visita

MUJER SIN CADENAS es un blog de "Crisálida Perenne", que es una marca registrada de acuerdo a las leyes mexicanas.

México

México

MUJER SIN CADENAS: 2o. lugar Categoría Gráficos del Premio Mujer y Publicidad 2011

AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE

Página Web Crisálida Perenne

lunes, 12 de mayo de 2014

MUJER Y DINERO: Día de las Madres, Patriarcado y Capitalismo



El sábado fue Día de las Madres en México. Me atrevo a decir que, al menos en este país, no hay día – ni siquiera el 12 de diciembre – tan cargado ideológicamente pues, mientras el Día de la Virgen de Guadalupe celebra a un ser que, por unanimidad, es puro, amantísimo y noble, el que celebra a las madres terrenales es como un campo minado pues, a cada paso que das, te puedes encontrar desdepanegíricos que van de cursis a más cursis acerca de lo que es (o debería ser) una madre hasta aquellos discursos misóginos que ven a las mujeres como malvadas y estúpidas, culpables de todo lo que ocurre a sus querubines (como si los hubiesen tenido por clonación), todo con el respaldo “científico” de la medicina y la psicología. 

Está la necedad de que las mujeres nacemos con instinto maternal y que aquellas que no vienen equipadas con dicho instinto, son enfermas y moralmente sospechosas. Según la autora francesa Elisabeth Badinter, en su libro “¿Existe el instinto maternal?” Ed. Paidós, comenta que “El discurso psicoanalítico contribuyó ampliamente a hacer de la madre el personaje central de la familia…la madre no tardó en aparecer como la causa inmediata, si no la primera, del equilibrio psíquico del niño” ¡Horror!, todas las personas – madres incluidas – piensan, en automático, que si algo anda mal en la familia, las madres somos las causantes. Nadie piensa, ¡ni se te ocurra!, que el padre podría tener alguna participación en el asunto. 

Después de lo anterior ¿A alguien le extraña que las madres vivamos con la eterna culpa como compañera de nuestra maternidad? Si trabajo, ¡malo! Porque estoy abandonando a mis hijos; si no trabajo, ¡malo! Porque quiero vivir mi vida a través de ellos pues no tengo proyectos de vida propios. Si les doy cierta independencia, ¡malo! Porque no estoy haciendo mi trabajo y soy una irresponsable, pero si estoy muy cerca de ellos ¡malo! Porque soy una madre castradora, controladora y manipuladora. ¡¡¡¿¿¿Y el papáaaaa???!!! Ah, él está “partiéndose el alma” para que a las criaturas y a la madre no les falte nada. Al padre no se le cuestiona, ¡faltaba más!

Sigue, Elizabeth Badinter con su análisis de las “aportaciones” (¡gracias, eh!) del psicoanálisis: “Así que el psicoanálisis no sólo ha acrecentado la importancia otorgada a la madre, sino que además, ha medicalizado el problema de la mala madre, sin lograr anulas las declaraciones moralizantes del siglo XIX. Todavía hoy los dos discursos se superponen hasta el punto de que la mala madre es confusamente percibida como una mujer simultáneamente mala y enferma: el psicoanálisis no ha sido capaz de convencer de que el mal psíquico (de haberlo) sea independiente del mal moral” P 249. Capítulo 7 “El discurso médico heredado de Freud”. 

Lamentablemente, como soy maestra, no me puedo librar de los lacrimógenos homenajes a las madrecitas con el inveterado poema de “El Brindis del Bohemio” o la canción “Mi Madre” interpretada por Denise de Kalafe. Todos los años se celebra no a las madres de carne y hueso, diversas en sus formas de ejercer su maternidad, sino al mito: ese modelo único de madre eternamente buena, asexuada, incansable, sufrida que se inmola gustosa por sus hijas e hijos, que acepta con una sonrisa que abusen de su tiempo, sus saberes y su energía vital gratuitamente...esas homenajeadas madres de carne y hueso presencian las gracias de sus vástagos cansadas, con la cabeza llena de pendientes, un poco avergonzadas porque el disfraz no les quedó muy bien y en la mañana regañaron a sus hijos porque no se dejaban arreglar para el festival, fingiendo que el regalo – hecho por la maestra – les encantó, y culposas porque, por más que hagan, nada más no llenan el famoso mito de la madre abnegada. 

