visita

MUJER SIN CADENAS es un blog de "Crisálida Perenne", que es una marca registrada de acuerdo a las leyes mexicanas.

México

México

MUJER SIN CADENAS: 2o. lugar Categoría Gráficos del Premio Mujer y Publicidad 2011

AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE

Página Web Crisálida Perenne

sábado, 12 de marzo de 2011

Celos: ¿Señales de amor o de inseguridad?



"El que es celoso, no es nunca celoso por lo que ve; con lo que se imagina basta".
 ...Jacinto Benavente.

 Otelo, general del ejército de la república de Venecia, y Desdémona, hija del senador Brabancio, se enamoran y se casan en secreto. Yago, uno de los alféreces del moro, movido por el odio que siente hacia él, trata de provocar los celos de Otelo haciéndole creer que su esposa le es infiel con Casio, su más leal teniente.

 Víctima de sus terribles celos, Otelo acaba dando muerte a Desdémona y después, al descubrir que todo ha sido un engaño del malvado Yago, se suicida.

 Cuando Otelo confesó, al creerse burlado de su amada Desdémona, “Nueve años seguidos quisiera estarla matando”, había que creerle, pues los celos son una alarma de cuidado que no discrimina sexo, edad, ni nacionalidad.

"Los celos no son más que una inquieta tiranía aplicada a los asuntos del amor".
 ...Marcel Proust

Los celos son tan antiguos como el ser humano y han sembrado nuestra historia de hechos muchas veces dolorosos. Se dan tanto en hombre como en mujeres. La inseguridad en uno mismo, el afán de posesión y la desconfianza pueden ocasionar grandes tragedias.

¡¡Qué les puedo decir sobre este tema!!...Los celos, ¿qué mujer no los ha sentido en carne propia, dejando salir a flote la muestra de una asquerosa y deprimente inseguridad?..Sí, lo reconozco abiertamente, en mis años universitarios, pude sentirlos durante  una relación.


Sin embargo, el otro lado de la moneda es igual de terrible, ¿qué mujer no los ha padecido como víctima de un hombre manipulador  y celoso, el cual  demuestra, a través de ellos, la gran  debilidad,  inseguridad, su capacidad de control y hasta la violencia que puede ser capaz de desatar por cosas que se imagina?...Lamentablemente, también he conocido ese papel... ¡¡y ha sido aterrador!!.

El deseo de posesión del otro o la necesidad de acaparar toda su atención y no conseguirlo, produce un sentimiento que conocemos como celos. Cuando estamos celosos nos podemos sentir frustrados, no queridos y rechazados,  generando así una serie de sentimientos negativos hacia el causante de ese sentimiento y hacia nosotros mismos.

Pueden surgir debido a una infancia en la que la autoestima no fue cultivada. Un individuo que crece con una auto imagen débil, que no se considera merecedor de amor, verá un rival en cualquier tercero que se acerque a su relación. El celoso, en el fondo, se considera malo, inapropiado, feo, torpe o inútil. De ahí el miedo a ser cambiado por otra persona. En resumen, los celosos son tan inseguros que creen que cualquiera es mejor que ellos.

 Los celos también son una manera de control que se pone en marcha ante el miedo a perder una figura de apego que brinda seguridad psicológica o emocional, de dependencia y a la que le damos un sentido de que nos pertenece.

Pero no todos los celos son inofensivos, según datos estadísticos, en el mundo diariamente hay casos de agresión por celos, y por celos se cometen atroces crímenes y asesinatos que no dejan de incrementarse...Son causantes de violencia.



Más que amar al otro, el celoso quiere poseerlo, considerando que el deseo de poseer puede ser ejercido de muchas y diferentes formas. De acuerdo con las creencias de cada uno, la práctica y la expresión del celo ocurrirán de distintas maneras. El celoso  intentará garantizar que no lo es, dando otros nombres a lo que está sintiendo, tales como cuidado, respeto, educación, atención, amor o preocupación por su pareja.

¿Consideras que eres celoso (a) o que tu pareja lo es al grado de no dejarte vivir en paz?...Te invito a resolver el TEST DE CELOS para que lo averigües, de preferencia cuando termines de leer la siguiente información.

