visita

MUJER SIN CADENAS es un blog de "Crisálida Perenne", que es una marca registrada de acuerdo a las leyes mexicanas.

México

México

AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE

Página Web Crisálida Perenne

sábado, 5 de noviembre de 2011

CASO: Cecilia

Cecilia


Cecilia Natalia Coria Olivares, tenía 25 años. El hecho ocurrió en Septiembre de 2008 en la localidad española de Nerja, en la región de Andalucía. La joven estaba aún con vida cuando llegaron los guardias y los servicios de emergencia. Pese a la gravedad de su estado causado por más de 15 puñaladas que recibió, justo antes de morir, delató a su agresor: su ex novio. 

NOMBRE DE LA VÍCTIMA:
Cecilia Natalia Coria Olivares

VICTIMARIO:
Hicham Bellaster

LUGAR DE LOS HECHOS:
Andalucía, España

HECHOS:
Cecilia era la menor de los tres hijos de Julio Coria y Estela Olivares (ambos viven en Rivadavia con una hija). Fue una casualidad que ella se fuera a España. Su hermano mayor, Carlos, ya estaba viviendo en Nerja. En una de sus visitas, Cecilia se entusiasmó con acompañarlo. "Yo, que siempre traté de darle lo mejor a mis hijos, hice un esfuerzo y conseguí dinero para que fuera a pasar un tiempo con su hermano. Desde el comienzo le gustó. La ciudad de Nerja es hermosa. A ella le encantó y me pidió quedarse. Yo estaba feliz por ella", contó Luis. Eso fue cinco años atrás; la chica recién terminaba el secundario.

Fue a hospedarse a la casa de su hermano, que atiende un kiosco en el centro de Nerja. Al tiempo, Cecilia consiguió trabajo en un restaurante. Fue en ese lugar que conoció a "Hichan", un joven marroquí con quien empezó un noviazgo. Ella estaba enamorada, tanto que después se fue a vivir con él. Julio y su esposa lo conocieron en persona en el 2006, cuando fueron a visitar a sus hijos. "Era una persona diferente por su cultura. Menos “familiero”, pero se veía normal, de buenos principios. Nunca le vi algo raro. No tomaba, bebía sólo gaseosa y todos los días trabajaba. Jamás los vi discutir. Pero hoy, veo que mi hija tuvo la mala suerte de conocer y enamorarse de semejante porquería", relató el padre de Cecilia.

Dicen que con el andar, empezaron a haber problemas de convivencia entre la pareja. No se sabe de cuándo, pero él se puso violento. "Ya la venía agrediendo desde hace tiempo y estaba amenazada. Ella seguía con él porque le decía que iba a matar a su familia. Nosotros no podíamos contar todo esto a sus padres, se iban a poner muy mal", contó Lorena Requena, cuñada de Cecilia.

Cecilia no aguantó más y a fines del 2007 se separó, pero igual era acosada. En enero del siguiente año, viajó a San Juan. Nunca contó a sus padres de las agresiones y amenazas. "Sí nos dijo que era un hombre muy absorbente, posesivo. La celaba. No quería que se juntara con amigas o amigos, ni con los compañeros de trabajo. Cuando ella estuvo acá la llamaba seguido, hasta diez veces por día", dijo su hermana Vanesa. El hombre aparentemente estaba enfermo, no la dejaba en paz. Quería volver con ella a toda costa. El 6 de marzo, Cecilia Coria volvió a España y siguieron los conflictos.

Oscar Sánchez Martín -de la Casa Argentina en Nerja- contó que Cecilia denunció al marroquí meses atrás. "Luego hizo una segunda denuncia contra este tipo y una juez decidió ponerle una orden de alejamiento de 500 metros para que no se acercara a la chica", relató. El sujeto aparentemente violaba esa disposición. Y se puso más furioso, cuando se enteró que la joven sanjuanina ya tenía decidido volver a Argentina en noviembre.

