visita

MUJER SIN CADENAS es un blog de "Crisálida Perenne", que es una marca registrada de acuerdo a las leyes mexicanas.

México

México

MUJER SIN CADENAS: 2o. lugar Categoría Gráficos del Premio Mujer y Publicidad 2011

AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE

Página Web Crisálida Perenne

martes, 16 de agosto de 2011

¡ALARMANTE!: El siniestro rostro de un potencial feminicida


“El crimen pasional no existe; lo que existen son feminicidios que se escudan detrás de ‘sentimientos’ que tienen valor para la justicia sólo cuando son esgrimidos por un hombre”
...Francesca Gargallo
(Feminista y profesora de filosofía en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México)


RELATO DE UN CASO EN NICARAGUA
(Un ejemplo de lo que ocurre, de forma cotidiana,  en miles de hogares al rededor del mundo)

Eva María Morales siente el sabor salitre de las lágrimas que se abren paso a través de sus mejillas. Está en la esquina del solar de su casa en el municipio de San Andrés de Bocay (Nicaragua).

Levanta los ojos hacia el cielo soleado, como si la naturaleza hiciera caso omiso a las sombras que invaden su corazón. La mente de Eva retrocede muchos años atrás, a esa terrible noche en que su vida cambió para siempre.

Todo sucedió en la noche del primero de noviembre de 2003. Eva dormía plácidamente en su cama. De pronto escuchó los gritos de su esposo, Víctor Severo Gutiérrez, quien comenzó a llamarla a voz en cuello. Ella comenzó a temblar. Víctor se acercó a la cama y ella pudo sentir el olor a licor que lo impregnaba. Otra vez estaba borracho, y ella sabía lo que eso significaba.

Víctor observó su larga y abundante cabellera esparcida sobre la almohada, y sus manos ásperas y toscas se ciñeron a ella con crueldad. Eva cayó al piso por la fuerza descomunal de su agresor, quien la arrastró escaleras abajo gritándole insultos y palabras soeces.

Todo su cuerpo sufrió los golpes de la estampida colina abajo, hasta que llegó al piso inferior. El hombre que juró amarla y protegerla, comenzó a golpearla salvajemente. Eva oyó el sonido de un zipper que se abría y sintió que un chorro caliente le mojaba la cara. De pronto los golpes navegaron de su cara a su vientre, y mil puntapiés se estrellaron sobre ella.

Ella comenzó a gritar: ¡No por favor, no! Pero era demasiado tarde. Eva se sintió sobre un suelo pegajoso y húmedo, y vio como un líquido rojo se escurría por todas partes. Un dolor agudo le oprimió el vientre, y le desgarró las entrañas. Comenzó a gritar pidiendo ayuda y tratando de proteger su vientre de los golpes, mientras Víctor seguía dándole hasta que perdió la conciencia.

Despertó en el hospital, ante el rostro complaciente de una doctora que la miró con tristeza mientras Eva  llevaba las manos a su vientre. Trató de sentir al ser que gestaba dentro de sí, pero fue en vano; no hubo ningún movimiento. En ese instante lo supo... Su hija estaba muerta.

Eva tuvo que ser sometida a una cesárea de emergencia para sacar el cuerpo muerto de su segunda hija. Su primer embarazo también se había malogrado a las 15 semanas, producto de los golpes de su marido. Esta vez la historia se repetía, cobrando una segunda víctima.

Eva y su hija están entre las muchas mujeres y niñas, en todo el mundo, que sufren y mueren debido a la violencia de género.

“En 2010 recibimos un total de 33,718 casos, 2 mil 238 denuncias más que las del año pasado. Creemos que eso se debe a que las mujeres están más conscientes de que deben romper el círculo de la violencia. Del total de denuncias, un 42% fue provocado por abusos por parte de la pareja, correspondiente a 14,278 denuncias, y un 23% fue causado por una ex pareja, correspondiente a 7,841 denuncias. La mayoría de las mujeres asesinadas tenían entre 26 y 45 años”, señaló Mercedes Ampié, Jefa de la Comisaría de la Mujer en Nicaragua.



LACRA SOCIAL
En México uno de cada 4 hogares vive situaciones violentas y en muchos casos, las mujeres son asesinadas.

La violencia contra las mujeres se ha instalado en un espacio de preocupación social y política. Desentrañar sus causas y las dificultades para erradicarla, contenerla, reglamentarla y atenderla, en el marco de los derechos humanos de todas las personas, ha permitido reconocer que se trata de un asunto de interés de Estado.

