visita

MUJER SIN CADENAS es un blog de "Crisálida Perenne", que es una marca registrada de acuerdo a las leyes mexicanas.

México

México

MUJER SIN CADENAS: 2o. lugar Categoría Gráficos del Premio Mujer y Publicidad 2011

AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE

Página Web Crisálida Perenne

sábado, 19 de enero de 2013

CASO: Ana Karen


Esperando que la siguiente historia, real y documentada, sirva como todas las que hemos presentado en esta sección: MUJER CON J DE JUSTICIA, como un hecho no para alarmar, sino para ALERTAR a las jóvenes y mujeres de todas las edades sin importar su condición, clase, profesión o  nacionalidad, acerca del peligro que pueden correr...

¡¡CUIDADO CON QUIENES SE RELACIONAN! 

Los asesinos potenciales se encuentran acechando en todos lados, no son como comúnmente los imaginamos (con mirada perdida, risas locas y fáciles de distnguir), sino que son capaces de tomar diferentes disfraces, desde los más carismáticos, hasta lo más lindos, tiernos, desvalidos o educados. Pueden encontrarse en cualquier lado: en la calle, en la escuela, en el trabajo, en el gimnasio o conocerlos a través de las redes sociales..... 

Jovecitas, madres  y mujeres en general: Tomemos precauciones, no descuidemos a nuestras hijas...pero tampoco a los hijos. EDUQUEMOS a nuestras hijas e hijos con valores y en un ambiente de respeto y equidad.  Mantengamos la comunicación con ellos, pero además,  informémonos para poder orientarlos y ayudarlos.

Si eres madre de una jovencita, cuida con quien se relaciona, pero si eres madre de un varón, también cuida qué hace, cómo se comporta y con quién se involucra. Si sabes que su comportamiento es agresivo, extraño, posesivo o tiende  a esconderse, violentarse o aislarse.....pide ayuda,  pero NUNCA permitas que atente contra nadie.

CASO: Ana Karen


…cuando vi el cuerpo de mi hija, sentí que me volvía loca de dolor; creía que era una pesadilla de la que iba a despertar. Y, finalmente, no te puedo explicar todo lo que yo sentía porque creo que perdí la razón mucho rato. Mi niño dice que yo me azotaba en el piso; yo no te puedo decir”, así relató la señora Ana Luisa Garduño lo que vivió tras el asesinato de su hija Ana Karen, suscitado el 12 de diciembre de 2012 en el interior de su domicilio en el fraccionamiento Burgos (Cuernavaca, Morelos)...un crimen perpetrado por Eduardo Villalobos Villanueva, el novio de Ana Karen. 



NOMBRE DE LA VÍCTIMA: 
Ana Karen Huicochea 

VICTIMARIO: 
Eduardo Villalobos Villanueva 

LUGAR DE LOS HECHOS: 
Cuernavaca, Morelos 

HECHOS: 
Con lágrimas en el rostro y la voz entrecortada, la madre de Ana Karen narró: “Yo creo que no tan sólo mataron a mi niña, me mató en vida a mí; me quitó lo que más amaba, a una niña excepcional, a una niña que era la luz de mi vida, era mi amiga, mi confidente, en ocasiones mi mamá... Entonces, crees que alguien pueda entender mi dolor o el de su papá”. 

Con un rostro que reflejaba tristeza, recordó cómo ocurrieron los hechos. “El día 12 de diciembre, como a las 15:00 horas, él (Eduardo Villalobos Villanueva) llega a la casa de Burgos porque nosotros nos acabamos de mudar a ese domicilio, llega y me manda mensaje (Ana Karen), donde me dice que quién le da la dirección, que está afuera de la casa”.

Yo insisto en marcarle al celular y al de la casa, y ya no me contesta, y ya lo que sigue es lo que he mencionado. Cuando yo llego, abro la puerta, no tenía seguro, le grito a mi niña, giro la cara y me encuentro que mi niña está muerta en un charco de sangre”, comentó.

“Inicialmente no me doy cuenta que ella fue acribillada brutalmente; lo primero que me pasó por la mente fue que habían discutido, que él la había aventado y que se había pegado con la esquina del centro porque estaba movida”, señaló.



