visita

MUJER SIN CADENAS es un blog de "Crisálida Perenne", que es una marca registrada de acuerdo a las leyes mexicanas.

México

México

MUJER SIN CADENAS: 2o. lugar Categoría Gráficos del Premio Mujer y Publicidad 2011

AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE

Página Web Crisálida Perenne

miércoles, 11 de junio de 2014

EN EL DÍA DEL PADRE: LOS BUENOS, LOS AUSENTES, LOS TÓXICOS, LAS FRASES Y MADRES QUE SON PADRES




Un padre amoroso, responsable, comprometido e involucrado con su familia y sus hijos, mostrando en todo momento respeto, comunicación, comprensión y el mejor de los ejemplos, es la definición más concisa y clara de un padre.

El próximo domingo, en México, se celebra el Dia del Padre. Una fecha que, al igual que otras, persigue fines más comerciales que  cualquier otro, pero en esta ocasión nos servirá para porfundizar en términos generales acerca del rol que representa ser un padre en esta sociedad actual. En algunos posts anteriores hemos hecho referencia a esta fecha, sin adentrarnos demasiado, pero hoy queremos hacer una reflexión un poco más precisa acerca del papel que un padre tiene dentro de la familia, y por ende, en la sociedad. 

El papel de un padre, tal como el de la madre, es fundamental para la familia, pues de eso depende la solidez, la forma de relacionarse entre los miembros, así como las bases para formar hij@s sanos en todos los sentidos. Tener una infancia con un padre que cause orgullo, seguridad y amor es un factor muy importante para alcanzar un desarrollo humano alto y constructivo, lo contrario suele ser desastroso.

La falta de cualquiera de los padres, física o psicológicamente, es un obstáculo para que la personalidad humana se forme de manera adecuada, quedan cicatrices de inseguridad, miedo, vergüenza y angustia, el mismo intelecto debido a las cargas emocionales no se despliega como podría hacerlo. No obstante, la mayoría de las historias que se conocen, al menos en nuestro país, destacan a los padres como la parte ausente, y las razones son múltiples.

Y en esta fecha, antes de profundizar en el tema, no puedo dejar pasar la oportunidad de mencionar el caso de mi padre. 

Mi padre
Casi no acostumbro hablar de mi padre, pero en esta ocasión tocaré de forma muy superficial algunos tópicos  referentes a mi relación con él,  pues de alguna manera han sido fundamentales en mi vida, ya que bien o mal, han forjado la mujer que hoy soy. Cabe mencionar que estoy consciente que ningún padre o madre somos perfectos. NADIE LO SOMOS. Todas y todos los que tenemos la dicha de tener hij@s, sabemos que tenemos limitaciones, carencias, fallas y que, inconscientemente o no, cometemos errores en la crianza y educación que les damos y, muchas veces, en el ejemplo que ven en nosotr@s. Ante esto, solo nos queda reflexionar y reconocer nuestras fallas como padres y, dia con dia, intentar mejorarlas por el bien de esos seres a quienes amamos, pero con quienes tenemos una enorme responsabilidad.

Y mis padres no son la excepción, pero hablando específicamente de mi progenitor, solo mencionaré lo siguiente:

En algunos foros,  he reconocido que, sin lugar a dudas, el primer contacto que tuve con el machismo (y todo lo que conlleva ese concepto) fue, justamente, a través de mi padre. Hoy es un hombre que excede los 70 años, pero durante su etapa de juventud y madurez, siempre mostró una conducta radical en cuanto a asumir determinados estereotipos de género establecidos en una sociedad machista como es esta. Fue un padre relativamente ausente, pues debido a diversos factores como el trabajo (aunque muchas veces, trabajar incluía irse con amigos, divertirse y ausentarse más tiempo del debido), el cansancio,  sus ideas machistas o, simplemente, por indolencia, no tuvo un gran acercamiento emocional con nosotras (sí, irónicamente, la vida lo premió con tres hijas-mujeres); en pocas palabras, fue un padre con dificultad para mostrar emociones y su lado sentimental. Muy al contrario de mi madre, que además de ser muy emocional ( y puede parecer contradictorio), es una mujer fuerte.

