AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE

Página Web Crisálida Perenne

lunes, 7 de octubre de 2013

MUJER Y DINERO: NO... la palabra prohibida para las mujeres.





CÓMO APRENDER A USARLA PUEDE DETERMINAR SI PROGRESAS Y HASTA QUÉ PUNTO.

Te cuento que ayer fue luna nueva y fui, nuevamente, a una ceremonia que cada vez disfruto más y se llama “Círculo de Concepción”. Empezó siendo una ceremonia sólo para mujeres, pues es evidente que necesitamos empoderarnos desde muy dentro: desde la parte espiritual. Con el tiempo, las chamanas que trabajan en esos círculos, en varios lugares de México y del mundo, fueron comprendiendo que también los hombres necesitan sanar de la violencia del patriarcado (aunque tienen muchas ventajas que a muchos les impiden ver, a veces toda una vida, que ellos también salen lastimados) y es así que, desde hace pocos años, los círculos son mixtos. 

Bueno, te cuento que ayer, en la meditación y el viaje chamánico, trabajamos aquellas cosas que nos hacen sufrir pero no desde el intelecto; ni siquiera desde el corazón sino desde una parte más arcana: el área que está alrededor del abdomen y los intestinos, cerca del ombligo. Cuando algo, recurrentemente te ocurre sin que parezca que aprendes la lección y cuando, cada vez que la vives, sientes como si estuvieras en el borde de una ventana en un 25° piso, es, según la chamana, ahí, con ese pinchazo que nos atenaza las tripas, donde está la lección; donde está la sabiduría, si sabemos enfrentar ese problema recurrente. Dice que no es algo que se detecte y se solucione de una sola vez: nuestra tarea de vida es estar atent@s, despiert@s a todo lo que nos produce dolor porque ahí hay sabiduría y oportunidad de crecimiento y porque no aprendemos de una sola vez.


Eso me hizo pensar en algunas circunstancias que han sido recurrentes en mí y que suelen serlo en todas las mujeres: esa proclividad a decir que sí a todo lo que nos piden, dejando detrás – a veces muy atrás – aquello que nos importa; aquello que es nuestra prioridad. No nos atrevemos a decir que no queremos, que no nos da la gana, que no tenemos tiempo, que no tenemos energía, que no…simplemente que no, así, sin más pues el sólo hecho de imaginarnos diciendo que no nos produce esa sensación de la que hablaba la chamana que se traduce en una sacudida más o menos difusa de temor a dejar de ser amadas (¿Y si ya no me quiere? ¿Y si no vuelve? ¿Y si…?) 

No sé si a ti te ha pasado alguna vez, pero estoy segura de que, al menos, has atestiguado cómo una mujer ha tenido que dejar de hacer algo que le estaba produciendo gran placer – o, incluso, prestigio profesional y dinero - porque su marido, sus hijos, sus padres, sus suegros… requerían de SU tiempo, SU energía vital, SU…vida de manera inmediata. 

Decir “NO” es la estrategia más fácil y rápida, en primera instancia, porque simplifica. 

La verdad es que tendrás, no sólo éxito, sino la paz que viene de la congruencia contigo misma, con base en cuándo, cuánto, cómo y a qué le digas “NO” pues decir “NO” te permite tener un mayor control de tu energía vital, de tu tiempo en tu vida diaria y de tus actividades de forma inmediata. 

Por otro lado, el sistema mismo ha creado mecanismos para que nos volvamos – mujeres y hombres – muy obedientes a lo que desea de nosotr@s, de manera que no tengamos tiempo de reflexionar acerca de lo que queremos, de pensar cuáles son nuestras metas, cómo vamos a lograrlas y en cuánto tiempo. El sistema nos quiere dormid@s, aquiescentes, acrític@s, débiles, temeros@s. ¿Qué hacer para que decir NO al sistema sea, también, posible? ¿Qué hacer para ir despertando de ese marasmo que nos enajena y nos roba nuestros sueños, nuestra vida? 

Las siguientes son algunas estrategias simples, efectivas y empoderadoras que puedes usar para enfocarte en tus metas y empezar a tener resultados de manera inmediata.


1. Analiza y pon por escrito – eso le da más formalidad – qué actividades, estrategias, relaciones te alejan de lograr tus metas, sean éstas las que sean. Todo puede cambiarse, negociarse y hasta eliminarse: nada es sagrado en cuanto a tus hábitos, compromisos, relaciones y rutinas. Dicho llanamente, si alguna actividad que realizas cotidianamente no te ayuda a avanzar en tus propósitos y, por ende te quita la paz, di NO y elimínala.

2. Qué relaciones NO conservarás. La forma en la que manejas tus relaciones tiene un impacto importante en tu habilidad para actuar de manera consistente, de modo que puedas lograr metas importantes para ti. Identifica a las tres relaciones que más energía te drenan y comprométete, por lo que resta de este año, a decirles NO; enseguida, enfócate en crear estrategias para librarte de cada una de esas “personas- vampiro”.

3. Si trabajas con clientes (y hoy todo el mundo es considerado “cliente” – hasta en la educación), debes preguntarte a quiénes debes dar toda tu atención y quiénes únicamente te quitan el tiempo. A esos, deja de llamarles, de atenderles pues sólo representan una pérdida de tiempo y, por consiguiente, te alejan de tus metas. Recuerda que cada actividad que realizas debe estar enfocada en el logro de tus metas. Que nada ni nadie te aleje de ellas.