Sin embargo, al detallar cómo se percata de los impactos de arma de fuego, la señora guarda silencio, hace una pausa larga, y continúa: “yo estoy tirada en el piso, me percato que hay un casquillo, es cuando me doy cuenta; inicialmente, yo pensé que le había dado un balazo en la espalda y veo que su playera se ve como floreada la tela. Llegan las autoridades correspondientes y me quitan, ya no me dejan entrar”.


Posteriormente indicó que se enteró de la manera en que su hija perdió la vida: “Y hasta después me entero que ella fue acribillada por tres balazos; uno en la cara, en el tórax y en el abdomen (…) pero a mí ya no me dejaron acercarme, me puso mal... Yo creo que el dolor tan inmenso que nosotros tenemos nadie podría comprenderlo”.

Desconsolada por el desinterés de las autoridades, quienes, a más de un mes del crimen, apenas empezaron a mostrar interés en el caso, recordó cómo Eduardo Villalobos Villanueva y Ana Karen se conocieron. 

Se conocieron por las redes sociales:
“Ellos se conocen por medio de un juego de consola. Entonces, a raíz de que ella hace contacto, empiezan a tener una amistad y posteriormente un noviazgo cibernético. Este noviazgo cibernético fue de aproximadamente un año; después del año, éste se hace físico”, precisó.


Cuando este noviazgo se hace físico, nosotros platicamos con él, ya que él llega los domingos en la mañana y se iba los domingos en la noche, y en las mañana íbamos a desayunar todos juntos. Y en las tardes ellos platicaban en la sala, escuchábamos lo que ellos hablan, jugaban; de hecho, sí salían normalmente con mi niño o con una amiga de ella; entonces, eso fue lo que nos dio seguridad”, manifestaron los padres de Ana Karen.


La señora agregó: “Ana Karen era una niña excepcional, era una niña muy amorosa, era muy buena amiga, y sus metas en la vida era estudiar comunicación, ciencias de la comunicación, porque era lo que a ella le apasionaba, y estudiar derecho porque ella siempre luchaba contra la injusticia”. 


Narración de los hechos: 

Hace unos días, a medio día, en la casa ubicada en la Cerrada de Marruecos, en el fraccionamiento Burgos, en Temixco, familiares de Ana Karen, en compañía de su representante legal y policías estatales, realizaron la narrativa con la ayuda de sus allegados.

En la zona, se encontraban cerca de 10 elementos estatales, quienes presuntamente se encargaban de resguardar la vivienda.

Ahí, el abogado Miguel Ángel Rosete y la señora Ana Luisa Garduño narraron que el joven Eduardo Villalobos, de 23 años, arribó a la casa de la familia Huicochea, tocó a la puerta y gritó: “¡Ana Karen, Ana Karen, Ana Karen!”.


Sin ningún temor, la joven abrió la puerta y recibió a su ex novio, quien la tomó del brazo izquierdo y comenzó a forcejear con ella.


Asustada y molesta, Ana Karen se resistió y rasguñó en el brazo izquierdo a Eduardo, quien la empujó al sillón, la sometió, sacó de entre sus ropas una pistola calibre .45 y le disparó en la cabeza, abdomen y pecho.



El abogado y la mamá de Ana Karen relataron que, tras asesinar a su hija, Eduardo dejó caer el cuerpo de la adolescente a un costado del sillón, salió de la casa y abordó un taxi en la avenida.


Ante dicha situación, la señora exigió justicia, al mencionar que a su hija le cortaron todas las ilusiones de poder estudiar la carrera de Ciencias de la Comunicación o Derecho, las cuales quería cursar una vez que finalizara el bachillerato.


Triste, pero llena de fuerza para continuar con la búsqueda de justicia para su hija Ana Karen, la señora Ana Luisa Garduño exhortó a los padres de familia para que tengan una mayor comunicación con sus hijos y a que revisen qué actividades o con qué personas se relacionan a través de las redes sociales, ya que comentó que no desean que más adolescentes se encuentren en casos similares.

De novio a asesino:


Ana Karen, de 17 años de edad, conoció en 2011 a Eduardo Villalobos Villanueva, de 23 años, a través de redes sociales. Se hicieron novios a pesar de que él vivía en Guadalajara, Jalisco, y la habría asesinado después que la joven terminó la relación, narró Luisa Garduño, madre de la menor. 

