AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE

Página Web Crisálida Perenne

domingo, 13 de enero de 2013

¡NO LO DUDES NI DESISTAS!: La pensión alimenticia es un derecho exigible



Comenzamos este nuevo año y lo haremos retomando un tema que hemos venido tocando en varios posts desde hace algún tiempo: LA PENSIÓN ALIMENTICIA.


Un estudio revela que tan solo en la Ciudad de México,  nueve de cada 10 litigios de divorcio son de mujeres demandando pensión alimenticia. Es frecuente que cuando ocurre un divorcio, o una pareja se separa, la mujer, por lo general, se queda sola con los hijos y sin un apoyo económico, comprobando así una de las principales dificultades que una mujer suele tener ante una separación.

¿Un tema escabroso? Tal vez, sobre todo para aquellos hombres irresponsables e inconscientes que pretenden evadir esa obligacion a toda costa, convirtiendo en una pesadilla un derecho que sus hijos y sus familias tienen. Para las mujeres  puede resultar un tema confuso y complicado, pues cualquier proceso legal implica tiempo, enfrentamientos, desgaste emocional y económico, disgustos, reclamos, amenazas, entre otras cosas. Sin embargo, como en cualquier otra cosa en la vida, más vale informarse e intentarlo, que darse por vencida antes de la batalla y perder todo indicio de esperanza y justicia. Por lo tanto,  si me permiten un consejo: jamás dejen de exigir y defender uno solo de  sus derechos, por el contrario, hagan valer TODOS los derechos que les correspondan, tanto a ustedes como a sus hijos.

Hemos recibido múltiples correos con dudas, comentarios y mensajes que muchas mujeres, y hombres también,  amablemente nos comparten sobre sus casos específicos. Al leerlos, no nos queda la menor duda que somos las mujeres quienes más padecemos las consecuencias económicas cuando de divorcio se trata.

Ellas suelen preguntar, desahogarse o, sencillamente, solicitan información sobre cómo comenzar el trámite de pensión alimenticia, pero en esta ocasión quisiera compartir con ustedes un par de anécdotas que provienen de dos hombres que, como verán, son renuentes al cumplimiento de sus obligaciones y  con sus acciones solo demuestran lo que muchas mujeres tienen que padecer:

1) Hace algunos meses, por cuesitiones personales, tuve que tomar un taxi que me llevaría a cierto lugar. El chofer, un tipo de 40 años aproximadamente, comenzó a conversar durante el trayecto. Más bien parecía que, por alguna razón,  necesitaba ufanarse de su machismo. Así que durante un buen rato, se dedicó a alardear sobre lo que (a su entender) era un "verdadero hombre", y no tardó en ponerse de ejemplo al referirse a sí mismo como un sujeto "listo" al que NADIE le impone nada....ni siquiera la ley.  Dentro de la charla, comentó que años atrás había trabajado durante mucho tiempo como agente de ventas en una empresa reconocida. Le iba muy bien, el dinero que ganaba le alcanzaba para todo, pues "cumplía" con el gasto y hasta podía ser parrandero y cometer una que otra infidelidad. Hasta que un buen dia, inexplicablemente para él, la esposa le pidió el divorcio y tuvo la "osadía" de exigirle el pago de la pensión alimenticia para sus hijos...razón más que suficiente para que el susodicho abandonara todo, comenzando por su empleo.

En un principio, cuando su ex esposa demandó la pensión alimenticia para sus hijos ante los juzgados,  durante un año le estuvieron "quitando" el sueldo que él "ganaba con el sudor de su frente" (lo pongo entre comillas porque son las expresiones que ese sujeto empleó y que solo reflejan su misarable condición de "verdadero hombre").  Él, enojado por la resolución del juez, quien le ordenaba cumplir con la manutención de sus hijos, un buen dia decidió por no regresar a trabajar en aquel lugar, renunció a un sueldo fijo, a sus prestaciones, comisiones, a la estabilidad que le brindaba ese trabajo y a las oportunidades de superación que le ofrecían... dejó todo por preferir vivir en la clandestinidad, ocultando su identidad, pidiendo asilo en casa de algún familiar, subsistiendo de trabajos donde no pudiera ser rastreado,  y, sin menospreciar ningún oficio, profesión u ocupación, optó por ofrecerse como chofer de un taxi que le pertenecía a alguien más....todo por NO cumplir con sus hijos.