Los celos pueden clasificarse en dos tipos:

  • Según la intensidad:
Infundados y Justificados

  • Según la causa:
Normales y Patológicos

Celos Infundados:

"Los celos son una mezcla explosiva de amor, odio, avaricia y orgullo".
... Jean Baptiste Alphonse Karr.

El miedo a la traición, a una infidelidad, al abandono, nos hace aflorar nuestro ‘yo’ más animal. No tenemos motivos, pero creemos "amar tanto a ese hombre" que pensamos que en cualquier momento podrá cambiarnos por alguien, que tal vez, ni existe; o tal vez a tu pareja le moleste que te guste algún artista o cantante (como si un "amor platónico" fuera capaz de hacerse realidad)...¡¡totalmente infundados!! Surgen de nuestra imaginación. Pero si no somos capaces de controlar esta situación, si no aprendemos a relajarnos y a disfrutar de la vida con nuestra pareja y nos dejamos llevar por la obsesión, probablemente acabaremos por ahogar y destruir esa relación.

Celos Justificados:

"Ligerezas como el aire son para el celoso fuertes confirmaciones,
como un testimonio de las Sagradas Escrituras".
...William Shakespeare.

Aunque también está la otra cara de la moneda, la de los celos  justificados por una infidelidad o por la actitud de los seductores enamoradizos. No hay pareja más explosiva, ni coctel más peligroso que juntar un traumado con el abandono y un abandonador. La combinación establece una dinámica de agotamiento que no se detendrá.

Si compruebas que tus celos son justificados por una infidelidad de tu pareja, recuerda que tú vales mucho. ...Quien se deja poner "los cuernos" una y otra vez, está igual de enfermo que el celoso patológico.

Celos Normales:

"Los celos se nutren de dudas y la verdad los deshace o los colma".
 ...François de la Rochefoucauld.
Los celos son normales cuando actúan como generadores de energía vital en la pareja y no desestabilizan a ninguno de los implicados. Incluso, es muy común que se interpreten los celos como expresión de la importancia que tiene un individuo para la otra persona.

También son normales los celos cuando, por ejemplo el hombre,  da motivos suficientes para poner en alerta a su pareja. En ese caso, de  nada sirve la autoconfianza ni el desapego, lo mejor es ser honesto y poner la cosas en claro. Hay parejas muy provocadoras, con una necesidad de aprobación a través de la seducción que puede llevar a una persona normal a la locura de los celos.

Quien se ama merece que le sean fiel y puede exigir este derecho antes que crear estrategias de persecución y vigilancia.  No te autodenigres.

Celos Patológicos (Celotipia): 

"Ser celoso es el colmo del egoísmo, es el amor propio en defecto,
es la irritación de una falsa vanidad."
 ...Honoré de Balzac.
Los celos son patológicos cuando el sentimiento de infidelidad y abandono adquiere certeza interna, cuando uno se lo cree como verdad revelada y sabe que algo pasó. No es un sexto sentido ni una corazonada, es una fuerza interna enfermiza que grita desde la desconfianza y busca desesperadamente razones que comprueben el engaño.

En la celotipia ya no hay fuerza interior que detenga las oleadas de dolor y rabia que surgen desde las viejas cicatrices del amor. La persona es poseída por un personaje de ojos vidriosos, con sudoración y respiración agitada, que interroga y repasa los movimientos de la pareja, como un torturador profesional, hasta lograr confesiones falsas por agotamiento o miedo.

El celoso patológico es obcecado. Está enfermo. Lo que hace no está justificado. Se convierte en un verdadero verdugo para la víctima de sus celos.

La celotipia es difícil de detectar por los comportamientos inestables que tienen los celosos:

Son detallistas, solidarios y sobre todo dependientes, esto hace que muchas mujeres los sufran pero que no estén dispuestas a dejarlos. Los celosos son muy inteligentes y saben identificar la tolerancia de su pareja.

A cambio de amor, lo que vincula a los celosos es el control exagerado, expresado a través del miedo, la angustia y la rabia. La persona, vícitma de un celoso, queda convertida en un objeto indispensable para su vida, en una posesión, una extensión de su propio mundo y hasta en un órgano vital. Es como si imaginaran, que uno de sus pulmones  quiere ir con alguien más… ¡¡es una verdadera tragedia para el celoso patológico!!.

