visita

MUJER SIN CADENAS es un blog de "Crisálida Perenne", que es una marca registrada de acuerdo a las leyes mexicanas.

México

México

MUJER SIN CADENAS: 2o. lugar Categoría Gráficos del Premio Mujer y Publicidad 2011

AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE

Página Web Crisálida Perenne

lunes, 12 de agosto de 2013

MUJER Y DINERO: Una Maltratadora De Dinero En Rehabilitación




Hola, la semana pasada repasamos algunas de las conductas que presentan las mujeres que tienen una tormentosa relación disfuncional con el dinero. 

Después de leer los síntomas, ¿Cómo te viste a ti misma? ¿Cómo te llevas con tu dinero? ¿Fuiste más cuidadosa con él esta semana?

Aunque la lista que compartí contigo no es exhaustiva, si es suficiente para que detectes ciertos patrones tuyos que te impiden no sólo crear una situación financiera sana, independientemente de que vivas en pareja o no, de que tengas ingresos altos o no, sino que te impiden establecer relaciones sanas y equitativas con quienes, por cultura, son poseedores del dinero. Se trata de cuidar de ti misma, no lo olvides; se trata de actuar con amor y protección hacia ti misma.

Para lograr una buena relación con tu dinero, primeramente debes revisar tus creencias y paradigmas que vienen de tu familia y tu educación. En los primeros años de tu vida has recibido mensajes con respecto al dinero que has dado por sentados; paradigmas que determinan tus pensamientos, pensamientos que condicionan tu comportamiento y esto produce ciertos efectos. Aquí te muestro algunos ejemplos de creencias que no producen muy buenos resultados cuando se trata de crear riqueza material:

1. Por ser mujer, nunca podrás tener mucho dinero sin la ayuda de un hombre: tu padre, tu pareja, tus hijos. 

2. No te valoras lo suficiente (“no merezco tener dinero”, por supuesto es un mensaje subconsciente. Tú sólo ves los resultados: nunca tienes dinero suficiente, lo pierdes, te roban, lo donas, cobras menos que tus colegas por tus servicios, etc.)

3. Lealtades ocultas (mis seres queridos se resentirán: si nadie en mi familia ha tenido mucho dinero, quién soy yo para tenerlo).

4. Miedo a perder a tu pareja o a no poder atraer a una por tener más que él.

5. Sentimientos de culpa o vergüenza por tener más que otros.


6. La imagen de una mujer financieramente independiente está muy lejos de la imagen de mujer que aprendiste desde pequeña.

7. Ese fantasma cultural que asocia a las mujeres adineradas con la prostitución y con la maldad (echa un vistazo a las imágenes de google si sólo escribes en el buscador “mujeres y dinero”; te sorprenderán las fantasías que forman parte del imaginario patriarcal cuando nos asocia con el dinero y, adivina qué: nosotras también hemos hecho nuestra esa creencia porque estamos inmersas en este mundo patriarcal).

8. Creencias religiosas que asocian la riqueza con la maldad y la tragedia. Los ricos son malos y los pobres son buenos; las mujeres buenas, madres sumisas y abnegadas no son ricas ni lucen sofisticadas: sólo las mujeres malas buscan la riqueza.

Si deseas romper estos paradigmas debes trabajar en ellos para empezar a ver de forma diferente lo aprendido para crear paradigmas nuevos basados en conocimientos financieros, no en creencias y mitos cultuales que, tal vez, no te han dado muy buenos resultados hasta ahora. 

¿Qué harán las personas que tienen finanzas personales sanas? ¿Qué pensarán? ¿Cuáles serán sus creencias? ¿Qué información tendrán que quizá tú desconozcas? 

Me puse a investigar en varios lugares y, en general, las personas – mujeres y hombres – que manejan bien su dinero y, por consiguiente, tienen unas finanzas sanas tienen las siguientes características (toma nota):

Se pagan a sí mismos primero (de eso ya hablamos antes). Es decir, ahorran, de ser posible, el 10% de su salario – sin excusa ni pretexto ¿eh? Nada de que no me alcanza para ahorrar - y cuando tienen una cantidad que les permite entrar a un programa de inversiones, lo hacen.