Dadas esas circunstancias, puede deducirse que crecimos en un hogar con problemas de todo tipo, donde las ideas machistas y descalificadoras que mi padre tenía hacia las mujeres, prevalecieron durante muchos años, y eso, lógicamente, marcó mi vida.

Ante las ausencias físicas y emocionales de mi padre,  mi madre, como miles de  mujeres más, tuvo que tomar el rol de padre en varios aspectos: Fue tierna pero también exigente, fue protectora pero también nos impulsó para alcanzar nuestros objetivos (sean los que fueran), fue permisiva en ciertos casos pero autoritaria en otros. Tuvo que ser el pilar donde todos (incluyendo mi padre) nos hemos sostenido, aún hoy en día. Gracias a ella, a su ejemplo constante y a su incansable motivación, aprendimos el concepto de fuerza, coraje y valentía, sin dejar de lado la parte relativa a la comprensión, el apoyo, la lealtad y el amor incondicional, ingredientes que siempre nos ha dado a manos llenas…. Y eso, obviamente, también dejó huellas en mi persona. .

Sin embargo, debo reconocer que no todo ha sido malo con mi padre, si algo le debo a él, es el hecho de haberme enseñado a no acomplejarme, particularmente, por un defecto físico. Consciente e inconscientemente, me demostró con su ejemplo, que la baja estatura (característica que compartimos, pues ambos medimos alrededor de 1.50 mts) no es un obstáculo en la vida. Asimismo, también me enseñó a defenderme y a crear una barrera de protección ante todo aquel que se atreviera a burlarse por esa condición. No, no me enseñó a responder con golpes, me enseñó a ser más lista y tolerante pero, principalmente, me enseñó a burlarme de mi misma, a tomar con la mayor naturalidad del mundo las palabras hirientes o sarcasmos de quienes solo se dedican a señalar los defectos, carencias o limitaciones de los demás. Pude aprender a no darles ninguna importancia, y aún hoy en día, me permito no avergonzarme ni acomplejarme por lo que soy,  ni por lo que me falta,  ni por como pienso, ni por lo que digo ni por lo que he hecho o hago. Y admito que esa actitud también me ayudó a "protegerme" de  las actitudes machistas que él solía mostrar. Por tanto,  le agradezco haberme enseñado la ligereza para tomar ciertos inconvenientes de la vida,  ya que de otra forma, hubieran resultado muy dañinos.

Con los años y las experiencias acumuladas,  la vida lo ha ayudado a comprender y a cambiar ciertas ideas y actitudes machistas con las que crecimos (tal vez haya cambiado en algunas formas de pensar y de expresarse, pero en otras no). No obstante, en esta etapa de su vida, ha tenido la oportunidad de reflexionar, aceptar y hasta lamentar algunos de sus errores que como padre y como esposo tuvo en sus mejores años. Y eso también es para valorar y agradecer desde el fondo del corazón. 

Finalmente, gracias Padre, por lo bueno y por lo malo, porque después de todo, somos producto de dos seres que alguna vez se amaron,  y a pesar de todo, nos diste la oportunidad de convertirnos en mujeres libres, fuertes y decididas, a pesar  (o como resultado) de las condiciones adversas que tuvimos que pasar. Pero también es mi deseo agradecer y reconocer, como siempre lo he hecho, la entrañable labor de mi madre, por haber cumplido tan dignamente con la dualidad de roles que tuvo que asumir cientos de veces, demostrando siempre que el amor y la fuerza pueden ir de la mano. Y además, no puedo dejar de mencionar mi agradecimiento más sincero a mi hermana, pues sin ella, no seríamos la familia que hoy somos, imperfecta como cualquier otra, pero con vínculos irrompibles. 

LOS BUENOS
Un  buen padre es aquel que se involucra en el cuidado y atención de los hijs en todos los aspectos. Comparte de forma espontánea y comprometida, junto a la madre,  todo lo relativo a la crianza y desarrollo de los hij@s sin pretextos de ningún tipo, siempre pensando en el bienestar de ell@s.

