visita

MUJER SIN CADENAS es un blog de "Crisálida Perenne", que es una marca registrada de acuerdo a las leyes mexicanas.

México

México

MUJER SIN CADENAS: 2o. lugar Categoría Gráficos del Premio Mujer y Publicidad 2011

AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE

Página Web Crisálida Perenne

domingo, 16 de octubre de 2011

CASO: Ana


Ana

Ana Padilla falleció en la madrugada del 22 de diciembre de 2005, cuando su ex pareja, Bismarck Pérez presuntamente acudió a su domicilio y le asestó hasta 66 puñaladas con un cuchillo de cocina. La noche del crimen los niños, que han sido víctimas de malos tratos, se encontraban en la vivienda, situada en la Colonia de Santa Inés.

NOMBRE DE LA VÍCTIMA:

Ana padilla García

VICTIMARIO:

Bismarck Pérez

LUGAR DE LOS HECHOS:

Málaga, España

HECHOS:

Durante el Juicio, el  hijo de Ana Padilla manifestó que esa noche, la del 22 de diciembre, llegó a casa sobre las 21.00 horas con su hermano. Su madre aún no había salido del trabajo. Bismarck estaba en el piso, pese a que tenía una orden de alejamiento e incluso -aseguró el joven- había llegado a un acuerdo con su madre y su tía para no volver a la vivienda.

El testigo relató que su hermano y él se durmieron antes de que su madre llegara. Les despertaron los gritos: «A las dos, escuché, como siempre, que le estaba pegando. Mi madre estuvo 20 minutos defendiéndose [...] Sólo se la oía gritar y decir que no le hiciera nada, que estábamos nosotros en el cuarto».

El joven afirmó que, entonces, se levantó de la cama, fue a la cocina y cogió dos cuchillos de grandes dimensiones. Observó que faltaba el más grande, el que su madre solía usar para cocinar. «Sabía que estaba pasando algo más grave. Fui al cuarto y le dije que saliera o lo mataba». Luego, añadió: «Cuando abrí la puerta, vi que tenía el cuchillo en la mano con sangre y escuché a mi madre gritar [...] Ella estaba en el suelo y tenía una herida en el cuello». Declaró que Bismarck lo empujó, apartándolo de la habitación, y cerró los dos pestillos de la puerta.

El menor acudió a la casa de su tía, que vive muy cerca, con los dos cuchillos en la mano. «Llamaron al portero a las 2.20 horas», manifestó María Isabel Padilla, hermana de la fallecida. «Era mi sobrino. Me dijo: 'Tita, corre, mi padre ha metido a mi madre en el cuarto y ella tiene mucha sangre en el cuello».

Tardó cuatro o cinco minutos en llegar a la casa. María Isabel Padilla contó que golpeó la puerta de la habitación con un radiador. «Él me decía: 'Cuñada, abre tú la puerta, que está atrancada'». Él salió rápido y María Isabel se fue tras él. «Bismarck, qué has hecho», recuerda que le dijo.

La testigo declaró que, al entrar en el dormitorio, se quedó bloqueada. Halló a su hermana en medio de un charco de sangre y en una posición muy extraña, con el pelo sobre la cara. «Toda la habitación estaba muy revuelta. Mi hermana luchó por su vida mucho tiempo».

Los dos hijos de Ana -sólo el menor, de seis años, es hijo natural de Bismarck- y su hermana relataron episodios cotidianos de malos tratos que la víctima reflejó en dos denuncias. La primera, en 2003. «Él le metió la cabeza en la bañera porque ella le recriminó sus modos con los niños», contó María Isabel. La segunda, un par de semanas antes de su muerte, por amenazas.




SEGUIMIENTO:
Los peritos que comparecieron como testigos en el juicio relataron la agonía que había pasado la víctima, que tenía heridas en la cabeza, el tórax y los brazos, que utilizó para defenderse del ataque. Destacaron también la situación de indefensión de la mujer, que medía 1,50 metros de altura y pesaba 38 kilos, frente a la robustez de su asesino. La puñalada mortal, la que acabó con su vida, se hincó en el cuello y fue de las últimas.

En la vista, la representante de la acusación pública insistió en que este caso tiene una clara "perspectiva de género". En este sentido, explicó que la relación que la víctima mantenía con su ex marido estaba "basada en el miedo", mientras que el procesado, al que calificó de "maltratador", mostraba su carácter agresivo, incluso la amenazó de muerte.


La fiscal consideró que el acusado creó "una atmósfera de terror familiar" por los continuos maltratos a su mujer e hijos.

Por su parte, el encausado, de nacionalidad boliviana, aseguró en la vista estar "muy arrepentido" y pidió "de nuevo" perdón a la familia y a los menores por los hechos. Luego reconoció que ella opuso gran resistencia. «Nunca pensé hacerle eso. La quería mucho, era mi mujer», dijo.

Casi dos años después del terrible suceso, el círculo se cerró. Bismark Pérez fue condenado por la Sección Octava de la Audiencia Provincial a 27 años y medio de cárcel por el asesinato de Ana Padilla en su casa, ocurrido la madrugada del 22 de diciembre de 2005. El penado, que tenía prohibido acercarse a la mujer a menos de 500 metros, estaba en casa cuando ella llegó del trabajo y tras iniciar una discusión, le asestó hasta 66 puñaladas que acabaron con su vida. Los dos hijos de la víctima estaban en el domicilio.

Pérez fue condenado a 22 años y medio de cárcel por asesinato con el agravante de parentesco; a tres años de prisión por un delito de malos tratos habituales; a un año y tres meses por un delito de amenazas (fue reclamado por la acusación particular ejercida por la familia de la víctima); y a nueve meses de prisión por quebrantamiento de medida cautelar, ya que el procesado tenía una orden de alejamiento.

El fallo de la Audiencia malagueña también fija una indemnización total de 400.000 euros para los dos hijos de Ana Padilla (una de 225.000 euros y otra de 175.000).

La noche de autos, la víctima llegó a su casa sobre la una de la madrugada y hora y media más tarde estaba muerta. Su ex marido la esperaba y acabó con su vida a puñaladas. En noviembre de ese mismo año, Ana Padilla lo había denunciado por amenazas de muerte y el juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Málaga dictó el día 24 una orden de alejamiento. A mediados de diciembre, tras la celebración de un juicio rápido, Pérez fue condenado a un año de prisión.

No obstante, dos días antes de Navidad, Ana Padilla llegó de trabajar y vio que su ex marido estaba en casa con los dos niños. Entabló una discusión con ella y en un momento determinado se dirigió a la cocina, cogió un cuchillo de grandes dimensiones, se encerró de nuevo en la habitación con su ex mujer y le provocó hasta 66 heridas de arma blanca.

REPORTAJE  SOBRE EL CASO:









Fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

¡No te pierdas esta historia!

¡No te pierdas esta historia!
Paga por PayPal y en efectivo por OXXO

¿DIVORCIO A LA VISTA? ¡PREPÁRATE!

Nuestro perfil en Facebook

Nuestro perfil en Facebook
Noticias y Actualizaciones diariamente

Dale LIKE y ÚNETE

Dale LIKE y ÚNETE
Fan Page

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...
Con más artículos informativos

GUATEMALA: ¡DENUNCIA!

ARGENTINA

CHILE

URUGUAY

ESPAÑA

No lo maquilles!

Cristina Siekavizza (Reportaje sobre su desaparición)

Mindy Rodas: ejemplo brutal de violencia contra la mujer

TWITTER

Artículo en Mujeres Publimetro

Mi colaboración en Mujer Af

Google+ Badge