Esos días yo huyo de calles, centros comerciales, restaurantes y demás pues todo está abarrotado, caro y lleno de familias que homenajean a mujeres que llevan puestas sus mejores galas pues han sido invitadas a desayunar o a comer como producto de muy efectivos lavados de cerebro comerciales, cumpliendo así con el ritual mercantilista que aprovecha esa tan mexicana devoción por la madre para exprimir sus ya flacas carteras y sacudirse, de paso,incómodos sentimientos de culpa por ignorar su papel dentro de las familias – así, en plural pues hay muchos modelos de las mismas – el resto del año. 

Este día me recuerda a la canción de Joan Manuel Serrat “La Fiesta”, Vamos bajando la cuesta, que arriba en mi calle se acabó la fiesta, pues, al terminar ese día, todo vuelve a la normalidad de las madres (seres invisibles) los otros 364 días del año. De esos días “normales” de las madres es que quisiera hablar un poco. 

Para empezar, me gustaría comentar que en este país, ser mujer y madre son una y la misma cosa. Es la única condición que da a las mujeres cierto prestigio y estatus social con independencia de su condición socio-económica o estado civil. Es esta la razón que hace decir a muchas personas que en las casas hay un matriarcado pues tienen poder absoluto sobre sus hijas e hijos. ¿Has oído cómo dicen de mujeres absolutamente exitosas y plenas en sus profesiones cosas como: “sí, pero no será una mujer completa, feliz ni totalmente exitosa hasta que sea madre”? 

No tengo absolutamente nada en contra de la maternidad (de su celebración y de la concepción que de ella, la madre abnegada, se tiene en México, sí) pues yo misma soy una feliz madre de dos jóvenes y si volviera a nacer, volvería a elegir esta condición; sin embargo, puedo darme cuenta de que no todas las mujeres desean serlo y no por ello son menos mujeres ni son anormales o malvadas egoístas.

LA BRÚJULA DEL HOGAR
¿De dónde salió la celebración del 10 de mayo en México? Te cuento.

Esta se originó en 1922 como reacción (siempre La Reacción) política “para contrarrestar las iniciativas liberales que sobre educación y liberación de las mujeres, se desarrollaban desde Yucatán, en los años veinte. Parte de esta educación, incluía información para que ellas pudieran planificar sus embarazos”.

Esto provocó que, desde la capital, se alertara sobre los "peligros" que significaba la difusión de estas ideas a través del folleto "La Brújula del Hogar", escrito por Margarita Sanger y en el que orientaba a las mujeres sobre la forma de evitar embarazos no deseados. 

El gobernador en ese momento, Felipe Carrillo Puerto, Influenciado por su trabajo con Emiliano Zapata, acepta la lucha de clases e implanta la enseñanza del español a los mayas, funda diversas instituciones de educación, promulga la Ley del Divorcio, combate a la iglesia sectaria, impulsa las Ligas Feministas y se opone a la existencia de espacios denominados "sólo para hombres": cantinas, prostíbulos y palenques.

La difusión del folleto "La Brújula del Hogar", calificado como "folleto criminal" ocasionó inquietud entre los sectores conservadores, lo que provocó que, el entonces Secretario de Educación Pública – y admirador de Hitler – José Vasconcelos, apoyado siempre por el periódico Excélsior, promoviera la creación de una fecha conmemorativa de la madre, celebración que continúa fuerte y vigente. 

Para los sectores de la muy conservadora sociedad mexicana – hasta nuestros días – entre ellos “Los Caballeros de Colón”, el arzobispo primado de México, la Cruz Roja y las Cámaras de Comercio, era una afrenta permitir que las mujeres decidieran cuándo y con qué intervalos tener hijos, es decir, ser dueñas y señoras de sus cuerpos. Asimismo, la posibilidad de que las mujeres tomaran una parte activa tanto en la política como en el sector laboral, inquietaba a esta sociedad anacrónica y misógina

Así, este diario capitalino invirtió el papel que el socialismo del sureste propuso a las mujeres. De un papel activo de discusión y participación, a uno que consagraba su pasividad y sus "atributos congénitos".

Y para redondear, el mismo periódico, Excélsior, propuso la construcción del Monumento a la Madre en el D. F., cuya primera piedra fue puesta el 10 de mayo de 1944, durante el mandato de Manuel Ávila Camacho y se inauguró 5 años después.


LA MADRE EN EL IMAGINARIO COLECTIVO 
"Todos llevamos un altar para nuestra madre, iluminado con la llama votiva del amor y la admiración" Agustín Lara 

O las letras de canciones como “Cariño Verdad” popularizada por los Churumbeles de España, tan gustados en México. Parte de la letra de esta canción dice: 


“Ella me lleva en el alma, tú en la imaginación. 