Hasta hace algunos años, la imagen de un 'buen padre', difundida por las sociedades de consumo, era la de 'proveedor': aquél que satisface todas las necesidades materiales del hogar. Para "que no les falte nada a los hijos" trabaja jornadas dobles y aún los fines de semana. Así se desgasta febrilmente, sin darse un respiro para disfrutar lo importante: la experiencia única de ver crecer a los hijos.

Los padres que han logrado vencer esos estigmas retrógrados de ser meros proveedores, comparten el gozo en la crianza de los hijos y hablan de "una nueva dimensión en la convivencia familiar".

Hay quienes alegan que  cuando el padre se involucra emocionalmente con el hijo, éste se torna 'suave como una segunda madre', y que si participa en el cuidado y atención del hijo se convierte en simple 'mandilón'... ¡ABSURDO!, pero  a pesar de quienes piensan así, cada día son más los padres presentes en el quirófano en el momento del nacimiento de sus hijos, en los cursos prenatales y de posparto para capacitarse en el cuidado del bebé y permanecen como una figura constante y atenta a las necesidades de todo tipo de sus hij@s. 

Se necesitan dos para engendrar un hijo, y lo ideal es que ambos participen equitativamente en desarrollo de los hijos. Ambos capaces de establecer una comunicación vital con los hijos desde el momento mismo de su nacimiento, que interpreten las señales de temor en el infante y tranquilizarlo y conducirlo suavemente. Proporcionar seguridad, confianza en el porvenir, y establecer los límites de la conducta infantil, siempre con amor y respeto. 

El padre de hoy se abre a las necesidades más sutiles del hijo: las emocionales y las psíquicas. Trasciende la preocupación de sí mismo y sus ocupaciones, y logra ver al hijo en sus propios términos. Propicia el ambiente que le permita el desarrollo de su potencial en un marco de libertad responsable, no de dominación.

No se detiene en la periferia, sino que conoce al hijo de cerca. Lo guía sin agresividad, con firmeza motivada y razonada, por el camino de los valores que desea heredarle. El padre de hoy se ha dado permiso para ver con ojos de amor al retoño de sus entrañas. Advierte en el hijo, más allá de las limitaciones presentes, el cúmulo de posibilidades que está por realizar. Y a su lado goza cada peldaño de su desarrollo.

El padre y la madre se constituyen como modelos. Cuando la familia mantiene una relación armónica, en la que se produce un intercambio de afecto, el niño toma de cada uno determinadas características y se apropia de ellas. Si una de estas figuras no está, el niño crece sin estos modelos, lo que genera algunas fallas en el buen desarrollo que se irán manifestando a lo largo de su vida.

LOS AUSENTES 
Un hijo es siempre el producto de un hombre y una mujer, aunque alguno de ellos esté ausente, desaparecido o muerto. En la vida de cada familia pueden darse distintas circunstancias por las que la figura paterna no esté presente. Un padre puede estar ausente de varias maneras. Pero la ausencia del padre no es lo mismo que inexistencia. Los expertos afirman que a ningún hijo se le puede decir "tú no tienes padre",  porque eso distorsiona la naturaleza de las cosas.

Papá, no está pero existe. Tal vez viaja a menudo, o trabaja muchas horas, lo que imposibilita poder ver a los niños despiertos, lo cual también provoca este sentimiento de ausencia en el pequeño. Quizás vive en otra casa, o en otro país; o tal vez partió sin dar señales de vida. Posiblemente está enfermo o padece de una discapacidad que no le permite atender ni convivir con sus hij@s.

En algunos casos, el padre es desconocido, en otros fue un amor pasajero de la madre. Pero también están esos niños que ya no tienen a su padre vivo. O el colmo de todos, cuando la ausencia no es física, sino que el padre no se ocupa de los hijos en ningún sentido a pesar de vivir en la misma casa y verlos.

Cada caso tiene sus particularidades pero existen algunos rasgos comunes. Los niños crecen con un cierto vacío interior que no logran comprender y dificultan el desarrollo de su vida social y su conducta.