Claro, ese sujeto prefiere verlo como una forma de triunfo en contra de su ex pareja, pues antes de bajarme del taxi (no sin antes decirle que tipos como él son una escoria), dijo: "Total, yo vivo bien, tengo  para mis gastos y me doy mis gustos....ella que le haga como quiera. ¡¡YO GANÉ!!"

2) El otro día, hace muy poco, acudí a los Tribunales para realizar una diligencia. Caminaba por los pasillos que dirigen hacia  los Juzgados Familares, los mismos juzgados que diariamente son testigos de miles de encuentros y desencuentros de todo tipo. Como decía, caminaba de prisa, cuando de pronto comenzaron a escucharse estruendosos gritos masculinos, provenientes de un rincón cercano:

-"Si continúas con la demanda, te voy a chingar económicamente....te lo advierto!!!" (literalmente, asi se expresaba)
-"Más te vale que terminemos como te lo propuse, porque si haces otra cosa, te vas a arrepentir. ¡¡Te quito a los niños!!"
-"Eres una $%&#&...¡No te voy a dar ni un solo peso!"

....Un sinfin de reclamos y expresiones desagradables, altaneras, llenas de insultos y de coraje salían de la boca de aquel sujeto que, cobardemente, profería a través de su celular. El tipo estaba fuera de sí, sin control y lanzaba toda clase de improperios a  la madre de sus hijos.  Todas las personas que nos encontrábamos cerca,  no podíamos pasar desapercibido aquel pésimo espectáculo, pero con su reacción, nefasta y fuera de lugar, dejaba en claro el motivo de su enojo: Su ex esposa demandaba la pensión alimenticia para sus hijos.

Sí, estas situaciones son frecuentes y muchas mujeres las hemos vivido en carne propia de una u otra forma. Por eso, debemos estar preparadas para enfrentar esta y otras situaciones similares, pero de ninguna manera, dejarnos amedrentar. Recuerda que cualquier amenaza o acto de violencia es injustificable, y debe ser denunciado.

El fin de una historia de amor. 
¿Qué pasa cuando termina el "sueño de amor" en una pareja que ha procreado hijos?....

Un estudio efectuado por el Centro de Estudios Históricos e Interdisciplinarios sobre las mujeres refiere que entre los principales temores que padecen ellas antes de promover un divorcio son: la preocupación por los hijos con un 62%, seguido de la situación económica en un 43%.

Así es, muchas mujeres que viven violencia económica en sus hogares, piensan  que si se separan de su agresor, la vida será mucho peor, así que temen comenzar cualquier trámite de divorcio y de pensión alimenticia. Como muchos de ustedes saben,  yo fui victma de violencia económica durante los casi 20 años que duró mi matrimonio, pero una vez que decidí poner fin a esa vida de agresiones y sometimientos, mi vida comenzó a mejorar, a pesar de las deudas y de las cosas que aún faltan por resolver.

Independientemente de los motivos, y por regla general, una vez que se decide la ruptura, la separación suele ser inevitable, por lo que ambos deberán asumir todas las consecuencias que esto genere.

Así, cuando el vínculo se ha roto y aparece la palabra DIVORCIO, comienzan los acuerdos y desacuerdos  acerca de "cómo van a quedar las cosas". Algunas parejas intentan llegar a algún “arreglo económico” antes de ir a los Tribunales, y otras, preferimos evitar cualquier trato, por mínimo que sea, con quien fue nuestra pareja y optamos por acudir a la autoridad competente. 