Tú me miras con los ojos, ella con el corazón. 

Lo tuyo es capricho, pura vanidad. 

Lo de ella es cariño, cariño verdad” 

“Anda y vete de mi vera si te quieres comparar 

Con aquella vieja santa que está ciega de llorar” 

Como ya te había comentado más arriba, las mujeres –y en este caso, las madres – no son nunca algo estable: somos seres mutantes: ya ángeles del hogar, ya demonios concupiscentes, malvados y narcisistas. A este respecto, me gustaría compartir contigo un fragmento de un artículo escrito por Marcela Guijosa para la revista FEM, dice: 

“Como sirvienta, la mujer tiene derecho a las apoteosis más espléndidas. Y de aquí el culto a la madre buena, sonriente, pilar de los hogares, guardiana de la moral…La madre mala se escapa hacia el mito de la suegra, de la vieja, de la menopáusica. Y, por supuesto, la mujer mala, la que tiene cuerpo y sexualidad, es la puta” (revista FEM Año 23 N° 195 junio 1999. Pp. 17-18),pues la madre, en nuestras culturas, es un ser asexuado y cien por ciento al servicio de los demás. 

México es, como dice la antropóloga Marta Lamas, en su texto “Madrecita Santa”, un país con “mucha madre y poco padre”, lo que da como resultado, el machismo; y menciona algunas de las ideas que alimentan, en el imaginario colectivo, los mitos que las madres de carne y hueso deben imitar: "Madre hay una sola", "El amor materno es eterno", "Mi madre es una santa", "El amor de una madre aguanta todo". Menciona también que, “Carlos Monsiváis señaló que la cifra de las películas mexicanas producidas entre los años cuarenta y los cincuenta que propositivamente tocan el tema de la madre rondó las mil. Estas producciones visuales, vistas por millones de mexicanos, siguen alimentando la idealización de la madrecita santa”. 

Continúa el texto de Marta Lamas: “Sibila Aleramo se pregunta: "¿Por qué adoramos en la maternidad el sacrificio? ¿De dónde ha llegado hasta nosotros esta inhumana idea de la inmolación materna? De madre a hija, durante siglos, se transmite la servidumbre." El sufrimiento aparece como indispensable del amor materno, como si los dolores de parto marearan la maternidad para siempre como una vivencia dolorosa. A pesar de los elementos que articulan la figura materna como omnipotente, el mito favorece una mentalidad victimista que homologa maternidad, amor, servicio, victimización. La valoración social de las mujeres como madres y el nivel de gratificación narcisista que las compensa profundamente, facilitan la aceptación de las propias madres del mito impregnado de sacrificio y victimización”. 


REVISANDO PORCENTAJES CON RELACIÓN A LAS MADRES DE CARNE Y HUESO (INEGI AÑO 2012) 
18.5% hogares monoparentales en México; de ese porcentaje, el 80% son hogares con jefatura femenina. 

Por cada 100 pesos que gana un hombre, la mujer gana 75 

Usos del tiempo 

Las mujeres trabajan más que los hombres: aproximadamente un 54% y los hombres un 45% 

(El terriblemente injusto papel de la Súper Mujer y, en este caso que nos ocupa, La Súper Mamá que está siempre Súper Exhausta).

63 de cada 100 mujeres que viven en unión libre sufren más violencia que las mujeres casadas. 

52% de la violencia se da en las mujeres casadas que trabajan, aparentemente, porque vulneran el poder del hombre como único proveedor de la familia. 

Violencia durante el embarazo
La violencia antes y durante el embarazo tiene graves consecuencias de salud, tanto para la madre como para el bebé. Conlleva a embarazos de alto riesgo y problemas relacionados con el embarazo, incluyendo el aborto espontáneo, parto antes de término y bajo peso al nacer. 

Hay estudios que muestran que el maltrato a la mujer es un hecho frecuente que puede empezar o empeorar durante el embarazo. En México el tema ha permanecido prácticamente inexplorado. El único estudio existente reporta una prevalencia de 33.5 por ciento (Valdez y Sanín, 1996). 

Resultados de una investigación realizada entre las usuarias del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Morelos, cuyo objetivo central fue determinar si la violencia se incrementa o disminuye durante el embarazo. Se aprecia ahí que, a nivel general, la prevalencia de violencia total (combinando los tres tipos) fue muy semejante antes y durante el embarazo. 


78,000 mujeres mueren por abortos mal realizados. 