¿Qué pasa en el niño cuando su padre no está?
La autoestima se va fortaleciendo con las experiencias vividas desde el nacimiento. Un niño que recibe amor y atención por parte de sus padres irá construyendo una buena imagen de sí mismo. El niño adquiere confianza y seguridad para dar sus primeros pasos en la vida.

Cuando el papá no responde a los llamados de atención del niño, no le demuestra afecto o atención, éste podrá advertir esa indiferencia. Si la falta de interés se mantiene en forma constante durante su crecimiento, es probable que el niño sienta que no es importante para su padre, lo que provocará una falta de seguridad y una sensación de vacío.

¿Qué decir a un niño cuyo padre está ausente?
1. En familias en las que el padre se ausenta con frecuencia, pero convive con la familia, se recomienda explicarle las razones de acuerdo a su razonamiento y sus dudas.  

2. Después de un divorcio, los hij@s necesitan escuchar algo como: "Aunque tu padre no sea más mi marido, ambos estaremos para cuidarte"  o bien "tu padre y yo pensamos este tema de muy distinta manera, yo te doy mi opinión y escucharás también la de él". Si las versiones de ambos padres son irreconciliables, se recurrirá a un tercero neutral. Causa daño psíquico a un niño decirle "tu papá no cuenta, tú sólo me tienes a mí", eso en todo caso lo decidirá otro adulto responsable (un juez, por ejemplo) .

3. Sí el padre ha muerto: "las palabras y las ideas de tu papá siguen vivas para nosotros, yo recuerdo las cosas que para él eran importantes como padre".

4. Cuando el padre es desconocido: "tú tienes padre, sino no hubieras podido nacer, pero él sólo participó en tu gestación" o según el caso "yo sabía que tu padre no iba a vivir con nosotros, pero yo elegí tenerte y criarte a pesar de eso". Lo que sí debe ser tomado como regla es que un niño no debe sentir jamás que es propiedad de su madre o de su padre, cuando es la madre la que desaparece de su vida. Nadie puede decirle "soy tu dueño, hago lo que quiero contigo".

LOS TÓXICOS
Ningún padre es perfecto. Siempre vamos a recibir una queja de nuestro hijo, marcando algún error que hayamos hecho. Hay padres que son excelentes y por algún motivo tienen un hijo problemático. Pero también hay padres que pueden llegar a ser “tóxicos” para sus hijos

Hay padres que sin querer, que consciente o inconscientemente hacen sentir mal a sus hijos. Les dicen frases hirientes constantemente, son muy críticos y hasta degradantes. En estas situaciones el hijo no sabe si debe ignorar los comentarios y evitar al padre, o tratar de cambiar la relación.  La relación entre hijos y padres “tóxicos” no es tratada prácticamente en los libros de texto de psiquiatría, pero existen.

Casi siempre intentamos mantener una relación, del tipo que sea, incluso aquellas que nos pueden hacer sentir mal. Pero debemos preguntarnos y evaluar ¿realmente es sano mantener una relación así? Muchas veces asumimos que los padres deben amar de manera incondicional a sus hijos, pero la realidad es que no siempre es así.

Hay padres “tóxicos” que, a veces, pueden ser muy afectuosos y por eso romper el vínculo es más difícil todavía. Sentimos que hay una esperanza de que cambie y que se arregle la relación. 

La doctora Judith Lewis Herman, experta en trauma y profesora de psiquiatría clínica de la Escuela de Medicina de Harvard, afirmó que: "A veces, le decimos al paciente: ‘Realmente, lo admiro por su lealtad hacia sus padres, incluso a expensas de no protegerse a sí mismo del daño’", dijo.Los médicos quieren que sea el paciente el que se dé cuenta de la relación perjudicial que están teniendo y que actúen. 

Un trauma infantil puede ser nocivo para el cerebro, y tener padres "tóxicos" puede ser dañino para el cerebro y para los sentimientos de un niño. Pero ese daño no necesariamente tiene que quedar escrito para siempre en la memoria. Los adultos tienen la habilidad de renovar sus cerebros y superar algunas experiencias.No  podemos borrarlas completamente, pero podemos intentar superar ciertas vivencias.