En la actualidad se reconoce a la violencia contra las mujeres como un delito, como una de las lacras de la sociedad, que se funda en la desigualdad entre hombres y mujeres y que, apenas, comienza a ser reconocido como un crimen a las mujeres. Hoy existen agencias especializadas en delitos sexuales, fiscalías, centros o unidades de atención y prevención de la violencia de género y de la violencia familiar.


No obstante todavía se piensa que la violencia contra las mujeres es natural, que quien domina o manda “naturalmente” tiene derecho a corregir, a humillar, a disciplinar y puede, porque es autoridad, usar su fuerza para golpear, para herir con sus manos, con instrumentos punzo cortantes e incluso usar su cuerpo para lastimar. Se cree, que quien manda tiene derechos indiscutibles sobre quien está en posición subordinada. Esta creencia es consentida y justificada por la sociedad, las instituciones y el Estado. A esto se le conoce como redes de complicidad.

FEMINICIDIO
La violencia feminicida es un nuevo concepto que engloba a todas las formas de violencia contra las mujeres. Su definición y difusión es reciente. Se trata de un crimen de Estado, porque la vida y seguridad de las mujeres no está garantizada.

El concepto feminicidio fue utilizado por primera vez por Diana Russel y Hill Radford en un texto llamado Feminicide. The politic of woman killing ( Nueva York 1992). Russel y Radford lo consideraron como el crimen de odio contra las mujeres.

Su traducción textual al español fue: femicidio. Se reconoce como la culminación de una situación caracterizada por la violación reiterada y sistemática de los derechos humanos de las mujeres. Es el concepto abarcador y amplio de una situación social en que vivimos las mujeres, en aquéllas circunstancias donde esa situación está rodeada de violencia, física, psicológica, religiosa, laboral, económica o política.


Es decir, el feminicidio está conformado por el conjunto de hechos violentos misóginos contra las mujeres que implican la violación de sus derechos humanos, atentan contra su seguridad y ponen en riesgo su vida. Culmina en la muerte violenta de algunas mujeres. Hay infinidad de sobrevivientes. Se consuma porque las autoridades omisas, negligentes, o coludidas con agresores ejercen sobre las mujeres violencia institucional al obstaculizar su acceso a la justicia y con ello contribuyen a la impunidad.


El feminicidio conlleva la ruptura del estado de derecho ya que el Estado es incapaz de garantizar la vida de las mujeres, de actuar con legalidad y hacerla respetar, de procurar justicia, prevenir y erradicar la violencia que lo ocasiona. El feminicidio es un crimen de Estado.

La violencia contra las mujeres y la violencia feminicida, en particular, todavía no ha conseguido el lugar que merece en el pensamiento y en la acción, no está colocado debidamente en las preocupaciones nacionales. La negación de su existencia impide vislumbrar mecanismos para su prevención, atención y erradicación. Considerar que la violencia contra las mujeres es algo “natural” y justificable, hace que en la sociedad no existan suficientes motivaciones para reconocerla y enfrentarla.

Pero, ¿cuál es el perfil de un feminicida?. Antes de ver las "características" que varios estudios han recopilado en cuanto al perfil de un potencial feminicida y conocer algunas "señales de alerta", veamos algunas cifras alarmantes, aunque inexactas, debido a la informalidad e indolencia con que las autoridades mexicanas han manejado los feminicidios desde años atrás.

PANORAMA DEL FEMINICIDIO EN MÉXICO:
El criterio y los informes de distintas instancias gubernamentales y de organizaciones sociales, como de la Cámara de Diputados indican que en México el feminicidio existe y que algunas cifras muestran el problema a nivel nacional (son cifras aproximadas):


* En el año 2002 la violencia contra las mujeres originó 5 mil 200 muertes de mujeres, es decir 14 cada día. Según la entonces secretaria de Desarrollo Social, Josefina Vázquez Mota, una de cada tres muertes violentas de mujeres ocurrieron en el hogar y la mayoría de las agresiones permanecen impunes.

* En la Frontera Sur sólo entre enero y mayo de 2004 habían sido asesinadas 154 mujeres, según datos de la Fundación Colosio, según denunció ante la Secretaría de Gobernación de Beatriz Paredes Ángel (La Jornada 7 de octubre 2004).

