AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE

Página Web Crisálida Perenne

lunes, 2 de julio de 2012

CASO: Noelia



Noelia 



Noelia Delic estudiaba Letras en la Universidad Católica Argentina (UCA) y era docente de Lengua en el Instituto religioso Loreto, de Sarandí. Además integraba el grupo juvenil de la parroquia Nuestra Señora del Carmen, de Avellaneda, donde el acusado, su ex novio, había sido catequista y donde los padres de la víctima oficiaban de acompañantes en los peregrinajes que los fieles realizaban a la Basílica de Luján. 



El acusado es Lucas Ezequiel Martínez Rudaz, ex novio de la víctima y ex catequista en una parroquia de Avellaneda, quien está acusado de homicidio calificado por ensañamiento y alevosía. Desde un primer momento, los investigadores que intervinieron en la causa consideraron que Noelia había sido víctima de un crimen de género, debido a que tenía 18 heridas punzocortantes en el cuello, en la zona lumbar y tórax, además de la tráquea rota. 



Mientras que en la casa de la víctima, los peritos advirtieron signos de lucha, sobre todo en el living, donde había rastros de sangre y mucho desorden. 








NOMBRE DE LA VÍCTIMA: 

Noelia Delic 

VICTIMARIO: 
Lucas Ezequiel Martínez Rudaz 

LUGAR DE LOS HECHOS: 
Télam, Argentina 

HECHOS: 
Cinco días antes del crimen, el acusado se encontró con los padres de Noelia en una peregrinación, los saludó y abrazó. "Me vino a saludar un sábado y el miércoles vino a matarla", recordó Graciela Delic, madre de la víctima. 

El hecho ocurrió el 6 de octubre de 2010 en el hall de entrada una casa ubicada en Otero 258, de Villa Domínico. La chica fue encontrada gravemente herida por quien entonces era su novio, Ezequiel Camarano, que la trasladó junto con un primo a la Clínica Modelo de Quilmes, donde murió. 

Los médicos determinaron que Delic tenía 18 puñaladas en el cuello, en la zona lumbar y en el tórax, y además la tráquea rota. En la casa, los peritos advirtieron signos de lucha, sobre todo en el living, donde había rastros de sangre y mucho desorden. 

La víctima y el acusado se conocían desde el jardín de infantes y habían terminado en buenos términos una relación sentimental que habían mantenido entre el 2005 y diciembre de 2007, casi tres años antes de cometido el asesinato. 

Al declarar ante el fiscal y la policía en la seccional de Sarandí, Martínez confesó haber cometido el ataque porque Noelia le había negado un dinero que él necesitaba. 

"Yo la maté, yo fui, necesitaba dinero, tengo mucho miedo. Las cosas las tiré en Carnota y Merlo", fueron las palabras del acusado ante los pesquisas, según contó a Télam el abogado Caro. 

En base a los datos aportados por el propio acusado, la policía encontró en esa dirección prendas de vestir de Martínez y el chip del celular de Noelia, cuya carcasa y batería fueron halladas luego en la casa en la que vivía Martínez con su nueva novia embarazada. 

Lucas Martínez de 24 años, dijo “haber estado obsesionado” con Noelia Delic, de 22 años y que “la mató por celos”. “Le mandaba mensajes amenazantes e intimidatorios al teléfono”, dijo el titular de la Jefatura Departamental de Lanús, Guillermo Britosesta. 

Está claro en la causa que (Martínez) insistía permanentemente con reiniciar la relación, a lo que la joven se negaba. Evidentemente, por celos y teniendo en cuenta que la joven tenía un noviazgo nuevo, decidió terminar con su vida”, dijo Britos. 

El joven, después de toda la prueba reunida, y después de haber secuestrado el celular (de Noelia) en su casa, no le quedó otra que confesar que había sido él y por cuestiones de celos”, agregó. 

Noelia fue asesinada el miércoles 6 de Octubre de 2010, y su cuerpo aún con vida fue encontrado por quien era su actual novio hasta ese momento, en un charco de sangre en su vivienda ubicada en Otero 258 de Villa Domínico. 

Confesión: 
"La maté porque no soporté no poseerla", habría explicado entre lágrimas Lucas Martínez, de 22 años, al confesarle a la policía que había asesinado a su ex novia, Noelia Delic. 

El joven confesó el crimen en la comisaría 4 de Avellaneda, sólo un día después de que Delic,  fuera encontrada muerta de 18 puñaladas en su casa de Villa Domínico. Todas las pistas lo señalaron desde el principio, quien habría seguido asediándola con mensajes de texto amenazantes aún después de haber terminado su relación. 