4. Qué dinero NO gastarás. Imponte una especie de dieta de gastos pues cada peso gastado, aún el que utilizas para asuntos menores, debería ser visto como una inversión hacia la creación de mejores fuentes de ingresos (cursos, entrenamientos, todo aquello que te haga más capaz y, a la larga, te dé la posibilidad de generar más ingresos para ti). Con esto en mente, ¿en qué NO gastarás? (Es, de paso, otra forma de decir NO a las necesidades creadas por el sistema para llevarse el dinero que con tanto esfuerzo ganamos).

5. ¿Qué viajes NO harás? Es difícil negarnos el poder de aparecernos en persona en lugares de moda e interactuar con clientes, amigos y colegas. Sin embargo, los viajes consumen gran cantidad de tiempo y dinero que estaba destinado a la materialización de tus sueños; al cumplimiento de tus metas. En ese sentido, empieza a pensar cómo puedes usar la tecnología para reemplazar viajes y sólo viaja cuando sea imposible hacer lo que necesitas a distancia (me refiero a viajes de trabajo o estudio). 

6. ¿Qué comida NO comeré? Alcanzar el siguiente nivel de rendimiento y productividad, empieza con la forma en la que manejamos nuestra energía. Es perturbador ver la inmensa cantidad de potencial humano y corporal despilfarrados debido al uso indebido de esa energía. Hábitos alimenticios poco saludables, falta de ejercicio, negatividad, sarcasmo, objetivos sin enfoque ni estrategias contribuyen a la pérdida de energía vital. 

7. ¿Con qué excusas NO te vas a enganchar? Las. excusas drenan nuestra energía, nuestro tiempo, nuestra productividad y nuestras ganancias. Decídete a tener una muy sincera conversación contigo misma y determina de qué excusas o comportamientos vas a alejarte. Me queda claro – por experiencia propia - que es más fácil decirlo que hacerlo; no obstante, NO podrás alcanzar todo tu potencial repitiendo conductas inútiles. 

8. ¿Qué NO dirás? Desarrolla el hábito de no decir NADA que no abone en beneficio de tus metas o que no hable en bien de otr@s. Habla SÓLO de soluciones y no pierdas ni un minuto en el problema o en la culpa (hacia ti o hacia otr@s) pues no sirve de nada y sólo te roba energía y te impide moverte hacia adelante. Al hacer esto, te garantizo que ahorrarás un montón de tiempo y energía mental y emocional que puedes dirigir hacia actividades más útiles y productivas para ti y para quienes te rodean. 

9. ¿Qué pensamientos NO alimentarás? Recuerda que lo que no te acerca a tus metas, te aleja de ellas; en ese sentido, deshazte de los pensamientos limitantes desafiándolos de manera tajante, abierta y conscientemente elige reemplazarlos por pensamientos de abundancia y optimismo. No te acostumbres a tolerar los pensamientos negativos ni conversaciones, ya sean tuyas o de otr@s, que lo sean. 

10. ¿Qué programas de televisión NO verás? Me parece que en alguna ocasión ya te había comentado que desde hace unos tres o cuatro años decidí deshacerme, de plano, de la televisión; sin embargo, si para ti es una medida muy radical, vuélvete una censora de lo que permites que entre en tu mente, tus emociones y tu espíritu. Date cuenta de que el contenido de la mayoría de los programas tiene como objetivos: la distracción, la manipulación y la inoculación del miedo y la sensación de indefensión, todo lo cual nos aleja del estado adecuado que nos permite creer que podemos alcanzar nuestras metas.

11. ¿Qué ya NO tolerarás de ti misma ni de l@s demás? Decir que NO y decirlo en serio es la forma más sencilla de establecer límites y de dejar en claro que harás y qué no; qué (te) permitirás y qué no. Ten claros los niveles de calidad que quieres alcanzar y rehúsa, sencillamente, bajar esos estándares, negociar (con otr@s o contigo misma) conformarte con menos de lo que tú misma decidiste que querías lograr. “NO” es una invaluable herramienta que debemos aprender a usar con la convicción de que tenemos derecho a maximizar nuestros resultados para poder lograr nuestras metas.



((()))

¡No te pierdas esta historia!

¡No te pierdas esta historia!
Paga por PayPal y en efectivo por OXXO

¿DIVORCIO A LA VISTA? ¡PREPÁRATE!

Nuestro perfil en Facebook

Nuestro perfil en Facebook
Noticias y Actualizaciones diariamente

Dale LIKE y ÚNETE

Dale LIKE y ÚNETE
Fan Page

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...

Visita el blog Crisálida, una esperanza perenne...
Con más artículos informativos

GUATEMALA: ¡DENUNCIA!

ARGENTINA

CHILE

URUGUAY

ESPAÑA

No lo maquilles!

Cristina Siekavizza (Reportaje sobre su desaparición)

Mindy Rodas: ejemplo brutal de violencia contra la mujer

TWITTER

Artículo en Mujeres Publimetro

Mi colaboración en Mujer Af

Google+ Badge