* En Quintana Roo 94 mujeres fueron asesinadas en los entre 1999 y 2002 según informó el Grupo Plural de Mujeres y la senadora Leticia Burgos, mientras que las autoridades sólo hablan de 39, (cimac noticias, noviembre 2004)

* Un número de hasta 53 mujeres asesinadas en Guanajuato, reportó la red Milenio Feminista, según declaró la diputada Martha Lucía Micher Camarena en Diario de México el 26 de julio de 2004. La Procuraduría de Justicia del Estado reportó que hubo 2 asesinatos de mujeres en 2001; 18 en 2002; 21 en 2003; 7 hasta agosto de 2004. Dando un total de 48 homicidios de mujeres de 2001 a agosto de 2004. Los homicidios en 2001 fueron cometidos por los cónyuges. De los 18 homicidios de mujeres cometidos en 2002, nueve fueron cometidos por el cónyuge.


* La Procuraduría de Justicia del Estado de Michoacán señala que de 2002 a 2004 ocurrieron 30 homicidios de mujeres, uno en 2001, cinco en 2002, nueve en 2003, y 15 en 2004.  En el año de 2002 los homicidios fueron cometidos principalmente por el cónyuge.  En el año de 2003 se cometieron 9 homicidios. En 2004, ocurrieron 15 homicidios, en cuatro fueron los cónyuges y en los dos restantes fueron un conocido y un desconocido.

Como vemos, la información revela que, en la mayoría de los casos,  los posibles responsables tenían un vínculo con la víctima, eran esposos, ex maridos, novios o conocidos. Así mismo, gran número de estos crímenes, continúan en la impunidad hasta el día de hoy.

CASO: Ciudad Juárez, Chihuahua:
Estado emblemático y muy lastimado por el asesinato impune de miles de mujeres.

 
Hasta la fecha no existe un dato confiable, en cuanto al número y clasificación de los asesinatos en esta entidad. A pesar de la creación de instituciones para su investigación, seguimiento y resolución, se mantiene la sensación fundada que en Ciudad Juárez, hay impunidad.

A partir de 1994 los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez, Chihuahua, traspasaron la frontera. Muy ponto se iniciaron varios conteos realizados por organismos no gubernamentales e instancias dedicadas a los derechos humanos.

El grupo NHRC (de los Estados Unidos) apunta que 430 mujeres fueron asesinadas y 600 están desaparecidas en Ciudad Juárez, entre 1993 al 2005, cifras que rebasan la estadística oficial.

Justicia para Nuestras Hijas, una de las más de 10 organizaciones surgidas por la denuncia de homicidios en Ciudad Juárez, anota en su conteo 433 ocurridos en Juárez y el municipio de Chihuahua una cifra similar. Asesinatos y desapariciones de mujeres en Ciudad Juárez.

Nuestras Hijas de Regreso a Casa, señala que de 1993-2005, habrían ocurrido 430 asesinatos.

Por su parte la Fiscalía Especial para la Investigación de Homicidios de Mujeres en Ciudad Juárez, señala de enero 1993 al 30 de abril 2002, 279 y 44 desapariciones.

La Comisión Especial para dar Seguimiento al Avance de las Investigaciones en torno al caso de los Homicidios de Mujeres en Ciudad Juárez (Información de los Tribunales) registra 205 homicidios.

La Procuraduría General de Justicia del Estado de Chihuahua informó que entre 1993 y 2005, tuvo conocimiento de 364 homicidios.

Un informe de la Comisión Nacional de Derechos Humanos señala que de enero de 1993 a julio de 2003, tuvo conocimiento de 232 homicidios.

Amnistía Internacional informó de 370 casos de 1993 a 2003. La evidente desproporción de datos se debe, tal vez, a una situación de desinformación.

Estas cifras son sólo un ejemplo del abuso de uso de cifras y muestra cómo este es un punto focal de la difusión pública, sin profundizar en el conocimiento de las relaciones sociales y políticas en la zona.

En términos generales, de 2007 a la fecha se han cometido, al menos, 2 mil 15 “homicidios dolosos contra mujeres y niñas” en 18 entidades del país, señala el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio.



Estos breves ejemplos muestran cómo se interpretan los homicidios de mujeres;  puede verse enseguida cuál es el panorama a nivel nacional, a pesar de cuantificar cifras aproximadas.

CASO ALÍ CASTREJÓN CUEVAS (EN MÉXICO):

Solo por ilustrar con uno de tantos casos de asesinatos de mujeres que se cometen en el país, ante la atroz indiferencia de las autoridades.


