normalmente no sirven para lograr con eficacia nuestros objetivos. Sin embargo, como cualquier otra conducta, es algo que se puede ir corrigiendo con la práctica.  

Estilo asertivo.

Una persona tiene una conducta asertiva cuando defiende sus propios intereses, expresa sus opiniones libremente y no permite que los demás se aprovechen de ella. Al mismo tiempo, es considerada con la forma de pensar y de sentir de los demás.

La ventaja de ser asertivo es que puede obtenerse lo que se desea sin ocasionar trastornos a los demás. Siendo asertivo se puede actuar a favor de los propios intereses sin sentirse culpable o equivocado por ello; igualmente dejan de ser necesarios la docilidad extrema, el ataque verbal o el reproche, y estas formas de actuación pasan a verse como lo que son, formas inadecuadas de actuación que crean dolor y estrés.

La conducta asertiva implica la expresión directa de nuestros sentimientos, pensamientos y necesidades, respetando los derechos de los demás.

Los problemas de asertividad pueden ser debidos a que no sabemos cómo comportarnos. Pero también, muy frecuentemente, se debe a que no nos atrevemos a expresar nuestros sentimientos y deseos. Ese miedo nos lleva a emplear los estilos de respuesta vistos anteriormente: pasivos o agresivos.

Si el miedo está presente en la expresión de nuestros deseos, aprender las técnicas adecuadas será solamente una paso necesario para resolver nuestra carencia de asertividad. Pero no será suficiente, porque es preciso atreverse a emplear esas técnicas en la vida real.

Es necesario poner en práctica una serie de habilidades asertivas, es decir, habilidades que nos permitan llevar a cabo estos comportamientos con éxito, de tal modo que a la vez que respeten nuestros derechos, respetemos los de los demás.

EJEMPLO:
Mujer: "Paco, ¿podrías ir a recoger a los niños al colegio?, todavía tengo que preparar la junta para mañana y creo no me dará tiempo."
Marido: "Lo siento María, pero acabo de volver del trabajo y estoy muy cansado. Ve tú.
Mujer: "Se que estás muy cansado porque te esfuerzas mucho en tu trabajo. Tu jefe debería de darse cuenta de eso y no cargarte con tantas tareas. Pero te pido el favor de que recojas los niños, ya que tengo que hacer este trabajo para mañana. Luego podremos descansar."


Lenguaje corporal

A continuación se indican cinco reglas básicas que es conveniente practicar delante del espejo:

·         Mantener contacto ocular con el interlocutor.
·         Mantener una posición erguida del cuerpo.
·         Hablar de forma clara, audible y firme.
·         No hablar en tono de lamentación ni en forma apologista.
·         Para dar mayor énfasis a las palabras, utilizar los gestos y las expresiones del rostro.



Técnicas asertivas
 Para llegar a ser una persona asertiva hay que aprender a evitar la manipulación. Inevitablemente, nos encontraremos con tácticas que intentarán impedir nuestros objetivos, desarrolladas por aquellos que pretenden ignorar nuestros deseos.

Las técnicas que se describen a continuación son fórmulas que han demostrado ser efectivas para lograr esos objetivos, así como vencer  manipulaciones. Sirven perfectamente en las relaciones interpersonales en situaciones cotidianas.




Técnica del disco rayado.
Repite tu punto de vista con tranquilidad, sin dejarte ganar por aspectos irrelevantes (Sí, pero… Sí, lo sé, pero mi punto de vista es… Estoy de acuerdo, pero… Sí, pero yo decía… Bien, pero todavía no me interesa).

Técnica del acuerdo asertivo.
Responde a la crítica admitiendo que has cometido un error, pero separándolo del hecho de ser una buena o mala persona. (Sí, me olvidé de la cita que teníamos para comer. Por lo general, suelo ser más responsable). Recuerda, todos tenemos derecho a equivocarnos.

Técnica de la pregunta asertiva.
Consiste en incitar a la crítica para obtener información que podrás utilizar en tu argumentación. (Entiendo que no te guste el modo en que actué la otra noche en la reunión. ¿Qué fue lo que te molestó de él? ¿Qué es lo que te molesta de mí que hace que no te guste? ¿Qué hay en mi forma de hablar que te desagrada?)

Técnica para procesar el cambio.
Desplaza el foco de la discusión hacia el análisis de lo que ocurre entre tu interlocutor y tú, dejando aparte el tema de la misma. (Nos estamos saliendo de la cuestión. Nos vamos a desviar del tema y acabaremos hablando de cosas pasadas. Me parece que estás enfadado).

Técnica de la claudicación simulada (Banco de niebla).
Aparenta ceder terreno sin cederlo realmente. Muéstrate de acuerdo con el argumento de la otra persona pero no consientas en cambiar de postura (Es posible que tengas razón, seguramente podría ser más generoso. Quizá no debería mostrarme tan duro, pero…).

Técnica de ignorar.
Ignora la razón por la que tu interlocutor parece estar enfadado y aplaza la discusión hasta que éste se haya calmado (Veo que estás muy trastornado y enojado, así que ya discutiremos esto luego).

Técnica del quebrantamiento del proceso.
Responde a la crítica que intenta provocarte con una sola palabra o con frases breves y concisas (Sí… no… quizá).

Técnica de la ironía asertiva.
Responde positivamente a la crítica hostil (Gracias…).