Sea como sea, la mayoría de las parejas que inician un proceso de divorcio llegan al punto de  tener que acordar la repartición de los bienes y de otros intereses en común (cuando los hay), así como la custodia de los hijos, las visitas y, adicionalmente, se inicia el trámite de la pensión alimenticia, por lo que los procesos en los juzgados, las actas, las demandas, las audiencias, las pruebas, las apelaciones y otros juicios, poco a poco irán surgiendo. Expedientes van y vienen y, casi sin darnos cuenta, todo el proceso irá fomando  parte de nuestra nueva vida de manera indefinida. 

Resulta abrumante y necesario llevar a cabo lo descrito anteriormente, pero es imprescindible, incluyendo lo que se refiere al trámite de la pensión alimenticia.

Y es aqui cuando surgen algunas preguntas, pues la mayoría de las mujeres no sabemos cómo proceder, ni a dónde acudir para realizar los trámites respectivos. Eso, sin contar que, emocionalmente, pasamos por una prueba que creemos difícil de superar. La desesperanza y desmotivación pueden embargarnos,  no una, sino en múltiples ocasiones durante el proceso del divorcio y/o en la demanda de la pensión alimenticia, pues son juicios que, muchas veces, parecen interminables.

Sin mencionar detalles, nombres ni lugares, puedo afirmar que, efectivamente,  el proceso es engorroso. El camino en la defensa de mis derechos ha sido sinuoso, arduo, lento, tedioso y desgastante, pero al final….¡¡alcanzado!! Sin embargo,  yo tuve que esperar dos años para lograr que la justicia  prevaleciera en un juicio aparentemente sencillo,  pero que fue complicándose gracias a los obstáculos que, de alguna forma,    iban "apareciendo".

Sin recursos ni trabajo, los meses iban pasando y no veía la salida. Fue un tiempo en el que subsistí gracias al apoyo de mi familia, quien me brindó un techo y comida con los que pude sobrevivir.

El juicio avanzaba con lentitud, las resoluciones tardaban, y las audiencias eran eternas e insoportablemente agotadoras.  Semanalmente tenia que acudir a declarar por cualquier motivo, por lo que, desde muy temprano,   tenia que viajar casi 300 km para poder llegar puntualmente a los juzgados correspondientes. La adversidad continuaba: los gastos para satisfacer las necesidades más básicas permanecian latentes, asi como los del juicio, traslados y demás eran inevitables, por lo que  las deudas comenzaron a surgir y a incrementarse irremediablemente  (situación que espero resolver muy pronto).

Confieso que durante el camino, muchas veces pensé en tirar la toalla. Lloré, me enfurecí y hasta grité cada vez que la desesperación invadía mi ser al sentirme en desventaja: "Es porque soy mujer", dije muchas veces cuando vi ciertas incoherencias e injsuticias que, a mi parecer, no tenían lógica ni fundamento. Esa expresión era una forma de justificar mi cobardía cuando las ganas de continuar con el proceso se desvanecían casi por completo.

Así pasaron dos largos años, entre juicios, incidentes, demandas y más audiencias que aparecian sin control....y todo por un simple divorcio, un divorcio que se complicó porque  "alguien"  no estaba dispuesto a cumplir con lo que la ley establece.

Mi proceso, similar al de muchas otras mujeres, ha sido complicado y, a la vez,  una prueba de resistencia, pero con un final donde la justicia ha prevalecido....Aunque hoy todavía faltan algunos trámites administrativos y un "último jalón" para concluir el proceso legal de la separación con todo lo que eso implica,  la sentencia es DEFINITIVA, y puedo decir que se cumplió cabalmente con lo que la ley establece, ni más, pero tampoco menos.....como  pretendían dejarme.

Efectivamente, todo lo que representa un proceso de divorcio conlleva un gran desgaste emocional, y por esa razón, me atrevo a compartir con ustedes, además de la información legal y documental, la parte emocional.   Sí, hay  que enfatizar que es normal sentir tristeza,  decepción, impotencia y mucha presión, pero mujeres, debemos aprender que cuando luchamos por nuestros derechos, debemos  ser  pacientes, insistentes y nunca perder la esperanza.