Alí Castrejón Cuevas, joven feminista de 24 años estudiante de la FFyL de la UNAM fue asesinada brutalmente por su ex pareja Osvaldo Morgan el 20 de septiembre de 2009 al amanecer de la fiesta de cumpleaños de Alí. Morgan le asestó 26 puñaladas el dia después de que Alí cumpliera 24 años.

Dato importante: este feminicida confesó su delito.

A continuación publicaré una dolorosa carta que refleja la impotencia y ansias de justicia que Conrado Cuevas, padre de Alí, envió a varios medos de comunicación en Abril de este año, días despúes de que el juez de la 4ª Sala en Materia Penal del Distrito Federal emitiera el fallo que disminuye la pena privativa de libertad a Osvaldo Morgan Colón, responsable de haber cometido el delito de homicidio calificado en contra de Alí Cuevas:


Estimadas (os), compañeros y compañeras:

Soy el ING. Conrado Cuevas, de Panamá, internacionalista en Nicaragua y El salvador durante los años 80s, y padre de la estudiante mexicana-panameña ALI DESSIRÉ CUEVAS CASTREJÓN, asesinada en México DF en el 2009, por un individuo machista, cobarde y mentiroso, familiar de un exdiputado de esa hermana nación.

Les escribo para solicitarles su solidaridad en el caso de mi hija, una intelectual revolucionaria, feminista, quién fué víctima de la intolerancia que reina en la mente de ciertos hombres enfermos, y que en estos momentos en medio de la lucha de las mujeres de México por un mundo sin violencia, es bandera de igualdad y respeto a los derechos humanos. Un juez en primera instancia condenó al asesino (un ex-novio que mi hija había desechado por antecedentes violentos, meses atrás, y que preparó una fiesta para emboscarla y asesinarla) a 42 años y seis meses; pero que otro juez con argumentos machistas y sexistas irracionales, eliminó 7 años a su condena, en la primera de las apelaciones, ya que faltan otras.

Les solicito, junto a toda nuestra familia, que firmen la petición que les adjuntamos abajo de este e-mail, por favor léanla, firmenla digitalmente en el vínculo de i-petitions, anotando al lado de su firma el país de donde son, y enviándola a sus amigos y divulgándola por las distintas redes de apoyo sociales.

Pueden sumarse como fans en la página WEB de FACEBOOK de las hermanas feministas de mi hija en MÉXICO, QUE ENFRENTAN UNA DESCOMUNAL LUCHA CONTRA LA INTOLERANCIA Y LA DISCRIMINACIÓN, llamada ALISOMOSTODAS, donde podrán enterarse de los detalles de esta lucha desigual de los que no tenemos el poder ni el dinero, contra un sistema de cientos de años de desigualdad y de violación de los derechos humanos de la mitad de la poblacióon, las mujeres.

Disculpen si en algo les molesto, solo comprendan lo que es para un padre semejante situación de injusticia y dolor.

Agradezco su atención y solidaridad.

Luchemos contra la injusticia donde quiera que se manifieste

Un saludo afectuoso.
Ing. Conrado Cuevas
 

Ante la grave situación de violencia contra las mujeres que diariamente somos testigos de presenciar , gran parte de la sociedad y, principalmente  las autoridades, continúan analizando las formas de "resolver" el problema...¡¡ES URGENTE  TOMAR ACCIONES!!

A continuación se exhiben algunas de las características psicológicas y de comportamiento que presentan, de forma general, los agresores y potenciales feminicidas. Recordemos que cada caso es distinto, que no todo es una regla, pero son aspectos comunes que se han determinado en varios estudios con respecto a esos sujetos.

...No hay otro remedio:  ¡¡mantenerse siempre en estado de alerta!!.


PERFIL DEL POTENCIAL FEMINICIDA:
A la mujer se le ha enseñado una forma de "amar" muy diferente a la del hombre; es la que se entrega toda sin esperar nada a cambio, y confía en él ciegamente, pero existen algunos indicios que pueden alertar a la mujer sobre la presencia de un posible agresor.


* En la mayoría de los casos de mujeres asesinadas, los agresores tuvieron una relación de pareja con la víctima. El hogar es el sitio que ocupa el primer lugar donde se produce la violencia.

* El abusador o asesino de mujeres regularmente muestra alteraciones psicopatológicas, celos infundados, conductas controladoras extremas, dependencia emocional, depresión, tienen una historia de conductas violentas, bien con parejas anteriores o con otras personas, puede carecer de preparación académica (no es una regla)  y provenir de un hogar violento

* Los agresores se ubican, generalmente, entre los 26 y los 45 años.