Indicó que Villalobos fue a Cuernavaca a mediados de 2012 a visitar a Ana Karen, y le pareció que su relación era normal, pero con el tiempo comenzó a acosarla por Internet y por teléfono, además de que intervino sus cuentas de Facebook y Twitter para espiarla. 


Esto molestó a Ana Karen, quien decidió terminar, pero Eduardo la presionó para que regresaran. La madre habló con él para pedirle que dejara en paz a su hija. Eduardo le pidió que le permitiera ver a la menor para despedirse, pero Ana Karen se negó y dijo que le tenía miedo, pues la amenazó a ella y a sus amigos. 


La relación duro un año y medio hasta que Ana Karen terminó con Eduardo ya que había cosas que no le gustaban y no quería seguir con él, además de enterarse que éste le había robado sus cuentas de redes sociales y su correo electrónico. Eduardo supuestamente era ingeniero en sistemas computacionales.



Durante cuatro meses, a través de mensajes de texto y las redes sociales Eduardo le insistía en que regresara con él. Le hablaba, le mandaba detalles como flores, hasta que la madre de Ana Karen le pidió a su esposo que interviniera y hablara con el muchacho para que dejara de molestarla.


Un día Ana Karen habló con su mama sobre Eduardo y le dijo que sentía miedo de él ya que la había amenazado de muerte “Este tipo loco me va a matar” le dijo, pero su madre le contestó que no había motivo alguno para que él le hiciera eso, “ya hablé yo con él, te va a dejar en paz", le dijo.



Pero el domingo 9 de diciembre, Eduardo llegó a visitar a Ana Karen procedente de Guadalajara y fue ahí que la madre de la menor lo enfrento y le dijo nuevamente que dejará en paz a su hija, que ella ya no quería seguir con él, que no le hiciera daño y él le contesto que no le haría nada, que sólo quería verla y platicar con ella.


Ana Karen, su madre y su hermano, fueron a comer ese día al centro de Cuernavaca, junto con Eduardo y por la noche lo acompañaron a la terminal de “La Estrella Blanca”, porque según Eduardo, “ya había comprado su boleto y ya se iba”, dejándolo en ese lugar, sin mayores problemas.


Con la certeza de que ya se había ido, Ana Karen, su madre y hermano se retiraron a su domicilio, pero el martes siguiente los padres de ella se enteraron que Eduardo seguía en Cuernavaca y buscaba a su hija, por lo que optaron por llevarla a otra casa que ellos pensaban que Eduardo no conocía.


Sin embargo el miércoles 12, poco alrededor de las 16:00 horas, Ana Karen le envió un mensaje al teléfono de su mamá, preguntándole que “¿quien le había dado el domicilio de ella, porque Eduardo estaba ahí?, mismo que por cuestiones de su trabajo su madre no vio inmediatamente.


Minutos después sonó el teléfono con otro mensaje y fue cuando su madre se dio cuenta, en el segundo mensaje su hija solo alcanzo a escribir “mama”, por lo que acudió de inmediato al domicilio encontrando las puertas abiertas por lo que se dirigió hasta el comedor y encontró a su hija tirada en un charco de sangre.





Inicialmente en medio del dolor y la desesperación la mujer creyó que Eduardo solo la había herido a golpes, hasta que minutos después descubrió un casquillo de bala y vio que en la espalda su hija tenía un orificio de bala. Eduardo la había matado de 3 balazos con un arma calibre .45.


Eduardo borró todas las fotografías de la red social Facebook de la joven y como le había robado todas las cuentas de sus redes sociales incluso su correo electrónico, borro todo rastro de su identidad y paradero.


Posterior al homicidio, Eduardo, huyo del lugar, abordó un taxi y se dirigió a la terminal de autobuses de “Indios Verdes” en la ciudad de México, donde huyó hacia un pueblo de Querétaro, según investigaciones hechas por la propia familia de la joven.


