visita

MUJER SIN CADENAS es un blog de "Crisálida Perenne", que es una marca registrada de acuerdo a las leyes mexicanas.

México

México

AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE

Página Web Crisálida Perenne

jueves, 24 de mayo de 2012

CASO: Beatriz




Beatriz 


Beatriz Adriana Lara de 21 años de edad estaba embarazada y deseaba tener a su bebé, a pesar de que su novio se negaba a aceptar la responsabilidad de tener a su hijo. 

El pasado 17 de abril, Pablo Martínez de 19 años, ma­tó a su novia de­bi­do a que ella se em­pe­ña­ba en te­ner al be­bé. Él no que­ría por­que, según confesó: “no de­sea­ba res­pon­sa­bi­li­da­des".




NOMBRE DE LA VÍCTIMA: 

Beatriz Adriana Lara Aldana 

VICTIMARIO: 
Pablo Martínez Celis 

LUGAR DE LOS HECHOS: 
Ecatepec, Edo. De Méx. 

HECHOS: 
Enfurecido, Pablo Martínez gol­peó sal­va­je­men­te a su pareja de 21 años, le ases­tó va­rias pu­ña­la­das en el cue­llo y fi­nal­men­te la es­tran­gu­ló con un la­zo.


Co­me­ti­do el in­fa­me cri­men, el pre­sun­to ho­mi­ci­da, Pa­blo Mar­tí­nez Ce­lis, "El Pa­blo­tas", en­vol­vió el ca­dá­ver de la mu­jer den­tro de una bol­sa de plás­ti­co y en se­gui­da pi­dió pres­ta­do a uno de sus ami­gos su au­to­mó­vil y en­tre los dos su­bie­ron el cuer­po a di­cho ve­hí­cu­lo pa­ra tras­la­dar­se a so­li­ta­rio pa­ra­je, ubi­ca­do en la Co­lo­nia El Char­co, mu­ni­ci­pio de Eca­te­pec, don­de fi­nal­men­te lo aban­do­na­ron.



Lue­go de ello, el mi­se­ra­ble jo­ven se dio a la fu­ga jun­to con su ami­go y con­ti­nua­ron con su vi­da co­mo si na­da hu­bie­ra pa­sa­do.



Sin em­bar­go, pos­te­rior­men­te cuan­do el cuer­po de la jo­ven Bea­triz Adria­na La­ra Al­da­na, de 21 años de edad, fue en­con­tra­do y tras de que su ma­dre, Yo­lan­da Al­da­na Ca­rras­co, de 44 años de edad, pri­me­ro de­nun­ció su mis­te­rio­sa de­sa­pa­ri­ción y lue­go lo iden­ti­fi­có en el Se­me­fo del cen­tro de jus­ti­cia lo­cal, ele­men­tos de la Po­li­cía Mi­nis­te­rial me­xi­quen­se, ads­cri­tos al gru­po de fe­mi­ni­ci­dios de la PG­JEM ini­cia­ron de lle­no con los tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción, a fin de acla­rar el in­fa­me cri­men y lo­grar la iden­ti­fi­ca­ción y cap­tu­ra de los res­pon­sa­bles.



Den­tro de los pri­me­ros in­te­rro­ga­to­rios a que fue so­me­ti­da la ma­dre de la aho­ra oc­ci­sa, és­ta re­ve­ló que la úl­ti­ma vez que la vio con vi­da fue la tar­de del pa­sa­do 17 de abril, lue­go de que sa­lió de su do­mi­ci­lio, tras re­ci­bir una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca, al pa­re­cer de su no­vio.



"Mi hi­ja me di­jo, aho­ri­ta ven­go, no me tar­do y esas fue­ron las úl­ti­mas pa­la­bras que es­cu­ché de ella, pues des­pués ya no su­pe na­da de su pa­ra­de­ro has­ta que fi­nal­men­te la en­con­tré muer­ta en la mor­gue", di­jo la mu­jer a ele­men­tos de la Po­li­cía Mi­nis­te­rial.



Con los da­tos que apor­tó la ma­dre de la oc­ci­sa, ele­men­tos de la Po­li­cía Mi­nis­te­rial se die­ron a la ta­rea de bus­car al ama­sio de la de­sa­for­tu­na­da jo­ven­ci­ta, pues exis­tía ca­si la se­gu­ri­dad de que él ha­bía si­do el res­pon­sa­ble del ase­si­na­to, ya que su­pues­ta­men­te fue la úl­ti­ma per­so­na que le ha­bló por te­lé­fo­no an­tes de que apa­re­cie­ra muer­ta.