* Según expertos en el tema, mucha gente piensa que los abusadores son personas del campo, pero los datos arrojados en varios estudios indican lo contrario. La mayoría son personas de la ciudad.

¿Cómo reconocer al agresor?
La probabilidad de un feminicidio es mayor cuando el agresor presenta un estilo de conducta violento o trastornos de personalidad graves, consumo de alcohol y drogas, cuando la víctima es vulnerable y cuando la interacción entre ambos está sujeta a un nivel alto de estrés por causa de una situación económica precaria, problemas de vivienda e hijos difíciles, entre otras situaciones.

Todos los casos son distintos y la edad de los agresores de mujeres puede ser variable, este tipo de conductas puede ser más comunes en una persona adulta de entre los 30 y los 40 años, que quizá ya han experimentado una relación de pareja, que han llevado una vida difícil, precaria, con nivel educativo bajo, baja autoestima y sobre todo que viene de un hogar en el que la violencia era constante, ya sea contra el mismo o contra la madre o hermanos.


Daniel Efraín Ruiz:
Consignado
como el primer feminicida en el D.F

La señal más evidente es la forma de control que el hombre intenta ejercer sobre la mujer en todos los ámbitos de su vida; desde su forma de vestir, de arreglarse y relacionarse con los demás. Nada se escapa de su supervisión y registro. Desde preguntas tan sutiles como: ¿quién te está llamando?, ¿por qué te saluda ese hombre?, ¿por qué te vistes así?, o ¿por qué te retrasaste 15 minutos en llegar?.


Son hombres que controlan el lugar donde están las mujeres, las horas de entrada y de salida de su trabajo, les revisan el teléfono y la cartera, y las llevan y recogen en todos lados con el pretexto de que quieren protegerlas. Además, quieren tener hijos lo más rápido posible para crear un vínculo que sea más difícil de romper en el futuro.
Por lo general, los agresores intentan alejar a la mujer de su familia y de sus amigos para que no tenga redes de apoyo que le permitan salir del círculo de la violencia.

Estos potenciales agresores hacen uso de la descalificación para mermar la autoestima de la víctima. Humillan y ofenden a la mujer. Le dicen que no sirven para nada, que son una carga económica, que nadie las va a querer como ellos, que no valen nada. Y poco a poco las víctimas se lo creen, hasta que sienten que no pueden vivir sin él.


Lo ideal es que la mujer se mantenga alerta y cuando se de cuenta de una  mínima señal, debe alejarse de inmediato del alcance de su agresor y denunciar los malos tratos y violencia que padece. Debemos obligar a las autoridades a  proteger nuestra integridad  y a velar por nuestros derechos fundamentales, principalmente, el de la vida.

Como ya  hemos mencionado,  todos los casos son distintos, sin embargo un agresor y potencial feminicida posee  dos probables caminos en su vida como abusador:

A) EL FEMINICIDIO O ASESINATO:

Los futuros homicidas empiezan a desarrollar ideas obsesivas de una visión catastrofista de su situación:
  • “Mi vida no tiene ningún sentido”
  • “Mi mujer es culpable de todo lo malo que me ocurre” (atribución de culpa a la mujer)
  • “Me mira con malos ojos y me desprecia”
  • “Quiere abandonarme”
  • “Me engaña con otro”
  • Pierde la esperanza (“haga lo que haga, todo va a ir de mal en peor”).
  • La situación puede llevarlo a cometer un homicidio, por odio hacia la sociedad y la mujer, aunque hay personas que pueden llegar a experimentar placer en el acto homicida que al final lo satisface.
B) EL SUICIDIO:

Los asesinos de mujeres pueden también experimentar intencionalidad suicida y concretarla en algunos casos.

El suicidio se da por temor a las repercusiones negativas de la conducta realizada. Se trata en estos casos de un suicidio evitativo, cuyo objetivo es evitar las consecuencias posteriores del homicidio como el rechazo social y castigo penal.

Cuando se detectan estas señales de alerta debe buscarse la atención y seguimiento médico y aunque son procedimientos que no se resuelven tan fácilmente pueden llevar un procedimiento de mediano o largo alcance satisfactorio, tendientes a elevar su autoestima, estimular su amor propio y hacia los demás y cortar los lazos traumáticos, de alguna manera lo que se busca es reestructurar y componer toda su existencia para darle un estilo de vida diferente.