A veces, aunque suene fuerte, puede ser mejor alejarse de un padre "tóxico".

Puedes reconocer a una persona tóxica por distintos factores, los más comunes son que en forma continua habla de temas negativos, no halaga, no motiva, encuentra el punto negro a todo, no acepta en primera instancia una opinión o sugerencia, es hiriente, agresivo, inflexible y se exalta fácilmente si se le contradice y esto es, por supuesto, porque siempre tiene la razón. 

MADRES SOLTERAS Y PADRES SOLTEROS
Papá y mamá más que una figura encarnada por géneros determinados, son roles, formas de ejercer la crianza que se ejercen de formas diferentes y que, en ausencia de alguna de ellas debe ser cubierto por el progenitor presente quien se ve en la obligación de ocupar un doble papel.

Hablar de madres solteras, es un tema al que estamos acostumbrados y que claramente es un problema de índole cultural y social. Debido a las circunstancias sociales actuales es común encontrarnos con la visión en la que muchas mujeres deben desempeñarse también como padres. Hablamos de una dualidad de roles, donde son las madres quienes están involucradas en la íntegra formación, crianza y educación del hijo, asumiendo una tarea titánica, pero silenciosa obra. Cada día son más mujeres que son Mamá y Papá a la vez, y que se esfuerzan día a día por sacar a sus hijos adelante, pese a cualquier adversidad, por lo que este humilde espacio, les desea un muy feliz DÍA DEL PADRE. Son ustedes, el mejor ejemplo  y la mayor inspiración de fuerza, voluntad y amor. 

Todos conocemos casos así, pero tampoco debemos desconocer que existen cientos de hombres que asumen el rol de madre protectora y padre autoridad en la vida de sus hijos, por lo que ellos también merecen un reconocimiento sincero. Si bien las cifras revelan un predominio femenino como jefas de hogar en familias monoparentales,  no podemos desconocer la otra realidad. Padres que deben aprender a asumir un rol materno. No podemos desconocer a aquellos hombres que encarnan el papel femenino, y que  casi no son reconocidos,  por lo que muchas veces se dificulta desempeñar su función de manera correcta. Permisos para ir al médico, actos del colegio, hijos enfermos y ausencias laborales son mucho más aceptados en el mundo femenino. Los padres que están en la vereda del frente deben luchar constantemente por conciliar su rol familiar con las obligaciones laborales.


Dustin Huffman en “Kramer vs. Kramer”, 
un clásico de 1979 que habla sobre el tema.

Podemos concluir que en la crianza de los hij@s, lo ideal es que existan ambos personajes, siempre que existan condiciones idóneas para llevar a cabo esa tarea. La conformación de la psiquis del sujeto humano necesita de ambos para desarrollar al máximo sus aptitudes. Cientos de personas han entendido muy bien esta necesidad y por ello desarrollan sin mayores conflictos la doblegación de papeles, siendo padres-madres ejemplares.


FRASES:

* Padres buenos hay muchos; buenos padres, hay pocos. No es difícil ser un padre bueno; en cambio, no hay nada más difícil que ser un buen padre.

* Un buen padre vale por cien maestros.  (Jean Jaques Rosseau)

* El mejor legado de un padre a sus hijos es un poco de su tiempo cada día.

* ¡Cuán grande riqueza es, aun entre los pobres, el ser hijo de buen padre!. (Juan Luis Vives)

* Un papá es ante todo un hombre con corazón, que sabe señalar el horizonte con optimismo y confianza.

* Un padre es un hombre que espera que sus hijos sean tan buenos como él hubiera querido ser.

* Los niños comienzan por amar a los padres. Cuando ya han crecido, los juzgan, y, algunas veces, hasta los perdonan.

* Es hermoso que los padres lleguen a ser amigos de sus hijos, desvaneciéndoles todo temor, pero inspirándoles un gran respeto.(José Ingenieros)

* Cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por primera vez, el dedo de su padre, lo tiene atrapado para siempre.