Siendo coherente y fiel a mis principios, debo ser honesta, por lo que aprovecho esta ocasión  para reconocer el trabajo que, en general,  las autoridades realizaron durante el proceso. Insisto, no todo fue color de rosa, ni todos los involucrados fueron congruentes ni justos, pero eso ya no vale la pena mencionarlo. 

Debo admitir que el trabajo profesional de un buen abogado, ético, honesto y preparado, es fundamental en todo litigio. Acercarse a un profesional, experto en el tema, y trabajar de forma conjunta es muy importante. La comunicación entre el profesional y tú es esencial para nuestra tranquilidad y para el adecuado avance del proceso. Preguntarle nuestras dudas, temores y, quizás,  aportando alguna idea o que se nos ocurra, es vital para el juicio que se  lleva a cabo.

Innegablemente, el triunfo de este largo proceso se debe, en gran medida, al profesionalismo de mi abogado que, pacientemente, ha llevado el caso.

Asi mismo, como ya lo he mencionado, el apoyo de la familia es imprescindible, necesario y reconfortante, por lo que agradezco con todo el corazón, primordialmente,  a mi madre y a mi hermana, quienes jamás me abandonaron y, por el contrario, demostraron su generosidad y su amor de todas las formas posibles para que yo pudiera salir avante de este proceso... a ellas les debo lo que hoy soy.     A mi padre, por su interés y su colaboración. y, muy especialmente, a mi querida hija, una hija maravillosa a quien pretendo darle un ejemplo de valentía, de fortaleza y, sobre todo, de lucha por la defensa de sus derechos y de su dignidad.

Hoy, después de años de controles, abusos y, posteriormente, de juicios y demandas, la justicia ha llegado,  con el gran regalo adicional de vivir en libertad y en completa tranquilidad, tomando mis propias decisiones y poniendo mis propios limites.

La intención de este trabajo es informativa y de orientación.
A pesar de mis momentos de frustración, nunca me derrumbé, gracias al apoyo familiar y de las amistades cercanas, pero además, por esa fuerza interior que me sostuvo en la batalla. Cada vez que caía en el pozo de la impotencia, un impulso me levantaba con mayor impulso con la idea de informarme mejor, así que me dediqué a investigar, a familiarizarme con los términos legales que se utilizan en los juicios, me preparé emocional y físicamente para presentarme en las audiencias, indagué en leyes, leí artículos informativos sobre el tema de divorcio y de pensión alimenticia y, posteriormente, opté por publicar en los blogs  cada cosa que considero relevante y de utilidad para las mujeres.

De esta forma, comencé a compartir artículos sobre este tema,   donde se han planteado las dificultades a las que normalmente nos enfrentamos las mujeres que decidimos solicitar ante las autoridades competentes la pensión alimenticia a la que tenemos derecho,  mencionando las leyes, jurisprudencias, definiciones y requisitos para solicitarla en México. 

Este trabajo no es la excepción, por lo que repasaremos dichos conceptos, pero esta vez iremos más allá al hablar del caso cuando se incumple con el pago de los alimentos, plantearemos algunos  supuestos que suelen surgir,  conoceremos la configuración de los delitos en que se incurre por dicho incumplimiento, veremos algunas preguntas frecuentes y varias cosas más que nos ayudarán a familiarizarnos con este tema.

Los mensajes que recibimos frecuentemente, denotan una terrible falta de información, por lo que hemos tratado de integrar una serie de datos, conceptos y aportes sobre este tema, con el objetivo de informar de forma general a aquellas mujeres que se encuentren en una situación de duda para comenzar a realizar dicho trámite y puedan tomar la decisión más adecuada para ellas y sus hijos. Pero además,  también está dirigido  a aquellas féminas que ya  iniciaron la demanda correspondiente y que se han enfrentado con trabas, incumplimientos y otro tipo de obstáculos, pues resolver algunas dudas que, posiblemente,  han ido surgiendo durante este proceso.  No, no intentamos descubrir el "hilo negro", todo está fundamentado en las leyes, solo pretendemos contribuir con una pequeña recoplilación de la información más relevante sobre el tema.