Se educan financieramente. Hoy, a través de Internet, es fácil encontrar sitios que comparten información gratuita; más adelante, cuando cuentes con algún excedente, es conveniente que inviertas en tu educación financiera pues los mayores errores en este rubro se cometen por ignorancia.Aprende, lee libros, compra cursos sobre educación financiera, te aseguro que todo lo que aprendas te acercará a más oportunidades que te ayudarán a lograr la libertad financiera.

Son expert@s en el manejo de sus emociones cuando de manejar el dinero se trata. Tienes que aprender a estar en contacto con tus emociones pues si tomas decisiones financieras cuando experimentas las emociones menos adecuadas – ira, mucha alegría, tristeza – los resultados pueden ser desastrosos. Es importante tomar decisiones financieras cuando estás más serena.

Son especialistas en planeación. Haz un presupuesto, ten siempre presente cuáles son tus gastos y tus ingresos, de esta forma podrás hacer una planeación financiera, pero sobre todo podrás entender el estado actual de tus finanzas personales lo que te ayudará a tomar decisiones más acertadas sobre cómo manejar tu dinero.

Llevan un Diario de gastos. Ten un diario de gastos, es decir un control de todos, leíste bien, todos los gastos que haces cada día, haz este ejercicio por lo menos un mes completo y verifica cuáles pueden ser las fugas pequeñas de dinero (se te va a caer la mandíbula cuando te des cuenta en qué se te fuga el dinero gota a gota… “¡Ay!, pero si sólo es un cafecito de la tienda de conveniencia en las mañanas”… ¿sí?, súmale después de un mes… ¡y en 6 meses!).

Van al súper con lista en mano. Haz tu lista del súper y sujétate a ella, “pero es que esa blusa está monísima y, además está de oferta”… ¡apártate cuanto antes!

Hacen una hoja de balance mensual. Haz la tuya, por lo menos, durante seis meses y así aprenderás a conocer tus patrones de consumo. “¿Y eso para qué me servirá?”, te preguntarás, pues para detectar qué rubros puedes eliminar o, al menos disminuir. Conocerás qué compras por necesidad y qué por impulso y, sobre todo, cuáles son las circunstancias te llevan a comprar por impulso (¿enojo?, ¿miedo?, ¿sensación de vacío?, ¿para compensar algún fracaso?, ¿cada vez que celebras algún logro?). Al principio cuesta trabajo disciplinarse pero las recompensas valen la pena. 

Son hábiles en el manejo de las tarjetas de crédito. La usan inteligentemente y suelen pagar el total de sus deudas. Procura hacer tus gastos en efectivo y guardar tu tarjeta de crédito para verdaderas necesidades (sí, ya sé que al principio es muy difícil pero, como en todo, es cuestión de acostumbrarse). Verás qué rápido reduces tus deudas. Si decides usarla, paga el total de la deuda. 

Por ahora, te invito a que sólo sigas estos pasos de manejo del dinero y verás agradables cambios en tu relación con él y, en consecuencia, con las demás personas. Al ser dueña de tus recursos, te mostrarás, también, más segura, más asertiva y empoderada.

Un abrazo,
Mercedes


((()))

¡No te pierdas esta historia!

¡No te pierdas esta historia!
Paga por PayPal y en efectivo por OXXO

¿DIVORCIO A LA VISTA? ¡PREPÁRATE!

Nuestro perfil en Facebook

Nuestro perfil en Facebook
Noticias y Actualizaciones diariamente

Dale LIKE y ÚNETE

Dale LIKE y ÚNETE
Fan Page

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...
Con más artículos informativos

GUATEMALA: ¡DENUNCIA!

ARGENTINA

CHILE

URUGUAY

ESPAÑA

No lo maquilles!

Cristina Siekavizza (Reportaje sobre su desaparición)

Mindy Rodas: ejemplo brutal de violencia contra la mujer

TWITTER

Artículo en Mujeres Publimetro

Mi colaboración en Mujer Af

Google+ Badge