Técnica del aplazamiento asertivo.
Aplaza la respuesta a la afirmación que intenta desafiarte hasta que te sientas tranquila y capaz de responder a ella apropiadamente. (Prefiero reservarme mi opinión al respecto… No quiero hablar de eso ahora).

Estrategias de bloqueo
Te resultará de utilidad prepararte contra ciertas estrategias típicas que intentarán bloquear y atacar tus respuestas asertivas, aplicadas por manipuladores, abusadores o quienes desean controlarte.  Algunas de las más comunes son:

Reírse.
Atacan con ironía o con un chiste (¿Sólo tres semanas tarde? ¡Yo he conseguido ser todavía menos puntual!) Utiliza en estos casos la técnica para procesar el cambio (Las bromas nos están apartando del tema) y la del disco rayado (Sí…, pero).

Culpar.
Culparte del problema (“Siempre haces la cena tan tarde que luego estoy demasiado cansado para lavar los platos”). Utiliza la técnica de la claudicación simulada (Puede que tengas razón, pero tú estás rompiendo tu compromiso de lavar los platos), o simplemente no te muestres de acuerdo (Las diez es una buena hora para lavar los platos)

Atacar.
Consiste en responder a tu afirmación con un ataque personal del siguiente tipo: "¿Quién eres tú para molestarte porque te interrumpan? ¡Eres la fanfarrona más grande que conozco!" Las mejores estrategias en estos casos son la técnica de la ironía asertiva (Gracias) junto con la del disco roto (rayado) o la de ignorar (Veo que estás de mal humor, ya hablaremos más tarde).

Retrasar.
Tu reivindicación es recibida con un "Ahora no, estoy demasiado cansado" o "Puede que en otra ocasión…" Utiliza en estos casos la técnica del disco roto o insiste en fijar una fecha para discutir el asunto.

Interrogar.
Consiste en bloquear cada una de tus afirmaciones con una serie continuada de interrogantes: "¿Por qué te sientes así?… Todavía no sé por qué no quieres ir… ¿Por qué has cambiado de opinión?" La mejor respuesta es utilizar la técnica para procesar el cambio (Porque no es ese el problema. La cuestión es que no quiero ir esta noche).

Utilizar la autocompasión.
Tu reivindicación es recibida con lágrimas y con la acusación implícita de que tú eres una sádica. Utiliza la técnica del acuerdo asertivo (Sé que te resulta doloroso, pero tengo que hacerlo).

Buscar sutilezas.
Por ejemplo, la otra persona intenta discutir sobre la legitimidad de sus sentimientos o sobre la magnitud del problema,  para así distraer tu atención. Utiliza en estos casos la técnica para procesar el cambio (Nos estamos entreteniendo en sutilezas y apartándonos de la cuestión principal), junto con la reafirmación de tu derecho a sentirte como te sientes.

Amenazar.
El otro intenta amenazarte con frases como esta: "Si sigues con la mismo, vas a tener que buscarte otro novio". Utiliza en estos casos la técnica del quebrantamiento del proceso (Quizá) y la de la pregunta asertiva (¿Por qué te molesta mi petición?) También puedes emplear la técnica para procesar el cambio (Eso suena a amenaza) o la de ignorar.

Negar.
Consiste en hacerte creer que estás equivocada: "Yo no hice eso" o "De verdad que me has malinterpretado". Reafirma  lo que has observado y experimentado y utiliza la técnica de la claudicación simulada (Puede parecer que estoy equivocado, pero he observado que…).


MUJER:
Siempre encontrarás personas que utilicen técnicas para manipularte, haciéndote sentir culpable, evadiéndose de la conversación, victimizándose o humillándote.
Cuando no has desarrollado habilidades para enfrentar esas situaciones, haciendo valer tu dignidad y tus derechos, surgen la frustración, la insatisfacción, la permisividad y los abusos.
Ser asertivo no significa querer llevar siempre la razón, sino expresar nuestras opiniones y puntos de vista, sean estos correctos o no, así como exigir que nuestros derechos sean respetados de la misma forma en que nosotras lo hacemos con los demás.

HAZ VALER TUS DERECHOS, TUS GUSTOS, TUS DISGUSTOS,
EXPRÉSATE Y SÉ TU MISMA…
¡¡NUNCA PERMITAS LA VIOLENCIA EN NINGUNA DE SUS FORMAS!!


1 comentario:

  1. Este artículo en particular me parece muy interesante porque tiene mucha información adecuada sobre todo para poder comunicarnos decentemente. Aserción expresión directa, sincera de los propios sentimientos. Absolutamente todos tenemos derecho a defender nuestros derechos, como también los demás los suyos. No existe cosa más grotesca que la manipulación, de quien venga. El abuso es vergonzoso.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

¡No te pierdas esta historia!

¡No te pierdas esta historia!
Paga por PayPal y en efectivo por OXXO

¿DIVORCIO A LA VISTA? ¡PREPÁRATE!

Nuestro perfil en Facebook

Nuestro perfil en Facebook
Noticias y Actualizaciones diariamente

Dale LIKE y ÚNETE

Dale LIKE y ÚNETE
Fan Page

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...
Con más artículos informativos

GUATEMALA: ¡DENUNCIA!

ARGENTINA

CHILE

URUGUAY

ESPAÑA

No lo maquilles!

Cristina Siekavizza (Reportaje sobre su desaparición)

Mindy Rodas: ejemplo brutal de violencia contra la mujer

TWITTER

Artículo en Mujeres Publimetro

Mi colaboración en Mujer Af

Google+ Badge