* No me cabe concebir ninguna necesidad tan importante durante la infancia de una persona que la necesidad de sentirse protegido por un padre (Sigmund Freud). 

* A veces el hombre más pobre deja a sus hijos la herencia más rica (Ruth E. Renkel) 

* Tener hijos no lo convierte a uno en padre, del mismo modo en que tener un piano no lo vuelve pianista.

* El padre debe ser el amigo, el confidente, no el tirano de sus hijos.(Vicenzo Gioberti)

* Prudente padre es el que conoce a su hijo. (William Shakespeare)

* No hay palabra ni pincel que llegue a manifestar amor de padre. (Mateo Alemán)

* El hacer el padre por su hijo es hacer por sí mismo. (Miguel de Cervantes)

* No importa quién fue mi padre, lo que interesa es quién recuerdo que era. Anne Sexton 

* Realmente es bendecido el hombre que escucha muchas voces que lo llaman padre. (Lydia M. Child)

* Un buen padre tiene algo de madre. 

* El hombre puede poner en los negocios todo su espíritu, pero si quiere ser dichoso es preciso que todo su corazón esté en su hogar. (Samuel Smiles)

* La mejor herencia que un hombre puede dejar a sus hijos es una mente equilibrada y fortalecida, un carácter firme y a la par benévolo que aliente y enaltezca a cuantos con él se relacionen.

* El oficio de padres debe aprenderse. Amar a los hijos es más que un simple sentimiento; es una toma de conciencia sobre ciertas responsabilidades que conduzcan a la felicidad del ser amado. (L. Serrat) 

* Por severo que sea un padre juzgando a su hijo, nunca es tan severo como un hijo juzgando a su padre (Enrique Jardiel Poncela) 

* Un padre no es el que da la vida, eso sería demasiado fácil, un padre es el que da el amor (Denis Lord)

* El padre debe ser el amigo, el confidente, no el tirano de sus hijos (Vincenzo Gioberti) 

* El mejor legado de un padre a sus hijos es un poco de su tiempo cada día (Leon Battista Alberti )

* No es la carne y la sangre, sino el corazón, lo que nos hace padres e hijos (Friedrich Schiller) 

* Un hombre que no sabe ser un buen padre, no es un auténtico hombre (Mario Puzo) 

* La paternidad y los espejos son abominables porque multiplican el número de los hombres (Jorge Luis Borges) 


MADRES Y PADRES:

A través de este espacio, queremos felicitar a los papás responsables, amorosos y comprometidos con el bienestar de sus familias, especialmente con el cuidado y el desarrollo de sus hij@, a aquellos padres presentes y cuya prioridad es el amor y la atención hacia sus hij@s, sin importar las adversidades que aparezcan en el camino. De todo corazón, a esos padres, nuestras más sinceras felicitaciones y nuestro absoluto agradecimiento. 

Pero también, muy especialmente, felicitamos a aquellas mujeres que cumplen, además de sus funciones de madre, con el rol de padre. Nuestro mayor reconocimiento en esta fecha, por la entrega y dedicación que ponen día a día en la labor de criar a sus hij@s de manera integral. 


((()))

FUENTES:


No hay comentarios:

¡No te pierdas esta historia!

¡No te pierdas esta historia!
Paga por PayPal y en efectivo por OXXO

¿DIVORCIO A LA VISTA? ¡PREPÁRATE!

Nuestro perfil en Facebook

Nuestro perfil en Facebook
Noticias y Actualizaciones diariamente

Dale LIKE y ÚNETE

Dale LIKE y ÚNETE
Fan Page

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...
Con más artículos informativos

GUATEMALA: ¡DENUNCIA!

ARGENTINA

CHILE

URUGUAY

ESPAÑA

No lo maquilles!

Cristina Siekavizza (Reportaje sobre su desaparición)

Mindy Rodas: ejemplo brutal de violencia contra la mujer

TWITTER

Artículo en Mujeres Publimetro

Mi colaboración en Mujer Af

Google+ Badge