Todo se tornó peligroso, al extremo que un guardia la acompañaba por protección cada vez que iba o volvía del trabajo. Estos últimos días, la amenazaba por mensajes o llamadas al celular. "Él la llamó de nuevo y le dijo que era una pu... barata porque no estaba con él y que le había hecho mucho daño. Le dijo: «por eso mismo te voy a mandar en una caja a Argentina, o si no me dejo de llamar Hichan. Te juro por mi madre que te mando en un cajón, te mato con lo que pille». Ella lo grabó y esto lo escuchó la policía", relató su cuñada, quien agregó que el sujeto tenía pedido de captura aparentemente por una causa de droga y la policía no hizo nada.

El viernes ella había hablado con su padre por teléfono. "Estoy bien papi. Estoy bien...", le dijo. Cecilia hacía creer a don Julio Coria que su vida en España no tenía sobresaltos. La chica sanjuanina prefería no preocuparlos, aunque les había comentado que su novio marroquí la acosaba. "Qué va a hacer éste, habla mucho, pero no creo que haga nada", le confesó a su hermana. Cecilia Coria ocultaba la verdad, de hace meses que su vida era un trauma. No eran fáciles sus días en la ciudad malagueña de Nerja, donde hace cinco años se instaló para probar suerte. Su ex pareja la tenía amenazada, hasta jurarle que la iba a mandar en un cajón a Argentina.

La joven presentía algo terrible, a tal punto que mediante sus denuncias consiguió custodia de la guardia civil para ir y volver al trabajo. Era por un tiempo. Ella ya tenía decidido volver a San Juan en noviembre. Pero el marroquí no quiso que fuera así y el domingo 28 de Septiembre de 2008, él mismo cumplió su sentencia de muerte. Aguardó que Cecilia entrara a su trabajo y la asesinó de 15 puñaladas frente a decenas de personas.

Aquel día en la mañana, Cecilia fue acompañada por un guardia hasta su trabajo en el bar La Biznaga, frente a la plaza central de Nerja. El uniformado se fue. Cuando ella preparaba las mesas, apareció el marroquí que la atacó a cuchillazos y la correteo como 8 metros hasta que ella cayó. Le dio 15 puñaladas, la mayoría en el cuello, según la prensa española. Unos clientes intentaron defenderla tirándole unas sillas al agresor, que después escapó.

La joven sanjuanina alcanzó a nombrar a su agresor, luego murió dentro de una ambulancia. El atacante -de 29 años- fue detenido a los 20 minutos. Eso sucedió a las 9, hora de España. A las 5 de la mañana, hora de argentina, sonaba el teléfono en la casa de los Coria Olivares en Rivadavia para darles la terrible noticia de la muerte de la joven sanjuanina.


SEGUIMIENTO:
Hicham Bellaster admitió hace unos días (2 de Noviembre de 2011), uno por uno los hechos y delitos que le atribuye la Fiscalía de Violencia a la Mujer.

Ante el tribunal que le juzga por asesinato, quebrantamiento de condena, amenazas y maltrato habitual, confesó que el 28 de agosto de 2008 por la mañana se hizo en su casa con un cuchillo de 17 centímetros de hoja con la intención de matar a Cecilia, su expareja. Incluso antes de cometerse el crimen, llamó a un amigo y le contó su pretensión: "Esto se ha acabado, la voy a matar".

A preguntas del Ministerio Público respondió que esperó a la mujer en una discoteca del Balcón de Europa, próxima a la cafetería en la que trabajaba, y que cuando la vio le asestó varias puñaladas. No precisó cuántas porque en aquel momento "estaba en blanco", pero recordó que después le habían contado que fueron 18. La mujer sufrió heridas en los brazos, pecho, abdomen y espalda que le costaron la vida en apenas unos minutos.

El acusado justo al tiempo que reconoció el crimen pidió disculpas "a la familia, el Estado y la sociedad" y especialmente "al padre" por el dolor causado.

La muerte de Cecilia, de 25 años, fue posible a pesar de que contaba con un dispositivo de seguridad que incluía escolta policial en sus desplazamientos entre su domicilio y su trabajo y a pesar de que Hicham tenía una condena firme de seis meses de prisión y dos años de alejamiento de ella por maltrato y aquella misma noche había sido buscado sin éxito por la Policía Local de Nerja y la Guardia Civil para detenerlo otra vez por maltrato y amenazas.