Violencia Obstétrica 
Padecen violencia obstétrica cuatro de cada 5 indígenas: experta de la UNAM. México, DF. En México, cuatro de cada cinco indígenas son víctimas de violencia obstétrica, lo que se refleja en maltrato, humillación, ridiculización y agresiones sicológicas, físicas y verbales en el control del embarazo, el parto o al solicitar atención en los servicios de salud, advirtió Natividad Gutiérrez Chong, del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). (10 de mayo, 2014 Periódico La Jornada)

Según datos oficiales, en México hay más de seis millones de mujeres indígenas, lo que significa que 4.8 millones de mujeres indígenas (el 80%) son víctimas de la violencia obstétrica.


La situación es grave debido a que, según los datos oficiales, seis de cada 10 mujeres indígenas están en etapa reproductiva. En promedio, comienzan su vida sexual a los 16 años, aunque se reportan casos en que la edad disminuyó a los 12.

Su tasa global de fecundidad es de 3.23 hijos, en comparación con las no indígenas que tienen 2.1. Además, el 45.8% de las mujeres indígenas debe pedir permiso para usar anticonceptivos, contra 34.9% de otros sectores de mujeres en la misma situación.

Chiapas y Oaxaca son las entidades con mayor número de habitantes de lenguas originarias y son donde se reporta el índice más elevado de desabasto de herramientas de control natal.

Prueba de ello, dijo Gutiérrez Chong, son los casos documentados en que mujeres indígenas han parido en la recepción, pasillos o en jardines de los hospitales al serles negada la atención médica.

“Estas agresiones incluyen el uso de anticonceptivos, esterilización de las pacientes sin su consentimiento o negar a las madres la posibilidad de cargar y amamantar a sus bebés. Además, se les responsabiliza de recibir un trato deficiente por no hablar español”, apuntó la especialista.

Aunado a ello, la doctora en Sociología expuso que la mayoría de las indígenas son jefas de familia porque son abandonadas desde jóvenes o enfrentan agresiones o abandono por parte de los hombres. Esto fragmenta el tejido social e implica la ruptura emocional y afectiva familiar.

En marzo pasado, por primera vez diversas organizaciones de la sociedad civil denunciaron —a nivel mundial— casos de violencia obstétrica y muerte materna en una audiencia celebrada en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“Las madres indígenas no sólo son el último eslabón de una cadena perversa de sometimiento machista, sino las guardianas de la tradición y la cultura originaria”, sostuvo la especialista.


En México, mujer = madre

¡¿EN QUÉ QUEDAMOS?!
Las mujeres no deben interrumpir un embarazo pues son consideradas asesinas pero, según lo que declaro la doctora en sociología Chong, los médicos sí pueden jugar a Dios y operar a las mujeres sin su consentimiento para que no tengan más hijos. Por otro lado, según el programa de Oportunidades para jefas de familia de SEDESOL, las familias con más de tres hijos no podrán beneficiarse del mismo.

Una vez más, lo que subyace a todas estas prohibiciones, nada tiene qué ver con el amor y el respeto por la vida y todo con el poder que se ejerce sobre las mujeres, sus cuerpos y sus hijos; veamos: 

El programa de SEDESOL para jefas de familia de 12 a 68 años de edad en condiciones de vulnerabilidad se hace efectivo para mujeres cuyo ingreso es inferior a la línea de bienestar. Menor a 2500 mensuales. Cuando la jefa no cuente con primaria terminada, que no tenga ISSSTE o IMSS, INFONAVIT, carencia de alimentación, vivienda. Seguro para las madres (1850 mensuales si muere la madre hasta los 26 años).

Según estas especificaciones, las personas que estén ligeramente por encima de estas cantidades y consideraciones no podrán beneficiarse de dicho programa ¿Quién vive con 2500 mensuales, ni siquiera con 5000 cuando hablamos de una familia de cuatro o más miembros: la madre y los hijos (que Dios quiera, como dice nuestra cultura)?

“Rosario Robles menciona en discurso que precisó que desde 2011 el programa Oportunidades ofrece becas hasta a 3 hijos por familia y aclaró que ésta no es una nueva medida del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto ni trata de forzar a que las mujeres no tengan más de tres hijos”. 

“La secretaria de Desarrollo Social explicó que su preocupación fundamental al emitir ese discurso es que en sus giras de trabajo por la República, ve “a niñas de 12, 13, y 14 años con niños en los brazos”.