"La rabia de los celos es tan fuerte que fuerza a hacer cualquier desatino".
 ...Miguel de Cervantes Saavedra

Los celos en extremos siempre constituyen una emoción desagradable, desgastante y devastadora para el que los padece. Se incorporan sentimientos de tristeza y ansiedad.  Pueden implicar algún tipo de  violencia que está asociada a pensamientos intrusivos persistentes y a veces obsesivos de infidelidad, engaño y traición por parte de la persona amada. Es una manera muy efectiva de hacerse daño con la persona que uno ama y también es una clara señal de alarma de que la pareja está enferma y necesita ayuda.


Por todo esto, el celoso enfermo siente y piensa que hay una amenaza constante a cada momento. Este temor de perder a su pareja provoca pensamientos que pueden desencadenar emociones negativas y particularmente obsesivas, que llevan a indignaciones tales como:
  • Espiar a la pareja
  • esculcar sus pertenencias
  • reciclar la basura
  • hackear los correos electrónicos 
  • revisar los celulares a hurtadillas
  • persecución de la víctima
  • agredirla
  • prohibirle cosas o actitudes
  • reclamar su forma de vestir o sus amistades
  • criticar sus horarios
Sí, es vergonzoso, pero cuando los celos se apoderan de alguien, toda la razón se desvanece. Lo que impera es su desesperación excesiva por convertir  cualquier situación en una gran posibilidad de perder aquello que se ama.

Los celos patológicos no se basan en hechos reales, si no en la forma como el celoso interpreta tales hechos. El celoso parece estar constantemente en alerta, listo para obtener, al fin, la prueba de que sus sospechas estaban ciertas. Es un buen ejemplo para el dicho que dice: "El que busca, encuentra".

Él está siempre buscando algo que lo avale, que le de la sensación , aunque sea la más temida y dolorosa, de que realmente estaba en lo cierto. Cuando de la nada allí está él... protestando, peleando, discutiendo y "muriéndose"  por dentro por causa de sus fantasías alucinantes, de sus pensamientos devoradores y de sus locas seguridades, muchas veces infundadas...¡Ten cuidado, puede ser peligroso!!!

El ciclo de los celos

"Los celos cuando son furiosos, producen más crímenes que el interés y la ambición".
 ...Voltaire
Reposo
No hay sensación de desconfianza. Tras un ataque de celos, en vez de una persona paranoica encontramos la ecuanimidad y una profunda auto determinación de curarse. Le ruega a la pareja que le ayude, promete ir a terapia. Todo parece normal hasta que el interruptor se dispara.
El interruptor
Ya sea por estímulos internos o externos, la pólvora hace explosión. Como si se tratara de alimentar un animal dañino, hay una verdadera transformación en la conducta y el celoso vuelve y cae en su necesidad de lamerse las heridas y masticar el pasado. Busca señales externas de comportamiento de su pareja que permitan revivir las heridas infantiles y poder alimentarlas haciéndose daño y dañando a la inocente pareja.

Cualquier recuerdo será suficiente para montar la película más rebuscada, tomar cualquier indicio como certeza para validar su tragedia. y cumplir su fantasía catastrófica de que lo están abandonando. Puede haber jurado no volverlo a hacer, pero ya no puede parar.
La crisis
Todo empieza con una frase simple: "Si no va a ser mía, no va a ser de nadie". El celoso pierde toda compostura, no respeta días, ni lugares, ni familia ni amigos, tiene tanto nivel de angustia que necesita descargar toda la tensión acumulada y dar rienda suelta a su reclamo de sentirse abandonado o de falta de amor.

Es un reclamo infantil, es un lamento disfrazado de orgullo, es un hombre adulto llorando y pataleteando como un niño, gritando, mendigando, reclamando el amor incondicional, el amor cierto, el amor que nunca recibió, sin ver siquiera a su pareja, sin ver su entorno, sus hijos. Lo único que ve es su pasado, su dolor y su inmensa soledad. El celoso podrá tenerlo todo, pero es pobre porque no se tendrá a sí mismo y porque el mundo se le volverá una amenaza, en una cárcel para su pareja asustada y secuestrada.
El arrepentimiento
Después de su ira descargada (normalmente a través de la violencia emocional y/o física), llora de dolor o desilusión, se percata de su agresividad e inventa mil disculpas, es capaz de humillarse, de hablar con el tercero que se acercó, o al que uso para su explosión, todo con tal de no perder su "objeto de adicción" (su pareja) Por un tiempo deja bolsillos, carteras y celulares quietos, pero unas semanas más tarde volverá a lo mismo...a sus preguntas, a sus prohibiciones... y los celos se repiten en un ciclo que no tiene fin.