Pésima actuación de las autoridades 


Los padres de la joven inmediatamente proporcionaron a los policías ministeriales un video de circuito cerrado del fraccionamiento donde se encontraba Ana Karen y donde aparece Eduardo, teléfonos celulares, de su casa, oficina y direcciones en Guadalajara, la media afiliación del homicida y la localización por GPS de su computadora, pero esto de nada sirvió por que la Procuraduría del Estado se negó a actuar, argumentando que “mejor esperarían a que saliera la orden de aprehensión”.


La citada orden de aprehensión contra Eduardo Villalobos Villanueva de 23 años de edad, se obtuvo al día siguiente del crimen, pero pese a ello los oficiales no fueron por el presunto asesino, argumentando que “la Procuraduría no tenía recursos para cubrir esos gastos”, habiendo trascendido que “sutilmente” le indicaron a los familiares que se necesitaban siete mil pesos para hacer el viaje a Guadalajara y detener el homicida.


Los padres de la joven ofrecieron el dinero del gasto del viaje con tal de que se detuviera al homicida, pero a cambio exigieron resultados y por ello, el Fiscal, se desistió y mejor les dejó entrever la importancia de conseguir la relación de las últimas llamadas hechas y recibidas del teléfono del asesino y de Ana Karen.


Les dijeron que si conseguían oficialmente los registros de las llamadas se tardarían un mes, pero que si los interesados los apoyaban económicamente, las conseguirían en unos cuantos días, pero que había que pagar “dos mil pesos”, mismos que los agraviados entregaron, pero ni así se logro nada.


Por ello ante lo que calificaron de dilación e ineptitud del personal la Procuraduría General de Justicia, Martín Cecilio Huicochea Santaolaya y Ana Luisa Garduño Juárez, padres de la víctima, con el apoyo de la Comisión de Derechos Humanos, solicitan la ayuda de la sociedad para detener al asesino y evitar que haya más adolescentes en peligro.


En rueda de prensa acompañados por la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de Morelos, Lucero Benítez Villaseñor, urgieron a las autoridades gubernamentales a revisar y dar seguimiento al trabajo de la Procuraduría General de Justicia, para que no haya más dilación, simulación ni obstáculos burocráticos, para que puedan detener al asesino de Ana Karen.


Luego de que con todo y que ellos, desde las primeras dos horas tras cometido el crimen, dieron a conocer la identidad del asesino, su número telefónico, su ruta y forma de escape y en qué pueblo se había refugiado y no hicieron nada por capturarlo, hicieron públicos los datos y la fotografía de Eduardo Villalobos Villanueva, para que se boletine en los estados del país, y se le detenga.


Por toda esta situación, urgieron a las autoridades gubernamentales a revisar a fondo la actuación de los funcionarios de la Procuraduría General de Justicia, para obligarlos simple y sencillamente a que cumplan con su deber, “procurar justicia pronta y expedita, sin más dilaciones ni pretextos”, ya que destacaron que el propio fiscal, Julio Ernesto Silvar, les dijo que “no podía hacer nada, que estaba atado, por la burocracia”, al referirse a que le estaban tardando mucho para entregarle los recursos, para ir a buscar al presunto asesino.


Sin embargo, a raíz de las primeras denuncias hechas la semana pasada en algunos medios de comunicación, el Fiscal y sus agentes ministeriales, se decidieron a “tratar de cumplimentar la orden de aprehensión en Guadalajara, el pasado fin de semana”, pero “sólo fueron a confirmar domicilios de Eduardo y su familia” y regresaron con las manos vacías, diciendo que “no había nadie en esos domicilios, porque habían salido de vacaciones”.

Ante esto, la madre de la menor alerto a las autoridades sobre el riesgo de que el asesino de su hija este libre, pues recalcó que “se trata de un tipo peligroso, que puede estar poniendo en riesgo la vida de más jovencitas, sólo porque aquí en Morelos unas autoridades insensibles e irresponsables, no saben o no quieren hacer su trabajo”.


Permítame, pero mi niña yo sé que no va a revivir, pero podemos evitar que este tipo lastime a otras niñas, puesto que por medio de la red social del Face, un niño se comunicó con una de mis sobrinas y le dice que este tipo también ya había amenazado a una hermanita de él…entonces qué podemos esperar, que engañe a otros papás, que engañe a otras niñas”, apuntó. 