Acusado y víctima habían mantenido una relación sentimental en 2004 y 2007. La Fiscalía sostiene que "desde el comienzo de la convivencia sometió a su compañera a malos tratos físicos y psíquicos y constantes aptitudes vejatorias hacia su persona". El 31 de julio de 2007 Cecilia lo denunció, sin embargo, cuando llegaron a juicio retiró la denuncia y él fue absuelto. Este es un comportamiento prototípico de la violencia machista, que justifica que el 60% de los procedimientos concluya con la absolución de los imputados. El 30 de agosto de 2007, un mes después, volvió a denunciarlo después de que la abordara una noche en una discoteca y tratara de asfixiarla con su cinturón. Entonces fue condenado a seis meses de cárcel y se le impuso la orden de alejamiento.

Cecilia, según la Fiscalía, "no quería reanudar su relación sentimental, teniendo ya la condición legal de víctima de violencia de género, pero el acusado la mantenía en un clima de profundo hostigamiento, sometimiento y temor al mantener constantes llamadas y requerimientos para verse con ella". En ese ambiente de presión, la mujer accedió a retomar el noviazgo en octubre de 2007, hasta que en agosto de 2008 decidió ponerle fin. Las llamadas y las amenazas siguieron. En una ocasión la golpeó en la cara e intentó ahogarla, otra vez, y aunque lo tenía prohibido, se acercó a ella en la playa para borrarle los mensajes intimidatorios que le había mandado al móvil y volver a amenazarla.

Estos hechos dieron lugar a que el 1 de septiembre de 2008 un juzgado ordenara la detención del acusado, aunque 27 días después aún no había sido localizado, lo que le permitió acabar con la vida de la víctima. Se volvieron a repetir las denuncias y las amenazas y el día antes de su muerte, Cecilia recibió otra llamada en la que, entre otras cosas, le predijo. "Te voy a matar". "Te voy a mandar a tu país en un ataúd".

La Fiscalía de Violencia a la Mujer le reclama en su escrito de acusación provisional 26 años y nueve meses de prisión, así como una indemnización de 300.000 euros para los familiares de la víctima, aunque está aún por determinar si mantendrá esta petición de condena al término de la vista oral, dado que ha reconocido el crimen.

La vista oral seguirá con la declaración de nuevos testigos el próximo 8 de noviembre.


VIDEO:
ENTREVISTA CON VANESA CORIA, HERMANA DE CECILIA, DÍAS ANTES DE CELEBRARSE EL JUICIO CONTRA EL ASESINO



1 comentario:

  1. Excelente publicación Crisálida, que deja al descubierto en su totalidad la podredumbre de todos estos sujetos que habitan este mundo: porque éste tipo es marroquí (es un asco) Pero por desgracia para muchas jóvenes parace que es su destino por cómo se dan las cosas. Entre tantas lecciones que nos dá, hay una que cuando el sujeto empieza a dar muestras de violencia, a la primera alejarse, denunciar y no perdonar. Pues estos seres despreciables de que se les mete una venganza en su hueca cabeza por desgracia la cumple. ¿Y la órden de restricción? Valió.... Es urgente que las autoridades midan el tamaño de estas fechorías y que el castigo sea drástico y por siempre. Este tipo ni con su vida paga tan despreciable comportamiento: ¿entonces de qué sirven 26 años? de condena. Hasta parece burla. Bestia, depredador infeliz.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

¡No te pierdas esta historia!

¡No te pierdas esta historia!
Paga por PayPal y en efectivo por OXXO

¿DIVORCIO A LA VISTA? ¡PREPÁRATE!

Nuestro perfil en Facebook

Nuestro perfil en Facebook
Noticias y Actualizaciones diariamente

Dale LIKE y ÚNETE

Dale LIKE y ÚNETE
Fan Page

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...
Con más artículos informativos

GUATEMALA: ¡DENUNCIA!

ARGENTINA

CHILE

URUGUAY

ESPAÑA

No lo maquilles!

Cristina Siekavizza (Reportaje sobre su desaparición)

Mindy Rodas: ejemplo brutal de violencia contra la mujer

TWITTER

Artículo en Mujeres Publimetro

Mi colaboración en Mujer Af

Google+ Badge