¿Por qué exigir una pensión alimenticia?
Básicamente:

-Porque es un derecho para las mujeres que han dedicado su vida al hogar y a sus hijos, y que no cuentan con recursos ni medios para subsistir
-Porque es un derecho de los hijos
-Porque es un derecho  que está establecido y fundamentado en las leyes de este pais, como de  muchos más.
-Porque  a pesar de que a veces escuchamos frases como: "Que se ponga a trabajar en lugar de andar pidiendo" o "Yo, por dignidad, no le pediré nada al padre  de mis hijos, yo sola puedo sacarlos adelante", entre otras expresiones similares, no es justo hacer a un lado un derecho fundamental. En efecto, miles de mujeres de este país, como de cualquier otro, han sabido sacar adelante a sus hijos solas de forma ejemplar,  sacrificios,  esfuerzo y, principalmente,  con mucho amor y dignidad. Diariamente enfrentan una ardua lucha por subsistir y por entregar lo mejor de ellas a cambio del bienestar de sus hijos, pero eso no significa que el padre quede exento de cumplir con su obligación, ni lo exime de la responsabilidad moral y legal que  tiene con la familia que alguna vez formó. 

No confundamos. La dignidad de una mujer no se mide por el hecho de solicitar o no una pensión alimenticia, pues no es una limosna ni un favor ni un regalo, es un derecho fundamental. Tampoco se mide por el hecho de que si la mujer puede o no sacar adelante a sus hijos sola, o si trabaja o no...eso es independiente a la obligación que el deudor alimentario tiene. Esas ideas fomentan que los hombres sean más inconscientes, irresponsables y hasta cobardes, pues mucho prefieren vivir en la clandestinidad, sin mantener un trabajo fijo y estable, inventando todo tipo de excusas y pretextos, amenazando a quien fue su pareja y con  quien procreó a su descendencia, o bien,  escondiéndose de sus propios hijos con tal de NO cumplir con la obligación moral y jurídica que tienen. 

Y aunque cada quien es libre de decidir qué hacer, cómo vivir y cómo subsistir, es importante reflexionar, informarse y acercarse a las autoridades correspondientes para exigir que se cumpla con lo que la ley establece. NO debemos fomentar más machismo ni padres irresponsables que con la mayor facilidad se niegan a cumplir con sus deberes. No permitamos que esos hombres insconscientes continúen evadiendo la aplicación de la ley por tiempo indefinido.

Recuerda: Cada caso es específico, solo presentamos las generalidades para que te familiarices con el tema y como una forma de orientación para que investigues y profundices, según los requerimientos de tu caso. Resuelve tus dudas. Acude a expertos y consulta las leyes,  vigentes y actualizadas, que correspondan a tu país y Estado... ASESÓRATE. 



Garantizar la protección de quien lo requiere, por aquel que tiene la posibilidad de dárselo (más cuando se trata de la propia familia), no solo es una responsabilidad moral, es una responsabilidad de carácter legal, jurídico y hasta penal.





¿CÓMO LE HAGO?:  
Información más relevante sobre el inicio y el proceso de la pensión alimenticia





MUJER: 




Infórmate y Actúa 

¡¡Exige y defiende tus derechos y los de tus hijos!!


((()))

¡No te pierdas esta historia!

¡No te pierdas esta historia!
Paga por PayPal y en efectivo por OXXO

¿DIVORCIO A LA VISTA? ¡PREPÁRATE!

Nuestro perfil en Facebook

Nuestro perfil en Facebook
Noticias y Actualizaciones diariamente

Dale LIKE y ÚNETE

Dale LIKE y ÚNETE
Fan Page

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...
Con más artículos informativos

GUATEMALA: ¡DENUNCIA!

ARGENTINA

CHILE

URUGUAY

ESPAÑA

No lo maquilles!

Cristina Siekavizza (Reportaje sobre su desaparición)

Mindy Rodas: ejemplo brutal de violencia contra la mujer

TWITTER

Artículo en Mujeres Publimetro

Mi colaboración en Mujer Af

Google+ Badge