Su madre insistió en las irregularidades de la Procuraduría estatal, “aquí lo más indignante, lo más triste, es que si nosotros como familia proporcionamos absolutamente todos los datos, direcciones, ubicaciones, cómo es posible que nuestras autoridades no hayan actuado”. 


SEGUIMIENTO:

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) atrajo una queja abierta por la Comisión de Derechos Humanos de Morelos sobre el caso de Ana Karen Huicochea Garduño, menor presuntamente asesinada a balazos por su novio, Eduardo Villalobos Villanueva, contra quien se giró una orden de aprehensión que no se ha cumplido. 


Los padres de la víctima denunciaron el crimen y facilitaron a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de Morelos datos para localizar al ahora prófugo, pero las autoridades interponen obstáculos burocráticos, según la CNDH. 

Los familiares de la agraviada, quienes presentaron una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos, pidieron que la CNDH revise la actuación de la PGJE para determinar si ésta violó normas nacionales y tratados internacionales de protección a los derechos de las víctimas. 


La CNDH analizará el proceso, desde la acusación hasta la integración de la averiguación previa, para verificar que se hayan tomado en cuenta todos los elementos. Además examinará si el Ministerio Público cumplió su responsabilidad con estricto apego a la ley. 


Mientras, peritos contratados por el abogado Miguel Ángel Rosete y la familia de Ana Karen realizaron una narrativa del asesinato, perpetrado el 12 de diciembre pasado. Esta diligencia consistió en un relato, no en una reconstrucción, pues según familiares de la joven la PGJE se niega a cumplir con su función. 


La madre de Ana Karen acudió a la PGJE, que no hizo caso de su petición, por lo que, junto con su abogado, hizo sus propias pesquisas y concluyó que Eduardo era el asesino. Afirmó que su objetivo es que la PGJE detenga al joven, quien durante casi un mes se escondió en Guadalajara y actualmente, según sus investigaciones, se oculta en el estado de México. 


Relato de una muerte
Eduardo conquistó a Ana Karen por juegos en línea y redes sociales, hasta que la mató. 


2010 

· Eduardo y Ana Karen se conocen a través de una consola de videojuegos e inician un noviazgo. 


2011 

· A un año de haber iniciado su noviazgo, se conocen de manera personal y continúan con su relación. 


2012 

· Ana Karen descubre que Eduardo le robó sus cuentas, por lo que decide terminarlo. 


· Eduardo insiste en reanudar su relación con la menor, mandándole mensajes de texto e incluso pide el apoyo de sus amigas. 


12 de diciembre de 2012 

· A pesar de que Ana Karen intentó evitar a Eduardo, no lo logró y éste la mató.  Eduardo llega a la casa de Ana Karen, en el fraccionamiento Burgos, y la asesina de tres balazos, para posteriormente darse a la fuga. 


4 de enero de 2013 

· Padres de Ana Karen ofrecen una rueda de prensa para denunciar tortuguismo en las investigaciones y pedir la aprehensión del presunto asesino de su hija. 


15 de enero de 2013 

· Señalan un presunto nexo de corrupción entre policías ministeriales de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) y los supuestos responsables de la muerte de Ana Karen. 


Ana Karen cumpliría 18 años el 18 de abril; sin embargo, tres balas salidas de una pistola le cortaron el sueño y la ilusión a sus padres de ver su mayoría de edad. 


((()))

Fuentes: 


¡No te pierdas esta historia!

¡No te pierdas esta historia!
Paga por PayPal y en efectivo por OXXO

¿DIVORCIO A LA VISTA? ¡PREPÁRATE!

Nuestro perfil en Facebook

Nuestro perfil en Facebook
Noticias y Actualizaciones diariamente

Dale LIKE y ÚNETE

Dale LIKE y ÚNETE
Fan Page

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...
Con más artículos informativos

GUATEMALA: ¡DENUNCIA!

ARGENTINA

CHILE

URUGUAY

ESPAÑA

No lo maquilles!

Cristina Siekavizza (Reportaje sobre su desaparición)

Mindy Rodas: ejemplo brutal de violencia contra la mujer

TWITTER

Artículo en Mujeres Publimetro

Mi colaboración en Mujer Af

Google+ Badge