Martínez y Delic se conocieron en la iglesia, donde ella y su madre daban clases de teología. Tras dos años de noviazgo, la pareja se separó y la chica empezó a salir con un amigo del joven, llamado Ezequiel Camarano. Fue él quien la encontró empapada en su propia sangre y sin vida. 

Al parecer, Martínez había empezado a salir con otra chica después de terminar su relación con Delic, e incluso estaba esperando su primer hijo junto a su nueva pareja, pero según allegados al joven estaba teniendo conductas extrañas ultimamente. 

Tras el asesinato, unos 30 testigos fueron interrogados por la comisaría de Sarandí, incluído el ex novio de Delic. Cuando llegó su turno, el joven empezó a dar su testimonio y poco a poco fue dando pistas de lo ocurrido hasta que se quebró y confesó: "Yo la maté". 

Según el relato del joven, él fue a buscarla a la casa de sus padres, con un bolso donde llevaba ropa y un cuchillo, que después tiraría por una alcantarilla. Delic le abrió la puerta, preguntó un simple "¿Qué haces acá?" y antes de que pudiera encerrarse en su casa, Martínez la empujó hacia el interior y le dio 12 puñaladas, según recordó él. 

La autopsia, sin embargo, indicó que recibió 18 puñaladas. En seguida montó una escena digna de un robo, y se llevó el celular de su víctima para no ser descubierto. Sin embargo, la policía encontró joyas y unos 1200 euros en el cuarto de los padres de Noelia, lo que descartaba esa hipótesis. 

Horas más tarde, los investigadores dieron con el teléfono de la víctima con sólo llamar a ese número. El aparato empezó a sonar desde la estrecha ranura que separaba el horno y la pared, en la cocina de la casa del ex novio. 

Los padres de Noelia: 
Graciela y Pedro Delic hablan pausado, miden sus palabras y, de a ratos, se quiebran . Sobre todo, cuando comentan cómo era su única hija Noelia (22). 


Al asesino de Noelia no lo podemos odiar , pero no olvidamos que nos quitó el amor de nuestras vidas”. 



Graciela y Pedro conocen desde chico al principal sospechoso del crimen, ya que había sido compañero de colegio de Noelia. “El dolor es muy fuerte porque el acusado es alguien que era como un hijo para nosotros”, cuenta la mamá de la víctima . 


Graciela se aferra a un rosario y jamás lo suelta . “Ese día me dijeron que mi hija estaba mal, que la habían asaltado, pero yo presentí algo peor. Venía en el colectivo y sólo rezaba con el rosario apretado. Ahora me ayuda cuando tengo que hablar de este dolor que nos atraviesa. Vi a Noelia en la sala de reanimación, era un flan, blanca . Yo no entendía nada. Por eso quiero todas las justicias para quien mató a nuestra única hija: la de Dios y la de los hombres”, agrega. 

Los papás de Noelia aseguran no recordar ningún episodio de violencia de Lucas contra su hija . Y cuentan que Noelia no lo hubiera permitido. “Ella era confiada, transparente, solidaria e inteligente. Jamás habrá pensado que la iban a traicionar.  Porque fue eso: una traición. Él lo había premeditado todo”, dicen. 


El noviazgo de Noelia y Lucas duró poco más de dos años, hasta 2007. “En un comienzo estaba todo bien, pero de a poco Noelia lo empezó a ver como un amigo más, no había pasión en ella. Y se fueron distanciando hasta que mi hija puso fin a la relación. El siempre estuvo enganchado, pero nunca pensamos que podía reaccionar de una forma violenta”, asegura Pedro. La chica, tras romper con Lucas, se puso de novia con otro joven, Ezequiel. Fue este muchacho el que la encontró en un charco de sangre. 


Cuatro días antes del crimen, en medio de la peregrinación a Luján, Graciela se encontró con Lucas, a quien no venía desde hacía casi un año. “Estaba agobiado, más allá de la caminata.  Lo vi mal, abandonado, desprolijo. De todos modos, no sospeché que atrás había un hombre que podía sostener una relación obsesiva. No hay atenuantes para lo que hizo. "


Y agrega: “Pensamos que tanto dolor lo tenemos que ofrecer como sacrificio, como tarea solidaria, y salir a contar, sobre todo a los jóvenes y a otros padres, que lo que pasó es tremendo y entonces lo único que se puede hacer es estar atentos y reclamar justicia”. 



No somos personas de andar buscando venganza, no lo pedimos con odio, pero queremos que se haga cargo del dolor que nos generó y que los jueces hagan una buena lectura de la ley porque las leyes están”, señaló Graciela Delic, madre de Noelia. 