¿Qué hacer?

Si tú eres el celoso: 
  • Haz todo lo que puedas para controlar las emociones negativas que te invaden, de ser necesario busca ayuda profesional.
  • Fortalece tu autoestima, depende de tí, no de tu pareja ni de su amor.
  • Identifica la aparición de los celos por los cambios de respiración, por la híper vigilancia y la sudoración, y contesta: ¿de qué me doy cuenta?
  • No te quedes pasivo frente a tu neurosis. Debes enfrentarlo y medir las consecuencias de las rutinas que estás por seguir, pon límites; medita, concéntrate, haz acopio de tus valores y certezas y con ayuda de la respiración, atraviesa la oleada provocadora, aprende a frenar el evento sin dejarte arrastrar por tu sombra.
  • Asume que la libertad es un derecho de cualquier individuo.
  • Respeta el espacio privado de tu pareja.
  • Evita las escenitas de "ya no me quieres como antes".
  • Conversa con tu pareja, no la interrogues...hay una gran diferencia.
  • Trabaja en equipo, si eres un celoso obsesivo, es una enfermedad y necesitas  confrontarlo. Si no puedes llegar a confiar, al menos puedes tratar de  dejar de desconfiar.
  • Cuida a la persona que amas, así aprenderás a cuidarte a tí mismo por reflejo. Después, protege de tu locura a los demás, incluídos tus hijos.
  • Los celosos pueden elegir reconocer que son parejas muy complicadas, cambiantes, de difícil satisfacción. Pueden responsabilizarse a través de tratamientos terapéuticos. Puedes evitar consecuencias destructivas y hasta fatales.
Si padeces a un celoso:
  • Pregúntate cuál es el concepto de pareja que deseas, qué tanto es amor, dependencia o sumisión lo que  padeces.
  • Recuerda que el amor no puede con todo y menos con esta patología, lo que necesita tu pareja es ayuda profesional no un codependiente que le valide la enfermedad.
  • Hazle saber sus límites y exige cambios. No te conformes con promesas, ni postergaciones.
  • Si te valoras, no negocies con el respeto por tu vida ni con el de tu dignidad ni el de tu individualidad.
  • No olvides que uno no se siente amado si no es digno de confianza.
  • Pon una balanza entre lo que sufres a diario y el bienestar de tu relación...no cargues con esa cruz.
  • Si es necesario...¡¡ALÉJATE DE ÉL CUANTO ANTES!! 
No  desperdicies tu energía ni te martirices. Los celos  no deben ser enfermizos...Si confirmas por casualidad que tus celos son justificados, entonces el tipo no vale la pena....Pero si tú eres la víctima de un enfermo de celos...¡¡no esperes más, huye de su lado, podría ser peligroso!!


RECUERDA:
Resuelve el TEST DE CELOS,  para que conozcas el grado en que los posees, si eres tú la que los sufres en carne propia, o bien, el de tu pareja. Puedes prevenir la patología, si los descubres a tiempo. 

"Se sufre de dos clases de celos: los del amor y los del amor propio".
 ...Fiodor Dostoievski

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

¡No te pierdas esta historia!

¡No te pierdas esta historia!
Paga por PayPal y en efectivo por OXXO

¿DIVORCIO A LA VISTA? ¡PREPÁRATE!

Nuestro perfil en Facebook

Nuestro perfil en Facebook
Noticias y Actualizaciones diariamente

Dale LIKE y ÚNETE

Dale LIKE y ÚNETE
Fan Page

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...
Con más artículos informativos

GUATEMALA: ¡DENUNCIA!

ARGENTINA

CHILE

URUGUAY

ESPAÑA

No lo maquilles!

Cristina Siekavizza (Reportaje sobre su desaparición)

Mindy Rodas: ejemplo brutal de violencia contra la mujer

TWITTER

Artículo en Mujeres Publimetro

Mi colaboración en Mujer Af

Google+ Badge