Lue­go de al­gu­nos días de in­ten­sa bús­que­da, po­li­cías mi­nis­te­ria­les fi­nal­men­te en­con­tra­ron en su do­mi­ci­lio al sos­pe­cho­so y al ha­cer­le sa­ber el mo­ti­vo de su pre­sen­cia y so­me­ter­lo a un ri­gu­ro­so in­te­rro­ga­to­rio, ca­yó en cons­tan­tes con­tra­dic­cio­nes y se mos­tró su­ma­men­te ner­vio­so has­ta que fi­nal­men­te sin pre­sión al­gu­na ter­mi­nó por con­fe­sar que él ha­bía ma­ta­do a Bea­triz, con quien di­jo te­nía un no­viaz­go des­de ha­ce un año e in­clu­so se ca­sa­ron de ma­ne­ra se­cre­ta.



Al ha­blar de los he­chos, el cí­ni­co de­lin­cuen­te di­jo que ma­tó a Beatriz de­bi­do a que se em­ba­ra­zó y ella se em­pe­ña­ba en te­ner al be­bé y él no que­ría "por­que no de­sea­ba res­pon­sa­bi­li­da­des".



Ex­pli­có que des­pués de va­rias dis­cu­sio­nes y an­te la ne­ga­ti­va de su mu­jer, el pa­sa­do 17 de abril le ha­bló vía te­le­fó­ni­ca, ar­gu­men­tan­do que de­sea­ba ver­la y en cuan­to la tu­vo a la vis­ta, le pre­gun­tó por úl­ti­ma vez que si en ver­dad que­ría te­ner al be­bé y al re­ci­bir de nue­va cuen­ta una res­pues­ta po­si­ti­va, se en­fu­re­ció y fue­ra de sí la lle­vó a una ca­sa, ubi­ca­da en la Uni­dad ha­bi­ta­cio­nal Los Hé­roes Te­cá­mac.



Ahí, di­jo, de­bi­do a que su mu­jer por ené­si­ma vez se ne­gó a abor­tar, pri­me­ra­men­te la gol­peó sal­va­jemen­te y lue­go con la in­ten­ción de ma­tar­la le ases­tó va­rias pu­ña­la­das en el cue­llo; sin em­bar­go, co­mo san­gra­ba mu­cho y no mo­ría de la ma­ne­ra más vil y co­bar­de y sin la más mí­ni­ma com­pa­sión fi­nal­men­te la es­tran­gu­ló con un la­zo.



Lue­go, en­vol­vió el ca­dá­ver den­tro de una bol­sa de plás­ti­co ne­gra, se co­mu­ni­có vía te­le­fó­ni­ca con un ami­go de nom­bre Gui­ller­mo Ca­mar­go (hoy prófugo de la justicia), a quien des­pués de que le co­men­tó lo que ha­bía he­cho le pi­dió pres­ta­do su au­to­mó­vil, un Ford, ti­po To­paz blan­co, pla­cas 182-DFY.



Des­pués de que su ami­go lle­gó a la ca­sa, di­jo, en­tre am­bos su­bie­ron el ca­dá­ver a la ca­jue­la de ve­hí­cu­lo y en­se­gui­da se tras­la­da­ron a un pa­ra­je de la Co­lo­nia El Char­co, en el mu­ni­ci­pio de Eca­te­pec, don­de fi­nal­men­te aban­do­na­ron la bol­sa de plás­ti­co con los res­tos mor­ta­les de su con­cu­bi­na y su hi­jo en ges­ta­ción. 



SEGUIMIENTO: 

Confeso de los hechos, el miserable joven quedó a disposición del Ministerio Público y en las próximas horas será consignado al penal de Chiconautla, donde seguramente un juez lo sentenciará a varios años de prisión por su infame crimen. 






Fuente: 




((()))

¡No te pierdas esta historia!

¡No te pierdas esta historia!
Paga por PayPal y en efectivo por OXXO

¿DIVORCIO A LA VISTA? ¡PREPÁRATE!

Nuestro perfil en Facebook

Nuestro perfil en Facebook
Noticias y Actualizaciones diariamente

Dale LIKE y ÚNETE

Dale LIKE y ÚNETE
Fan Page

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...
Con más artículos informativos

GUATEMALA: ¡DENUNCIA!

ARGENTINA

CHILE

URUGUAY

ESPAÑA

No lo maquilles!

Cristina Siekavizza (Reportaje sobre su desaparición)

Mindy Rodas: ejemplo brutal de violencia contra la mujer

TWITTER

Artículo en Mujeres Publimetro

Mi colaboración en Mujer Af

Google+ Badge