Pruebas: 

La situación procesal de Martínez Rudaz se complicó luego de que se conociera el resultado de una pericia caligráfica que se realizó a una carta, supuestamente enviada desde la cárcel por el acusado a Yamila Comesaña, amiga de la víctima, en la que admitía que en "cinco minutos de locura había perdido todo". A partir del peritaje se estableció que la letra de esa misiva era de Martínez Rudaz. 


Yamila Comesaña, es una chica a la que este muchacho le mandó desde el penal una carta de puño y letra donde reconoce que la mató”, aseguró el letrado. 



Contra el imputado también apuntó otro testigo, Juan Gabarino, que afirmó que lo visitó tres meses después de la detención en la Unidad Penitenciaria. Según la declaración del testigo, Martínez le habría admitido que el día del crimen había ido a la casa de la joven, con quien mantuvo una conversación y con quien luego –según el relato del joven- comenzó a discutir. En ese momento, siempre de acuerdo al testigo, Martínez Rudaz habría contado que “extrajo un cuchillo, apuñaló a Noelia y luego se fue a tomar una gaseosa”. 


Gabaroni lo visitó en el penal, y declaró que el imputado le había confesado que había sido él y cómo fue: había tomado una cerveza, caminado por el Parque Domínico y luego dirigió a la casa. Entró a la casa, Noelia le abrió porque lo conocía ya que habían sido novios aunque no se veían hacía un año, y hubo una discusión y él agarró un cuchillo de su mochila y la asesinó”, narró el abogado. 


Y consideró que “fue hecho con alevosía porque utilizó el conocimiento que ella tenía de él, actuó al acecho, y con ensañamiento habido cuenta la cantidad de puñaladas que le dio”.



Posteriormente le apretó el cuello hasta romperle la tráquea. Ella murió por asfixia al no poder respirar”, aseguró el letrado. 


Durante el proceso, el acusado, al ser detenido pocos días después del crimen en la comisaría 4ª de Sarandí había admitido la autoría del hecho, sin embargo, después se declaró inocente, sostuvo que al momento del homicidio "estaba caminando" y que fue presionado para firmar la declaración en la que se reconocía como culpable. 

Contamos con las declaraciones de policías que intervinieron en los procedimientos. Uno de ellos fue uno de los más importantes porque fue al que el imputado le confesó que cometió el hecho. Eso quedó ratificado por los testigos”, señaló Caro.

De acuerdo a su versión, el joven acusado de "homicidio calificado por ensañamiento y alevosía", aseguró que tenía miedo a que culparan a su novia embarazada y que a la hora del crimen él "estaba caminando" y que en la comisaría de la localidad de Sarandí, donde confesó el hecho, lo "presionaron para que firme esa declaración" porque fue un caso "mediático". El imputado reconoció en las casi tres horas que se extendió su declaración ante TOC, que "tenía problemas" de dinero debido a que no trabajaba y que tenía una adicción al juego y al alcohol."  


SEGUIMIENTO: 
El juicio por el crimen de Noelia Delic,  ingresa en su último tramo y mañana 3 de julio de 2012, se llevarán a cabo los alegatos en la sede del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 5 de Lomas de Zamora. 


El abogado de la familia Delic, Luis Alberto Caro, adelantó que solicitará la pena de prisión perpetua por "homicidio calificado por ensañamiento y alevosía" para el único acusado, Lucas Ezequiel Martínez Rudaz. 


La audiencia comenzará el martes a las 11, en el edificio ubicado en la Autopista Presidente Perón (Camino Negro) y Larroque, de Banfield, donde también alegarán el fiscal Bernardo Schell y la defensora oficial Irene Raquel Silveti. 







Fuentes: 


¡No te pierdas esta historia!

¡No te pierdas esta historia!
Paga por PayPal y en efectivo por OXXO

¿DIVORCIO A LA VISTA? ¡PREPÁRATE!

Nuestro perfil en Facebook

Nuestro perfil en Facebook
Noticias y Actualizaciones diariamente

Dale LIKE y ÚNETE

Dale LIKE y ÚNETE
Fan Page

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...
Con más artículos informativos

GUATEMALA: ¡DENUNCIA!

ARGENTINA

CHILE

URUGUAY

ESPAÑA

No lo maquilles!

Cristina Siekavizza (Reportaje sobre su desaparición)

Mindy Rodas: ejemplo brutal de violencia contra la mujer

TWITTER

Artículo en Mujeres Publimetro

Mi colaboración en Mujer Af

Google+ Badge