PERFIL DE LA VÍCTIMA:

La víctima es una mujer sumisa y dependiente. Las mujeres que llegan a poner la denuncia a las agencias especializadas de la mujer, muestran que  son personas dependientes económica y sicológicamente, con autoestima baja. Lloran con facilidad y tienen poca confianza en sus capacidades y decisiones.


Una mujer independiente de su esposo, monetariamente, no tiene por qué soportar golpes ni humillaciones. Es por eso que entre la ayuda que se les debe destinar está la inclusión en programas que las conviertan en mujeres autosuficientes; reinsertarlas en el sistema educativo, en actividades laborales y técnicas, y en cooperativas de mujeres empoderadas que han sufrido lo mismo que ellas.

LEYES QUE CASTIGUEN
Las leyes necesitan tipificar el feminicidio, mejorar las medidas preventivas y de protección hacia la mujer, la atención sicológica a los hombres, garantizar la seguridad de los hijos, fortalecer los refugios y los albergues, incluir la violencia de género dentro del curriculum educativo, para que los niños aprenden a identificarla y la corrijan, e impulsar campañas de sensibilización.

Mientras los gobiernos se deciden a actuar, muchas mujeres siguen dentro del círculo de la violencia, sin ser capaces de romper el silencio. Hasta que el gobierno y las instituciones no tomen las medidas necesarias para que se vean como personas valiosas e integrales, seguirán bajo la sombra siniestra de sus verdugos.




MUJER:

Recuerda que:

  • Toda mujer tiene derecho a una vida libre de violencia, tanto en el ámbito público como en el privado.
  • Toda mujer tiene derecho al reconocimiento, goce, ejercicio y protección de todos los derechos humanos y de las libertades consagradas por las leyes y acuerdos regionales, nacionales e internacionales sobre derechos humanos.
  • El feminicidio está conformado por el conjunto de hechos violentos misóginos contra las mujeres que implican la violación de sus derechos humanos, atentan contra su seguridad y ponen en riesgo su vida. Culmina con la muerte violenta.
  • La señal más evidente de un potencial feminicida es un control total que el hombre intenta ejercer sobre la mujer en todos los ámbitos de su vida; desde su forma de vestir, de arreglarse, hasta relacionarse con los demás
  • La descalificación y el maltrato sicológico, son las armas más comunes que mantienen a la mujer dentro del círculo de la violencia
  • Mantente alerta ante cualquier signo de amenaza, control, malos tratos o violencia
  • NO PERMITAS ni justifiques ningún tipo de violencia
  • ROMPE  el círculo de violencia
  • La violencia se incrementa...podría culminar con  fatales e irremediables consecuencias para tí.
  • DENUNCIA, solo así podremos ejercer nuestro derecho a la protección y seguridad...debemos exigir a las autoridades a que realicen su trabajo. Sus obligaciones están contempladas en leyes y tratados nacionales e internacionales.

1 comentario:

  1. Mientras los gobiernos se deciden a actuar, muchas mujeres siguen dentro del círculo de la violencia, sin ser capaces de romper el silencio. Hasta que el gobierno y las instituciones no tomen las medidas necesarias para que se vean como personas valiosas e integrales, seguirán bajo la sombra siniestra de sus verdugos.
    Tienes toda la razón, no se ve claro el panorama en cuanto a justicia para la mujer se refiere. No es necesario irnos más lejos, pues ya de por si en nuestro amado país sufrimos como mujeres la injusticia no solo de nuestras autoridades, que ya de por si es alarmante y lamentable, sino de las mismas familias de las víctimas en muchos casos y de la sociedad. Excelente cantidad de ejemplos e información que contiene este artículo Me parece soberbio tu trabajo como siempre.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

¡No te pierdas esta historia!

¡No te pierdas esta historia!
Paga por PayPal y en efectivo por OXXO

¿DIVORCIO A LA VISTA? ¡PREPÁRATE!

Nuestro perfil en Facebook

Nuestro perfil en Facebook
Noticias y Actualizaciones diariamente

Dale LIKE y ÚNETE

Dale LIKE y ÚNETE
Fan Page

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...
Con más artículos informativos

GUATEMALA: ¡DENUNCIA!

ARGENTINA

CHILE

URUGUAY

ESPAÑA

No lo maquilles!

Cristina Siekavizza (Reportaje sobre su desaparición)

Mindy Rodas: ejemplo brutal de violencia contra la mujer

TWITTER

Artículo en Mujeres Publimetro

Mi colaboración en Mujer Af

Google+ Badge