“Trataba de decir que busquemos medios y mecanismos para concientizarnos. Estas mujeres no decidieron libremente ser madres. Vamos a hacer una política pública. El crecimiento del embarazo adolescente es un problema real del país. Tenemos a nuestras niñas siendo madres”. Rosario Robles.


No más de 3 hijos, es decir, no es cuando tú quieras, es cuando el sistema decida y los que el sistema que decidan. 

Estos programas asistencialistas fomentan la eterna victimización de las mujeres lo que impide su proceso de empoderamiento. Educación e igualdad de oportunidades laborales y acceso a créditos bancarios, en vez de programas que las vuelven eternas mendicantes. 

Otro aspecto que pasa por alto, para el creciente número de madres adolescentes en México, es la combinación de falta de educación sexual formal, es decir, desde las escuelas (pero “las buenas consciencias” enseguida se escandalizan y se movilizan para impedirlo) y, por otro lado, la hipersexualización a la que se encuentran expuestas niñas y niños a través de la propaganda que usa los cuerpos de las mujeres para vender hasta refacciones. 

Por otro lado, se planea, hipócritamente “educar” a las mujeres para que puedan retrasar su primer embarazo y espaciar los subsiguientes - siempre hasta llegar a tres - pero nada se habla de programas educativos que concienticen a los varones para que, desde una edad muy temprana, sepan que violar – causa de muchos embarazos en adolescentes - no está bien. 

MADRES DEL MUNDO QUE HAY QUE RECORDAR Y HONRAR

Madres de Plaza de Mayo, Argentina. Es una asociación argentina formada durante la dictadura de Videla con el fin de recuperar con vida a los detenidos desaparecidos, inicialmente, y luego establecer quiénes fueron los responsables de los crímenes de lesa humanidad y promover su enjuiciamiento.

Madres de Ciudad Juárez, México. 

Madres (y padres) de los niños de la Guardería ABC 


Madres de jóvenes secuestradas para sostener el aberrante “negocio” de la Trata de personas 


Finalmente, no olvidemos a La Madre Tierra o Pacha Mama (esa que el capitalismo patriarcal y neoliberal ignora olímpicamente). 






Para terminar, comparto algunas de las frases tan mexicanas que incluyen a la madre pues, como ya hemos visto somos un país con una madre omnipresente, un poco como aquella película de Woody Allen, Historias de Nueva York: 


Sabe a madres = cuando algo no tiene buen sabor 

Desmadroso/a = dícese de la persona que es excesivamente alegre y juerguista 

Pocamadre =cuando algo nos pareció muy bueno. Ej. ¿Cómo estuvo la fiesta? 

Estuvo de Pocamadre o estuvo Pocamadre. 

A toda madre = igual que la anterior 

Madrazo = un golpe de gran intensidad que nos damos por accidente o que alguien nos da por una pelea. Ej.: ¡Me caí y me di un madrazo! 

¡Ya valiste madres! =Amenaza de alguien que te advierte que te va a perjudicar. 

¡Ya no me madrees! = ¡Ya no me golpees! 

¡Te dieron en la madre! = 1) te golpearon, 2) te perjudicaron (te golpearon metafóricamente). 

Desmadre = desorden 

Madriza = golpiza 

¡Por mi madre! = Te lo juro 

Hija/o de tu madre = Se usa cuando nos enojamos con alguien por algo que hizo y que nos perjudicó 

No tienes madre = no tienes vergüenza, ética, moral, palabra. 

Qué poca madre (abuela) = igual que la anterior 

Nos/me salió a toda madre = Nos/me salió muy bien 

Ni madres = no acepto. Ejemplo. ¿Me ayudas/me prestas dinero? 

Respuesta: ¡Ni madres! 

Que tengas una semana “a toda madre”, 
Mercedes

((()))

¡No te pierdas esta historia!

¡No te pierdas esta historia!
Paga por PayPal y en efectivo por OXXO

¿DIVORCIO A LA VISTA? ¡PREPÁRATE!

Nuestro perfil en Facebook

Nuestro perfil en Facebook
Noticias y Actualizaciones diariamente

Dale LIKE y ÚNETE

Dale LIKE y ÚNETE
Fan Page

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...
Con más artículos informativos

GUATEMALA: ¡DENUNCIA!

ARGENTINA

CHILE

URUGUAY

ESPAÑA

No lo maquilles!

Cristina Siekavizza (Reportaje sobre su desaparición)

Mindy Rodas: ejemplo brutal de violencia contra la mujer

TWITTER

Artículo en Mujeres Publimetro

Mi colaboración en Mujer Af

Google+ Badge